¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

¿Cómo San José?

La amenaza es real, ya por aquí tenemos contagios, y se están aplicando medidas para prevenir la propagación. Es que la cosa del virus hay que tomarla en serio, así que las empresas facilitan el trabajo en casa vía internet, los colegios no reciben alumnos  y proponen improbables clases virtuales dependientes de  Electricaribe. Además, cines, parques, restaurantes, clubes bares y fiestas cierran sus puertas, no hay dónde ir y, claro, la gente no se quiere arriesgar. Se atiende entonces la razonable recomendación gubernamental cual es olvidar la actividad social y, para la propia protección y para la del prójimo, quedarse en casa, con la familia, en actividades comunes, hogareñas. Como San José.

Es que hoy es el día de San José. La iglesia lo festeja, el calendario oficial nacional también, viene un puente, aunque esta vez ampliado a toda la semana a partir del pasado lunes, y de pronto la cosa pica y se extiende. San José es el símbolo del buen marido y, claro, del buen papá. Trabajando en su carpintería, siempre al lado de María, atendiéndola y complaciéndola, corría, se trasladaba acá y acuyá para proteger al hijo en peligro, que Herodes lo quería matar. La vida de San José es un ejemplo medio olvidado por sus congéneres y que, gracias a la pandemia, se está imitando. O, por lo menos, intentando imitar, aunque no sea fácil.

Inicialmente el sentir general era que bacano quedarse en casa, como si fuera domingo, la familia reunida, se juega con los niños, se inventa algo con naipes o fichas y, aunque no hay fútbol ni deportes, se canalea hasta algún programa de tv de interés general, la dicha, unión total. Pero es que son varios domingos seguidos. Al tercer domingo es apenas martes, hoy van cinco, ya los pelaos se enhuesaron, ya no quieren saber nada de papá y mamá, ya ni se pegan a sus móviles para en combo y a distancia montar con los amigos torneos de los modernos juegos que trae internet, y están inventando distracción individual. ¿Aprovechar que están distraídos para la pareja leer y oír música? No es tan fácil: La mujer comienza a inventar arreglos de utensilios dañados, o a cambiar de sitio algunos muebles, que no ayudas, no haces sino comer y estás engordando, cantaleta corrida. Y el tipo a entrometerse en las vainas de la casa, que por qué compraste tanto papel higiénico si el virus no causa diarrea, que pasas  chateando y parloteando, no limpias los estantes, que el florero mal puesto, y así. La cosa, claro, termina en conflicto que se agrava porque los pelaos, aburridos, están brincándoles encima, chillando y además peleando. Ya se piensa más en Herodes, que en San José. Es que ninguno está acostumbrado a tener ahí, tanto tiempo continuo, un invasor de sus espacios.

El necesario aislamiento social, entonces, resulta camello. De pronto más para ellas, que para ellos. Porque para los pelaos, luce peor. No sabemos cómo fue la cosa con la Virgen María, quien seguro era más apacible que las damas de hoy. Por ello, seguro que esta vez, año 2020, la pregunta es: ¿Como San José?

rzabarainm@hotmail.com

Más Columnas de Opinión

Iván Cancino G.

#SiYoMeCuido

Todos queremos normalidad, salud, recuperación económica, pero parece que en más de dos meses de aislamiento en los que debimos aprender a cuidarnos, no lo hicimos, por eso cómo vamos, la salida será otra vez cerrar actividades y ciudades.

Leer
Orlando Araújo

De virus y desvaríos

No falta quien sostiene que detrás de todo está la industria farmacéutica, en un siniestro intento por reactivar el lucrativo negocio de las vacunas. Sin embargo, dicen otros, por aquí lo único que se ha reactivado ha sido la venta de papel h

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web