El titulo es:Píldoras económicas

Últimas noticias

07:39

El número creciente de parques eólicos y de turistas que...

07:30

La vicepresidenta señaló que Colombia está promoviendo una...

Imagen de referencia.
07:10

En el país, según las estadísticas del Instituto Nacional...

07:02

Ante miles de personas, entre ellas la primera ministra...

06:57

La Organización de la Cooperación Islámica (OCI) considera...

06:55

Este tipo de pez se distingue por su gran tamaño y por su...

06:43

El príncipe y su esposa Camila llegarán a La Habana como...

06:17

Los desechos que se arrojan en las grandes ciudades llegan...

05:07

El onceno tricolor consiguió su primera victoria en la era...

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 años

Píldoras económicas

Paros frecuentes. No es paro agrario ni de universitarios ni de camioneros, tampoco de cafeteros con brazos caídos completados con recogedores venezolanos. A este último gremio el minhacienda Carrasquilla en su reciente Congreso no les ofreció más plata de la que les dieron antes de irse Santos & Cárdenas por $100.000 millones y como todavía no la habían utilizado, se las conservaron para un Fondo de Estabilización de precios del grano. Lo que sí se puede parar son las líneas de crédito abiertas en Washington con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el BIRF, con la cual nuestro Ministerio de Hacienda consigue plata cuando la suya la tiene corta. Allá observan los vaivenes de nuestra Ley de Financiamiento, ellos y las calificadoras de riesgo para ver si mantienen o paran nuevos préstamos. En esa última alternativa, nos  apoyarían a cambio de condiciones más duras, tal como acaban de hacerlo con Argentina, creando un descontento social donde el presidente Macri debió hasta usar la fuerza pública para mantener el orden. Antes, los auxilios  del FMI a Portugal y Grecia produjeron protestas y hasta cambios de gobierno por sus duras exigencias. El proyecto tributario Duque & Carrasquilla es tímido frente a lo que podrían exigirnos el año 2020 si esta Ley tramitándose no genera los recaudos esperados. Estuvimos cortos de tesorería para afrontar los pagos recientes que se vencieron al inicio del nuevo período presidencial. Fueron como acreedores, temporalmente amplios con el equipo de Colombia que se estrenaba y facilitaron que banqueros internacionales nos compraran nuevos Bonos a 10 años, para pagar lo que se estaba venciendo. Los impuestos nuevos procesándose en el Congreso, no son “maldades” del Ministro, ni faltas a la palabra del joven presidente. Son recomendaciones de esas entidades multilaterales que nos dan dinero prestado y que obviamente, preocupados por la reciente ayuda, quieren asegurarse de que no vuelva pasar. Pero en justicia hay que escoger bien, cuales son los hombros fuertes que los van a cargar.

La felicidad al debe. Cuánta gente sonriente estrenando autos premium y también carros populares financiados hasta por 48 cuotas. Ellos no son los únicos, cuántos pavos y perniles navideños serán financiados a varios meses con las tarjetas de crédito. Igual ocurre con el Tesoro Público. Sus títulos de deuda –muy demandados– mueven la operación del Gobierno nacional mientras recauda los impuestos. Por ello, el personal de la Dian crecerá mientras otras dependencias tendrán recortes. Si el crédito internacional se cierra, es grave. Nuestras exportaciones tienen  componentes importados y si a los bancos nacionales, los corresponsales externos les recortan los cupos de crédito con los cuales financian a sus clientes, la producción nacional se afectaría y por ende el empleo, el transporte etc. 2019 se ve venir apretado y el siguiente igual, de no reaccionar el petróleo y el carbón recién en baja ¿Le van a cobrar eso también al joven presidente Duque, quien con tantos retos, pronto dejará de parecerlo?

El gasto del Estado. Un gasto e inversión pública bien dirigidos, con obras bien ejecutadas y a precios normales, indudablemente estimulan la economía y el bienestar general. Unas hermosas cajas de almendras  y finos chocolates belgas, para ofrecer a los visitantes de la Casa de Nariño no son -a mi juicio- motivo de espanto. Pero que unos túneles andinos salgan costando cientos de miles de millones más y no se entreguen sino meses o años más tarde, sí preocupan. Igual que unas vías 4G se paren y que los alimentos en algunas escuelas públicas sean inferiores a lo contratado, cuánto daño a la nutrición y el desarrollo mental infantil. El gasto y la inversión públicos son estimulantes de más negocios y empleo regionales. Pero controlemos que se haga lo que conviene, a precios razonables, y en los tiempos acordados. Así si vale la pena que el Estado se endeude. Pero el crecimiento de la deuda mal invertida, para tener que aumentar después los impuestos con que pagarla, eso causa rechazo.

 

Imagen de jesika.millano
Ya soy suscriptor web