El Heraldo
Opinión

Cuatro sueños

Hoy es el primer día del mes y, gracias a San José, el primer día de la Semana Santa, época de recogimiento, y de rezar por peticiones difíciles.

Era un joven recio, y fuerte física y mentalmente. Su oficio le exigía esfuerzos que le ayudaron a soportar y superar sus largas travesías. Gozaba, además, de las virtudes de la humildad, y de la obediencia, escasas por estos tiempos. Nada de pantalla ni de protagonismo  ni protestas, estaba en lo que estaba, y cumplía lo que le correspondía cumplir. Las instrucciones las comenzó a recibir a través de un ángel que se le aparecía en impactantes sueños. En el primero, el ángel le había anunciado que María esperaba un hijo privilegiado, al que tenía que acoger y proteger, cosa que hizo sin dudar. Estando en Nazaret le tocó, por sus ancestros “puppy”, salir a censarse en Belén,  un camello tanto el largo viaje a lomo de bestia como, dada la congestión que generaba el censo, conseguir posada para la esposa a punto de dar a luz. Pero era la ley y había que cumplirla. 

Casi en seguida del nacimiento vino entonces el segundo sueño: “¡Huye de Belén, que peligra el niño!” Y como el poder de Herodes era inmenso, “llega hasta Egipto”, era un imperativo que había que atender de inmediato. Largo y difícil viaje, menos mal no había Canal de Suez ni barcos encallados, el Mar Rojo no llegaba hasta el Mediterráneo, pero además de muy largo el camino era abrupto y difícil. Ya en Egipto contó con una generosa comunidad judía que lo apoyó, y pudo instalarse y desempeñar su oficio.

Al poco tiempo, y en plena infancia del niño, le llegó el tercer mensaje pidiéndole regresar a Israel, pues Herodes había muerto, no corría peligro, y la profecía debía cumplirse. Nunca se quejó ni protestó por ser el encargado de tantas y tan encamelladoras misiones. Simplemente cumplió, lió sus bártulos y, esposa y niño a bordo, salió de Egipto otra vez hacia su país de origen. A punto de llegar, un cuarto sueño le advirtió que el hijo de Herodes gobernaba, la tiranía seguía siendo terrible, así que no debía llegar a Judea, sino que fuera directo a Galilea, a Nazareth, de donde ellos eran. Y así lo hizo el recio joven, y allí creció y pasó a la vida pública el hijo.

Ese joven y silencioso protagonista era San José. Por ello la gran devoción hacia su figura. Es el símbolo de la familia, estamos en el año de la familia y, por tanto, el año de San José. Así lo proclamó el papa Francisco en su carta “Patris Corde” del 8 de diciembre de 2020, donde reconoció y  destacó su protagonismo. Ya había resaltado el efecto de sus cuatro sueños, cuando en 2015 en Filipinas lanzó la imagen de “San José dormido”, ícono hoy extendido y venerado por todo el mundo.

La historia porque hoy es el primer día del mes y, gracias a San José, el primer día de la Semana Santa, época de recogimiento, y de rezar por peticiones difíciles. Pidamos entonces para que terminen los contagios; para que Duque aterrice y arme una tributaria para recortar burocracia en vez de aumentar impuestos; y para que la justicia no desvaríe, como en el insólito caso del atracado indemnizando a los atracadores, y condenado a prisión por defenderse. San José nos guarde.

rzabarainm@hotmail.com        

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Álvaro Villanueva

Irrespeto a una pandemia

El respeto, una condición soberana de la especie humana, está perdiéndose  cada día mas, otros animales de mucho menos categoría podrían darnos definitivas lecciones que colocarían el comportamiento de nuestra especie en un nivel de mu

Leer
El Heraldo
Oriana Álvarez Vos

¿Cómo ayudar a los jóvenes?

Una de las características de los mercados de trabajo de América Latina, y Colombia no es la excepción, es la falta de inserción laboral de la juventud, reflejada en las altas tasas de desempleo y la precariedad en el empleo juvenil. Los recie

Leer
El Heraldo
Weildler Guerra C.

¿Son ciudadanos los indígenas?

En días pasados el noticiero de una cadena de televisión informó en su franja nocturna que ciudadanos e indígenas se enfrentaron en la ciudad de Cali. De inmediato millones de televidentes se preguntaron: ¿son ciudadanos los indígenas? Aunqu

Leer
El Heraldo
Orlando Araújo Fontalvo

El nuevo coraje

Una mañana, en los albores del siglo XIX, una minoría acaudalada se despertó de un sueño agitado y decidió que ya no le gustaba el orden que un remotísimo trono le había impuesto por la fuerza de la cruz y de la espada. Luego de varias esca

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.