El titulo es:Tambora y mujeres

Últimas noticias

Con manos en la cabeza y lágrimas se vio a Vargas Lamadrid durante las audiencias judiciales.
00:45

De acuerdo con la Fiscalía la deuda se contrajo durante la...

00:40

El alcalde recibe el 92% de aceptación de los encuestados y...

Aspecto del tramo de la Circunvalar de la Prosperidad, a la altura de Malambo, que fue entregado ayer.
00:40

La vicepresidenta de la República, Marta Lucía Ramírez,...

Vuelo realizado por un avión de carga en Mojave, California.
00:30

Un cohete tripulado de Virgin Galactic logró alcanzar el...

Juan Esteban Gil, director de Invías.
00:30

Director de la entidad asegura que la obra no tiene...

Uno de los vecinos muestra las varillas de hierro que han caído en su vivienda.
00:30

El ruido, la contaminación y el material de construcción...

El mincomercio, José M. Restrepo, y los representantes de las cámaras de comercio del país.
00:30

Se impulsará el diálogo con el sector empresarial.

Jarlan Barrera (10) envía su tiro penal por encima de la puerta de Santos, portero del Paranaense.
00:30

Exjugadores, dos médicos y un coach analizaron los aspectos...

Germán Bula, magistrado del Consejo de Estado.
00:30

Elías Méndez no asitió a 6 votaciones de proyectos...

El presidente Iván Duque durante el lanzamiento de la política antidrogas en la Casa de Nariño.
00:20

Fue aprobada por el Consejo Nacional de Estupefacientes....

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 años

Tambora y mujeres

Aprendí la importancia de aplicar apropiadamente las normas de puntuación con una frase de don Quijote, un ejemplo que utilizaban en mi casa para mostrarnos la tremenda diferencia que hay entre “quien canta sus males espanta” y “quien canta sus males, espanta”. Fue en la edad de la inocencia, en la infancia, en los tiempos en que todo lo que ocurre contribuye a formatear el disco duro con imperceptibles surcos sobre los que regresamos una y otra vez a lo largo de la vida. Pero, si aquella temprana lección de puntuación fue esencial para aprender a leer correctamente los textos y, por consiguiente, el mundo que entonces comenzaba a revelarse, fue aún más definitiva para lograr incorporar a la aventura existencial su acertada interpretación. 

Haber comprendido a tiempo que, quien canta sus males espanta, parece ser una de las características de las cantadoras que conforman el patrimonio oral de las orillas del río, tal como pudimos verlo, y disfrutarlo una vez más, en la decimosegunda versión de La Noche del Río. La tambora, palabra festiva que alude tanto a la danza como a la música y los cantos ancestrales de los pueblos ribereños, fue el personaje central del abreboca del carnaval 2017 que realizó el Parque Cultural del Caribe, un homenaje que sirvió también para evaluar las conquistas impalpables, pero auténticas, que van obteniendo las mujeres. Las mujeres despabiladas que en defensa de tradición e identidad acaban por abrazar –a mi parecer de la manera más ingeniosa– las banderas de un feminismo sigiloso que en lugar de dedicarse a recalcar un término como empoderamiento, que ya comienza a palidecer, se atribuyen un poder que es quizá más efectivo porque opera en consonancia con el placer. Mujeres que, siendo discriminadas o atropelladas por las taras culturales, entre ellas el machismo recalcitrante, se suben a un escenario a transmitir un mensaje esperanzador y, sobre todo, liberador. Mujeres que ahora tocan la tambora, un ámbito masculino por tradición, promoviendo una igualdad que se consolida no solo con la apropiación del instrumento, sino con el reconocimiento de una verdad. Mujeres que cantan y sus males espantan.

“Ayer me dieron una muenda/ y hoy, por sinvergüenza, me van a volvé a pegá”. Versos como estos fueron entonados temerariamente en La Noche del Río por las voces femeninas de las distintas agrupaciones, cantadoras que, paradójicamente, habían dejado a sus hombres, sus familias e hijos, y viajado hasta nueve horas río abajo trayendo consigo las vivencias de su cotidianidad, para festejar la tambora bajo la luna carnavalera de Barranquilla.

Quien canta sus males espanta. Tambora y mujeres acabaron protagonizando verdaderos actos de emancipación, en un extraordinario espectáculo folclórico en el que quizá solo habría que examinar con detenimiento la intervención de ciertas fusiones con sabor global. 

berthicaramos@gmail.com

Imagen de lsolano

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1
Aumenta tus posibilidades de ganar, suscríbete a EL HERALDO desde $30.000
Cocina sin aceite, ¡Compra Air Fryer digital a precio de locura, solo con EL HERALDO!
Tu música en todas partes, COMPRA el nuevo Sound Bar Slim bluetooth con radio FM y ranura para SD
Dale color a tu cocina, COMPRA YA set de cuchillos con cubierta antibacteriana + pelador de ceramica