El Heraldo
Opinión

Hormonas asesinas

Una reacción frecuente al recibir noticias en las redes sociales, en las que no existen filtros confiables de veracidad, es la tendencia a creer aquellas que refuerzan lo que quisiéramos que fuera cierto. 

“Fui aficionado a la cacería. Un día en una arboleda poblada de micos atisbé  uno que se movía en la fronda espesa, disparé, el animal cayó a tierra, era una hembra, ensangrentada caminó lentamente hacia a mí, llevaba en sus brazos un miquito. Con sus gestos parecía decirme “no lo mates, te ruego que lo cuides. Voy a morir por tu culpa, pero solo en la selva no sobrevivirá, me juego por mi amor de madre porque tú, mi asesino, te hagas cargo de él. Lo tomé en mis manos mientras ella agonizaba. Cumplí fielmente el encargo llevando su hijo conmigo hasta su muerte, pero nunca podré reparar ese daño…” y agregó “Destruí la escopeta y juré no volver a cazar nunca más” mientras se llevaba las manos a la cabeza. El cazador arrepentido se llamaba Zoilo Guarín Plata, autodidacta, aventurero, comerciante y poeta, primo de mi padre, a quien contaba esa anécdota.

Una reacción frecuente al recibir noticias en las redes sociales, en las que no existen filtros confiables de veracidad, es la tendencia a creer aquellas que refuerzan lo que quisiéramos que fuera cierto. Tal vez por recordar aquella historia, di por cierta y reenvié una reciente noticia viral de un orangután que parecía auxiliar a un guarda de una reserva que estaba en un pantano; aunque la foto era real, se aclaró después que había era una vieja amistad entre el simio y el guarda. A pesar de incontables gestos de convivencia y solidaridad en el mundo animal, que nos seducen, las conductas violentas de los simios machos y que los hombres compartimos con ellos en el proceso evolutivo, están bien documentadas científicamente. Con el orangután, violador por antonomasia, compartimos el 97% de nuestros genes, con el gorila, asesino implacable, el 98%, con los chimpancés, que organizan pandillas feroces, tenemos un 99% de cercanía genética. Cerca del 90% de los asesinos son hombres y a pesar del obvio repudio de los asesinatos de género más del 80% de los asesinados son hombres, casi todos los violadores y una gran mayoría de suicidas también lo son. Hemos estado a cargo de ir a la guerra “sin chistar y sin llorar” desde siempre. ¿Qué hacer con esas hormonas que nos generan, según algún poeta, “vocación de muerto prematuro, como toro de casta”? La solución no está en un mundo pacífico y aburrido de eunucos y bancos de semen, pero ignorar o hacer caso omiso de esas realidades conduciría a soluciones de política pública inadecuadas, ingenuas o incompletas. 

A los interesados recomiendo dos libros de destacados antropólogos “Demonic Males. Apes and the origins of human violence” y “El lado oscuro del hombre. Orígenes de la violencia masculina”.
Coletilla política: Comparto variadas reflexiones que he escuchado en el pasado a Alejandro Gaviria. Sin embargo me resulta difícil pasar por alto el favor de prohibir el glifosato que le hizo al narcotráfico; que, irónicamente, tiene ahora la capacidad de financiar algún candidato que sea de los afectos de la reencauchada narcoguerrilla.

rsilver2@aol.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
José Félix Lafaurie

La Colombia de Petro

Tuve una pesadilla. Amanece el 8 de agosto de 2022 y Petro se levanta adormilado, se tercia la banda presidencial, se mira al espejo, se empina, saca pecho y se regala su mejor sonrisa socarrona. Se siente el Bolívar -no Gustavo sino Simón- del

Leer
El Heraldo
Flavia Santoro

B/quilla la saca del estadio

En Colombia la industria de reuniones ya muestra signos de recuperación, lo que nos motiva a seguir trabajando por este segmento que antes de la pandemia registraba el 23 por ciento de la totalidad de la contribución económica que dejaba el tur

Leer
El Heraldo
Remberto Burgos

Encarnizamiento

Define la RAE “encarnizar” como: “mostrarse cruel y despiadado con alguien, especialmente al cebarse en la crítica o en la recriminación”. Cuando ocurre en la medicina, yo prefiero llamarlo “obstinación” en la insistencia de seguir

Leer
El Heraldo
Catalina Rojano

Ser luz

Llegó diciembre. Y, con él, el olor de la Navidad, la nostalgia de un año que se ha ido y la luz, con sus múltiples caras. «Claridad, fulgor y resplandor. Propiamente se llama así la que difunde el Sol para ilustrar el mundo». Esta era la d

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.