Opinión | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Estrés y ciudad

Después de décadas de discusión, de estudios de presupuestales, de falsas promesas y de incontables diagnósticos, parece que el metro de Bogotá será por fin una realidad. Esta ciudad que no solo reviste la calidad de capital de Colombia, sino que además tiene habitantes de todas partes del país y de diferentes partes del mundo, ha tenido un desarrollo lento e inferior en cuanto a la infraestructura de transporte en comparación con otras ciudades de la región como Buenos Aires o Ciudad de México, o incluso con ciudades en Colombia como Medellín. Aunque no vale la pena mirar hacia atrás, es sumamente lamentable que los habitantes de Bogotá sigan –porque ojalá fuera cosa del pasado- viviendo una ciudad donde un porcentaje importante de su vida útil se va en trancones, en contaminación y en un sistema de transporte que hace tiempo probó ser incapaz de responder a la demanda de pasajeros y a la seguridad de estos.

Sin embargo, muchos problemas de Bogotá que se han escondido detrás de la ausencia de un medio de transporte moderno y efectivo, no se superarán con esto, por lo que será un reto para quienes tomen el liderazgo de la ciudad establecer una hoja de ruta que permita superar las múltiples caras de los problemas que afectan la calidad de vida de sus habitantes. Aunque es un gran avance, lo cierto es que no será suficiente para que la ciudad se convierta en un ambiente amigable para quienes han decidido o tienen que vivir en la capital, siempre que muchos de los problemas que agobian a la ciudad no solo están relacionados con el transporte y la seguridad, sino con la forma en la que se ha diseñado el modelo de vida. Se suele asociar el caos, el afán y la inseguridad con las ciudades grandes, como si tuviera el estrés una relación inescindible con las grandes urbes. Una realidad de las ciudades que no es errada, pero frente a la cual no se debe asumir que es una visión correcta o única de lo que debe ser una ciudad.

Este caos que parece propio de las ciudades se tiene que pensar de cara al futuro, pues cada vez se hace más insostenible para las personas un modelo de vida agobiante, en el que el tiempo entre el trabajo y la casa, hace imposible la realización de actividades de dispersión, de compartir con la familia o de vivir un ambiente sano.

¿Cómo cambiar esto? Pensando en ciudades inteligentes, ofreciendo mejores servicios para los ciudadanos, eliminando trámites innecesarios y digitalizando los procesos, generando incentivos para el teletrabajo o estableciendo políticas para la flexibilización de la jornada laboral. Este es el verdadero reto de quienes tomen la dirección de la ciudad y es un desafío para las demás ciudades de Colombia que van encaminadas hacia ese mismo destino.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Weildler Guerra C.

La culpa de los pobres

Viajaba con mi padre rumbo a Barranquilla cuando pudimos ver las viviendas sobre un suelo anegado y salitroso, las personas y animales que deambulaban cerca de ellas, las basuras y las paredes improvisadas con madera, latas y cartón.  Existe

Leer
Eduardo Verano

País de guerreros

El país no se amilana, se crece y corresponde hacer un análisis de la calidad de producción mental en la radio, la televisión y la prensa para medir cuál ha sido el impacto de la cuarentena en el ánimo de la gente. 

El anális

Leer
Francisco Cuello Duarte

Sin bajar la guardia

En nuestro criterio, esto se debe a la siguiente fórmula de comportamiento social: i + d + p= m, donde m es muerte, i es ignorancia, d es desorden social y p es pobreza. Hay que advertir que el factor pobreza cobija tanto al sector institucional

Leer
Roberto Zabarain

Sitiados

La película trata sobre una comunidad que desarrolla sus actividades en un  fuerte que consideraba inexpugnable: sólidos cimientos, gruesos y fuertes muros, altas torres de vigilancia y, en fin, todo lo que podía garantizar abrigo, segurid

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web