El Heraldo
Opinión

¡Qué inseguridad!

Según el Dane el 51,1 % de los colombianos se siente inseguro, un asunto que obedece a la percepción que tienen los ciudadanos de la seguridad en sus ciudades y que comparada con otros países es sumamente alarmante.

Desde Bogotá hasta Barranquilla la inseguridad que se vive en las ciudades se ha convertido en uno de las mayores preocupaciones de los colombianos que temen, no solo perder un celular, sino sus vidas en cualquier atraco. Según el Dane el 51,1 % de los colombianos se siente inseguro, un asunto que obedece a la percepción que tienen los ciudadanos de la seguridad en sus ciudades y que comparada con otros países es sumamente alarmante. Quienes habitamos en las ciudades nos hemos acostumbrado a caminar rápido, a esconder cualquier objeto de mediano valor y a nunca sacar el celular para contestar una llamada en la calle so pena de ser robado sin que haya ningún mecanismo verdaderamente efectivo para denunciar estos hechos.

Quienes están y han estado al frente de la administración de las ciudades han repetido convenientemente la consigna de “no dar papaya”, atribuyéndole la responsabilidad a la víctima y no al victimario, y desconociendo que el problema de la inseguridad en zonas urbanas no se va a solucionar con pañitos de agua tibia o pidiendo a la gente que se acueste temprano o salga sin nada en los bolsillos. Las causas de la inseguridad urbana son múltiples y difíciles de desarticular, pero lo que resulta muy problemático es que quienes tienen en sus manos garantizar la vida, la libertad y la integridad de los colombianos desconocen el problema, así como sus causas. Muestra de este desconocimiento es la forma en la que se le ha atribuido la responsabilidad de la inseguridad a la migración de venezolanos a Colombia, respuesta que ha sido la constante de estos últimos años y que desconoce que el clima de violencia e inseguridad entraña la articulación de redes delincuenciales que no son atribuibles a un proceso migratorio. Tampoco pueden seguir sosteniendo que los ciudadanos tienen una percepción equivocada sobre la seguridad o que siempre ha sido igual y las personas lo notan más después de la pandemia. Ambas excusas son inaceptables, la gente no se siente insegura por paranoia infundada y si la seguridad sigue igual que antes lo correcto es que se tomen las medidas para mejorarla.

Erróneamente se le ha dado menor relevancia a la seguridad urbana, sosteniendo desde los discursos públicos ideas que le hacen creer a la ciudadanía que la inseguridad que viven es inherente al hecho de estar en grandes ciudades y prácticamente no hay nada que se pueda hacer para mejorar. Acá el robo por cosquilleo que se ve en otras ciudades del mundo es un asunto menor comparado con lo grave y recurrente que se han convertido los robos a mano armada a cualquier hora del día.

Todo este panorama repercute sobre la calidad de vida de los habitantes quienes sufren las restricciones que por supervivencia han tenido que autoimponerse, en medio del estrés y la ansiedad que genera pensar que en cualquier momento puedes ser víctima de un robo o algún agravio peor. En vísperas de las fiestas decembrinas la situación empora, por lo que valdría se implementara un plan de acción para contrarrestar la violencia e inseguridad de estos días en las diferentes ciudades del país.

@tatidangond

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.