El titulo es:Senadora en la picota

Últimas noticias

La ministra de justicia, Gloria María Borrero.
16:40

La pentolina es un estimulante suministrado por vía...

El presidente Duque con el vicepresidente Mike Pence en la reunión sobre la crisis migratoria de Venezuela.
16:24

El vicepresidente de EEUU y el presidente de Colombia...

El técnico de la selección de Paraguay, Juan Carlos Osorio.
16:21

El colombiano se presentó este martes ante la prensa...

Comisión primera del Senado.
16:09

Una de las razones principales fue que no había...

15:50

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, calificó este...

Vive Digital, denuncias virtuales en La Guajira.
14:48

El director seccional del ente investigador afirmó que se...

Luis Altamar (centro) rodeado de cumbiamberos de El Cañonazo.
14:41

La velación será mañana en en el Cementerio La Paz a las 4:...

Alias Sonia, fue deportada desde los Estados Unidos a donde fue extraditada en 2005.
14:41

La mujer había sido extraditada a Estados Unidos ...

Los encapuchados cuando recorrían los pasillos de la Universidad del Atlántico.
14:16

El mediodía de este martes circula un panfleto en...

Bill Cosby sale esposado de la audiencia condenatoria. Deberá ir a la cárcel de inmediato.
13:27

El mítico actor y presentador norteamericano deberá pagar...

Columnas de opinión
Actualizado hace 2 meses

Senadora en la picota

Aida Merlano, una senadora que está en la picota pública y detenida en un centro carcelario, ha solicitado por medio de una tutela su derecho a posesionarse como miembro del Congreso de la República. Su caso, muy difundido por los medios de comunicación, amerita más análisis. Es la triste historia de una mujer bonita que utilizó su atractivo físico como canal de ascenso en la vida política y que encontró en medio de ese ejercicio corrupto de esta actividad sus días de gloria y ahora de pena. Es su caso el ejemplo claro de esa combinación perversa entre la obsesión por el poder con ese dinero que se utiliza sin escrúpulos para alcanzarlo. 

Pero este puede no ser un caso único ni tampoco limitado a las mujeres. Cuando las sociedades son tan estratificadas, como la nuestra, cuando no existen los canales correctos de ascenso social basados en la educación, en el trabajo honesto, en el compromiso con causas nobles, es de esperar que el camino para obtener mayores niveles de poder y de calidad de vida sea como en el caso de Aida Merlano, perverso. Es una verdadera lástima que personas como ella, en otro contexto social menos excluyente, seguramente habrían encontrado caminos distintos para lograr pasar de una vida precaria a otra mejor. Pero, además, si su vocación era la política, en una sociedad más transparente no se habría desenvuelto en este espacio tan carente de límites en que se ha convertido este ejercicio en Colombia.

Queda en el aire la duda sobre su futuro y el de muchas mujeres y hombres que caen en situaciones similares en nuestro país. Dónde estarán sus financiadores, sus apoyos políticos cuando sus protegidos caen en desgracia, es una pregunta básica. Precisamente por el tipo de sociedad en que vivimos, es muy probable que los abandonen a su suerte. Pero lo más doloroso es que no les pase nada porque su nivel social y su alto grado de poder los libera de cualquier juicio. Y probablemente lo peor, es que el mundo que los rodea no les pase ninguna cuenta de cobro porque la sanción social desapareció en este país.

Por este desbalance en las relaciones de poder que predomina en esta sociedad debe quedar muy en claro para sectores pobres y de clase media que se dejan deslumbrar, que los poderosos quedan impunes porque el dinero, su nivel social o su poder político les permite salir de estas situaciones sin una mancha. ¿Será posible que, en algún momento, Colombia tenga la justicia que corresponde a una sociedad civilizada; y una capacidad de esa población honesta que abunda en nuestro país, para que con su rechazo se eviten estos dolorosos procesos de gloria y desprestigio en que caen muchas de nuestras mujeres y hombres?

Por todo lo anterior, es fundamental que el caso de Aida Merlano les sirva de experiencia a muchos para que no se dejen seducir por esos cantos de sirena, que al final terminan con su desgracia y la absolución de quienes fueron sus supuestos promotores.

cecilia@cecilialopez.com
www.ceclialopezcree.com

 

Imagen de sandra.carrillo

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1