¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Secuestro neuronal

Familias de luto y Bogotá ardiendo con sus activos destrozados. Las cenizas de la anarquía.

Las imágenes lo dicen todo: una lista de 33 buses Transmilenio incendiados, 54 CAI destruidos, 12 incendiados (40% de las 146 estaciones de policías de la capital), disturbios durante tres días, destrozos y lo peor: la muerte de 11 personas. Uno, el estudiante de derecho Javier Ordóñez, su fallecimiento en manos de la policía, detonante de los disturbios posteriores de pocos ciudadanos y muchos infiltrados. Diez jóvenes (todos menores de 30 años) víctimas de esta barbarie. Pero eso no para ahí: 66 heridos por arma de fuego y más de un centenar por otro tipo de armas; 194 policías con graves lesiones. Cuatro ambulancias, que tanta falta hacen, fueron vandalizadas Esto no es protesta social o manifestación civilizada, es el fuego polimorfo de la violencia. Familias de luto y Bogotá ardiendo con sus activos destrozados. Las cenizas de la anarquía.

La película de Chile proyectándose en el país. La otra cara de la moneda no lo puede justificar: la salud mental y los seis meses de confinamiento, el eco del tambor de las promesas acumuladas no cumplidas y la pandemia social que dejó por fuera la implementación de las políticas públicas. Desempleo, hambre y la falta de ingresos para acceder a estas necesidades fundamentales en el ser humano. Más que las carencias, el cerebro social de los colombianos lo condicionan desde otras orillas. Es el arco reflejo del caos.

Desde el punto de vista neurobiológico hay un término que define este tipo de reacciones colectivas y que Coleman introdujo en la literatura médica: secuestro emocional. La amígdala del lóbulo temporal, nuestro sensor y banco emocional, va guardando y acumulando las emociones negativas y corrosivas. La frustración, la desmotivación, la pérdida de la esperanza son leña para encender la chimenea. Un hecho: la cerilla. Encuentra la mecha social preparada y esparcida con la pólvora del adoctrinamiento. 

Ante una situación identificada como detonante o peligro inminente, los mecanismos neuronales amigdalinos encienden el botón pánico: ¡listo para explotar! Es tan fuerte la avalancha que se pierde el control racional de la corteza prefrontal -la rienda del comportamiento- y reaccionamos en un nivel primitivo e irrumpe esa cascada de acontecimientos catastróficos descritos. Es el “secuestro neuronal”. No hay reflexión ni forma de evaluar lo que sucede templadamente. La ira embriaga a la población aturdida.

La amígdala toma el control de la conducta. Estamos listos para atacar o huir. Eventos pequeños irritan y disparan nuevamente el empoderamiento del sensor emocional. En este periodo somos capaces de todo. Adicional, la infoxicación de la red, los trinos y los fuetazos verbales de algunos irresponsables disparan una y otra vez el poderío de la amígdala. Nace la indignación y el parto del comportamiento social toxico. Es el secuestro emocional, su brutalidad de horas garantizadas por las hormonas circulantes en sangre que no podemos eliminar.

Las conductas de furia e ira tienen alta tasa de transmisibilidad. Los chats y los correos son combustibles que las soplan y gasolina para el alma colectiva y su fuerza destructiva. Como el fuego, cuando contagia la muchedumbre incontrolable es desmoronamiento social.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Weildler Guerra C.

Ciudadano del mundo

La primera vez que vi a Manuel Zapata Olivella fue hacia 1980 cuando él desarrollaba investigaciones etnográficas en La Guajira. Hacer un compendio de su trayectoria vital y académica requeriría de varios tomos para plasmarla en toda su plenit

Leer
Roberto Zabarain

Keep great

La andanada mediática contra Trump hace recordar la satanización que en el plebiscito montaron aquí contra el NO, tal, que al encuestado le daba pena reconocerlo, y las encuestas, entonces, daban 70 -20 por el sí. Pasará igual en USA. Es que

Leer
Haroldo Martinez

Septuagésimo aniversario

El pasado 4 de octubre mi Facultad de Medicina en la Universidad del Cauca cumplió 70 años de refundada en el siglo XX, ya que tiene una historia en el siglo XIX en un período que va de 1835 a 1890, año en que debió cerrarse por las guerras,

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web