Columnas de opinión |

El campo y la ciudad se alejan más

Las diferencias de los intereses de los habitantes de zonas rurales y la gente que vive en las grandes ciudades viene de lejos, desde tiempos del Imperio Romano. Con el crecimiento exponencial de las grandes urbes en las últimas décadas la división campo-urbe se ha acentuado cada vez más. Donald Trump no ganó en ninguna gran ciudad de Estados Unidos en las elecciones presidenciales de 2016. Ese mismo año, los habitantes de las principales ciudades del Reino Unido, con Londres en la cabeza, votaron en contra de la salida del país de la Unión Europea, el Bréxit. En Francia, los “chalecos amarillos” es gente del campo que llevan más de medio año protestando, a veces de forma violenta, contra lo que perciben como un trato discriminatorio por parte de las élites urbanas, especialmente los de la todopoderosa capital París.

Las elecciones al Parlamento Europeo del pasado 26 de mayo, en muchos países también evidenciaron esta división demográfica. En Alemania, el Partido Verde fue la segunda fuerza más votada con el 20,5%, detrás de los democristianos de la CDU/CSU que obtuvo el 29% de los votos. Sin embargo, los verdes se llevaron la victoria en todas las grandes ciudades. Mientras, Alternativa para Alemania, el partido ultranacionalista y xenófobo, triunfó en muchas zonas rurales, especialmente en el este del país, todavía más pobre. Los verdes puntuaron con su agenda basada en la lucha contra el cambio climático y la contaminación en las ciudades, así como el alza dramática de los precios de alquiler de vivienda. AfD, por su parte, sacó provechó de temas identitarios, el miedo a la inmigración y el sentimiento de haber sido abandonado por los líderes políticos y empresariales en Berlín.

En Madrid, el partido de la alcaldesa Manuela Carmena obtuvo un 49% de los votos en el distrito Centro en las elecciones municipales que se celebraron a la vez que las europeas. Sin embargo, las fuerzas de la derecha suman para poder desbancar a la popular alcaldesa. Quieren acabar, o por lo menos modificar sustancialmente, la creación de una zona muy restringida al tráfico privado, algo que obviamente gusta a la gente que vive en el centro, pero no tanto a los de las afueras que se desplazan en coche.

A la gente que vive en los barrios céntricos de las grandes ciudades en Europa le resulta más fácil prescindir del coche y moverse en transporte público o en bicicleta que a los del campo. En el origen de la protesta de los “chalecos amarillos” estaba la subida del impuesto sobre el gasóleo por motivos medioambientales, algo que suena sensato a la clase urbana, pero que repercute sobre todo en los bolsillos de la gente del campo que depende de su vehículo. Estas discrepancias crecientes presentan un gran desafío. No conviene hacer política pensando sobre todo en un público determinado. Es importante definir intereses comunes, como la amenaza del cambio climático que afecta a todos, y repartir el coste de hacer frente a estos retos enormes entre todos.

@thiloschafer

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado
Imagen de cheyenn.lujan
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un numero

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web