El Heraldo
Opinión

“Pandemials” y terrícolas

La pandemia también nos ha hecho más terrícolas. Para explicarlo comparto un cuento vivido: A mediados de los setenta mi hermano mayor, que estudiaba en Londres, se fue a pasar un fin de año de mochilero en Egipto

“Puede que este sea un momento fugaz de la humanidad, pero no podemos negar que hemos comprendido cómo se siente vivir todos en un mismo mundo”, dice el politólogo e intelectual búlgaro Iván Krastev y agrega que “por primera vez en la historia la gente está teniendo las mismas conversaciones sobre los mismos temas en todas partes y compartiendo los mismos temores”.

Jared Diamond, geógrafo y científico norteamericano, reconoce que “hemos tenido que aceptar que enfrentamos una amenaza compartida que ningún país puede superar solo”, y el ingeniero y economista alemán Klaus Schwab nos invita a hacer de este nuevo año “un año histórico en un sentido positivo. Debemos empeñarnos en un mayor grado de sofisticación social y en crear bases sólidas para el bienestar de la gente y del planeta”(1).

Quiero proponer que llamemos “pandemials” a todos quienes hemos vivido y sobrevivido esta ordalía global, incluidos los nacidos en el último año y medio. El término abarcaría así todas las nacionalidades y generaciones presentes: baby boomers, milenials y centenials.

Entre la población urbana del mundo, que ya superó más de la mitad del total, somos el primer grupo multinacional y multigeneracional que ha compartido una experiencia de sufrimiento vinculante que debería acrisolar una solidaridad más amplia que otros grandes infortunios del pasado no tan planetarios; si bien hasta ahora las tensiones económicas, sociales y políticas generadas parecerían sugerir lo contrario.

“El amor en los tiempos del covid”, que en mi inmediata cercanía he visto triunfar sobre obstáculos nunca imaginados, así como la vivencia de fatalidades que han puesto a prueba nuestro espíritu, alimentarán por años obras de la literatura y el arte universal que sentiremos propias.

La pandemia también nos ha hecho más terrícolas. Para explicarlo comparto un cuento vivido: A mediados de los setenta mi hermano mayor, que estudiaba en Londres, se fue a pasar un fin de año de mochilero en Egipto. La noche de navidad tomó un tren en El Cairo hacia el sur. Le tocó en un vagón con musulmanes locales de humores no acostumbrados, lengua incomprensible y actitud poco afable. Al caer la noche escuchó un coro de villancicos en inglés en un vagón vecino y decidió que estaba en el lugar equivocado. Resultó ser una excursión gringa. Se olvidó de su urticaria juvenil contra el imperialismo yanqui y pasó con ese parche una noche memorable. En una carta que envió a su regreso concluía: “Me he sentido barranquillero en Cartagena, costeño en Bogotá, colombiano en Caracas, suramericano en

Londres, ahora me sentí occidental en Egipto y creo que si alguna vez me encuentro con un chino en Marte me sentiré terrícola”. Dentro de pocos años, en cualquier lugar de La Tierra, las duras vivencias pandémicas superadas colectivamente deberían hacernos mejores compañeros de viaje y mejores pasajeros de nuestra única nave espacial. No hay plan B.

(1) Las frases citadas son traducción libre del inglés, tomadas de la publicación “The Year ahead 2021” de Project Syndicate.
Rsilver2@aol.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Fernando Giraldo

Acuerdos sin privilegios

La actual situación en el país es de creciente desconfianza hacia las instituciones y una fuerte tendencia a concentrar la riqueza y los ingresos nacionales en pocas manos, incrementando las desigualdades. Crece la concentración del poder, el a

Leer
El Heraldo
Tatiana Dangond

No lo superamos

A nivel internacional cada vez señalan más a Colombia como un país que no ha sabido manejar la crisis de la pandemia; para la muestra desde el martes pasado no se permite el ingreso a España de personas provenientes de Colombia. Gestarsalud, g

Leer
El Heraldo
Remberto Burgos

Playa Blanca

Estas casas apiladas siguen la vía veredal que el invierno empantana. Son sesenta, y albergan a igual número de familias de cuyos miembros ninguno conoce el mar, a pesar de que su nombre insinúa lo contrario. Incrustada en la Córdoba profunda

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.