Columnas de opinión |

En defensa del puerto

Existen en Colombia dos visiones antagónicas sobre lo que hace excepcional al puerto de Barranquilla. La primera, predominante en el resto del país, es parroquial, pesimista y equivocada; la segunda, mayoritaria entre nosotros, es global, optimista y acertada.

La primera considera que un puerto sobre un río que arrastra sedimentos (todos lo hacen)–y por tanto demanda dragados periódicos– es una torpeza pues ello resta competitividad y atenta contra la sostenibilidad de largo plazo. La segunda señala que son pocos los países que tienen un gran río, caudaloso y extenso, que penetra en su hinterland cientos de kilómetros y resulta una bisagra del país con el mundo, a través del medio de transporte más ecológico y económico, el fluvial. Lo excepcional es la oportunidad. Así lo entendió Holanda hace 800 años, al domesticar el delta donde el Rin y el Mosa se enfrentan con el mar del Norte. Ahí están los puertos de Róterdam y Ámsterdam que el Rin comunica con Alemania y Francia y lleva barcazas hasta Basilea, en Suiza, 880 kilómetros aguas arriba. Por coincidencia, la misma distancia que hay entre Barranquilla y Puerto Salgar. Así lo entendió España hace 500 años cuando privilegió a Sevilla, en el Guadalquivir, como puerto de intercambio con su imperio de ultramar. Así lo entendió EEUU hace 200 años cuando, en palabras de un presidente del Cuerpo de Ingenieros de ese país, “emprendió la domesticación

del Mississippi de Nueva Orleans hacia arriba”. Todos esos grandes proyectos fueron ejecutados y son mantenidos por los respectivos gobiernos nacionales.

Y así lo entendió Colombia hace 90 años cuando inició la estupenda obra de los tajamares de Bocas de Ceniza, que al estrechar el cauce del Magdalena, acelera su caudal arrojando los sedimentos a un profundo cañón submarino a poca distancia de la desembocadura. Diez años más tarde de su puesta en operación ya el río concentraba el comercio internacional del país, incluyendo las exportaciones de café. Abusando de eso, Fedenal, el sindicato del río, arrodilló al país con la gran huelga de 1945. Alberto Lleras Camargo, entonces a cargo de la Presidencia de la República, ordenó desviar los buques en camino hacia Cartagena, Santa Marta y Buenaventura; y en su discurso de fin de gobierno dejó allanado el camino para la construcción del ferrocarril del Atlántico y la carretera paralela al río. Un par de décadas después el transporte por el Magdalena languidecía mientras el país invertía incontables billones en contra vía de la ecología y de la competitividad. Y en 1991 con la Ley que eliminaba Puertos de Colombia se transfirió la responsabilidad del mantenimiento del canal navegable del puerto de Barranquilla al gobierno nacional. Obligación tercamente incumplida por todos los gobiernos desde entonces. Al menos 300 metros del tajamar oriental, que además detenía el material de la erosión costera, ya se fueron a pique. La ignorancia de esas realidades no es excusa.

rsilver2@aol.com

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado
Imagen de maria.vega
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un numero

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web