El Heraldo
Opinión

Soldao avisao

Hay que saber manejar a un Congreso para alinearlo favorable; lidiar con unas Cortes para imprimirles un sesgo; y a punta de bajas y ascensos lograr alguna solidaridad de las fuerzas armadas. Para ello se requiere especial sinuosidad y mermelada sin ascos. Pero no. Petro es un hombre ególatra, pero ingenuo y caprichoso que no tiene ni la habilidad, ni la experiencia, ni el manejo político, y mucho menos la hipocresía y malosidad de un Juan Manuel Santos. 

La creencia extendida por todo el país es que las elecciones presidenciales se definirán en una segunda vuelta donde todos los partidos que no sean de extrema izquierda deben unirse alrededor de quien fuere para derrotar la tremenda amenaza que significa Petro. Está de moda satanizarlo aunque, verdad dicha, a nadie ha engañado, de frente mar dice lo que piensa hacer desde la presidencia y, aunque últimamente le ha bajado el tono a la cosa seguramente por recomendación de sus asesores políticos, desde siempre ha asegurado que acabará con la exploración de petróleo y gas, que fomentará un monocultivo como el café pero de aguacate, que expropiará los inmuebles que se encuentren inexplotados esperando valorización, que estatizará las empresas más prósperas, en fin, que adelantará todas las acciones que ya en sus respectivos países pusieron en práctica Castro, Noriega, Chávez, de quienes se declara admirador. Petro además cuenta con la idiosincrasia del pueblo hispanoamericano, proclive a la queja la autocompasión y la autofagia que, al igual que en algunos vecinos de la región, no importa cuánto se haya avanzado en todos los indicadores de desarrollo, el pueblo se hará el Hara Kiri tal como ya pasó en la suntuosa Cuba, en la próspera Venezuela, en la envidiable Chile. Y guarda la esperanza que los de la tal “Esperanza” bajo la guía de Santos terminen apoyándolo.

Empero, para gobernar un país como el nuestro e imponer unos propósitos por fuera de los cánones no basta con las intenciones. Hay que saber manejar a un Congreso para alinearlo favorable; lidiar con unas Cortes para imprimirles un sesgo; y a punta de bajas y ascensos lograr alguna solidaridad de las fuerzas armadas. Para ello se requiere especial sinuosidad y mermelada sin ascos. Pero no. Petro es un hombre ególatra, pero ingenuo y caprichoso que no tiene ni la habilidad, ni la experiencia, ni el manejo político, y mucho menos la hipocresía y malosidad de un Juan Manuel Santos. 

Si en su segunda campaña Santos hubiera anunciado que su único objetivo era lograr el Nobel de Paz así le tocara darle concesiones petroleras a la señora influyente en el Premio; o dicho que iba a entregarle a la guerrilla unas curules gratis en el Congreso; o a repartir montones de mermelada para lograr la adhesión de parlamentarios y magistrados, que haría lo que fuera para corromper instituciones e infringir todo el mal que hizo al país, seguro no habría obtenido la votación que lo favoreció, y se habría elegido a Petro. Y hasta tal vez nos hubiera ido mejor. 

O sea, aunque es muy probable que Petro ni siquiera llegue a segunda vuelta, la amenaza no es tal porque, como a nadie engaña, el país estará avisado y, se sabe, soldado avisado no muere en guerra. 

Coletilla luctuosa: De veras lamentable y sentida la ausencia de Rodolfo Zambrano Moreno, importante dirigente cívico, hombre siempre dispuesto a ayudar al prójimo, que profesó un gran cariño por su región Caribe y por su Barranquilla, y que se ganó la admiración y el aprecio de todos. Paz en su tumba.

rzabarainm@hotmail.com  

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Hernán Baquero Bracho

Juego de tronos

Sin duda alguna las elecciones presidenciales en cualquier estado del planeta generan mucha conmoción y controversia por la expectativa de la transición de poder que acarrean y nuestro país no es la excepción. Todos creen tener la razón en qu

Leer
El Heraldo
Roberto Zabarain

Que otra vez fracase

No hay plazo que no se cumpla, así que el domingo estaremos en lo que antes fue una fiesta, convertida hoy en desfile de rostros herméticos que no dejan traslucir preferencias. Tal como en las películas de terror, los avances sugieren escenas h

Leer
El Heraldo
Haroldo Martinez

Zoonosis alborotada

Insisto en lo que recomiendan las autoridades de salud serias en este mundo cuando dicen que debemos mantener la guardia arriba con respecto a todo lo que se está presentando a nivel universal con el advenimiento de epidemias que se vuelven pande

Leer
El Heraldo
Fabrina Acosta Contreras

Un bololó llamado Colombia

Bololó en una palabra de uso especial en contextos del Caribe donde tuve el honor de nacer. “Se armó tremendo bololó” era muy usual escuchar dicha frase, para cosas caóticas, parranderas o de las cotidianidades particulares de la tierra de

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.