El Heraldo
Opinión

Legitimidad de la Comisión de la Verdad

La prudencia, la oportunidad, la conveniencia de abordar esos cambios es cuestión distinta. Dependerá del nuevo gobierno y de si tendrá o no mayorías en el Congreso y en la ciudadanía.   Sin duda sería insensato devolver al monte a la guerrillerada desmovilizada y hay que darle garantías de seguridad y oportunidades de subsistencia. 

El expresidente Uribe afirmó que se reunió con Francisco de Roux como un gesto personal con él y como una muestra de que nada tiene que ocultar, pero que no le reconocía legitimidad a la Comisión de la Verdad.

Uribe expresa lo que hemos sostenido quienes creemos que la Comisión, como las otras instituciones creadas en el marco del pacto de Santos con las Farc, tiene un déficit de legitimidad insuperable porque se basa en el desconocimiento de la voluntad popular expresada en el triunfo del No en el plebiscito. 

Aunque molesta a muchos, es indispensable recordar que ese plebiscito se lo inventaron Santos y las Farc y que expresamente sujetaron la aplicación de lo pactado a la refrendación ciudadana. Santos y de la Calle afirmaron no una sino múltiples veces que la votación popular era una “garantía" para todos y que si ganaba el No "se acaba el proceso de paz”.

A pesar de que el campo estaba abiertamente desnivelado a favor del SI, ganó el NO. Alegan que hubo un nuevo acuerdo. Falso. Los cambios que se hicieron a lo rechazado en el plebiscito fueron cosméticos, accesorios, y no se incorporaron los puntos fundamentales que plantearon los líderes del NO.  El pacto fue “aprobado” en el Congreso no por un acto legislativo o por una ley sino por una mera “proposición”.

Por mucho que se le haya dado un barniz de legalidad a través de una decisión de la Constitucional, en abierta contradicción con lo que ella misma había sostenido, la implementación del pacto se ha construido con base en una flagrante violación de la democracia.

Con independencia del plebiscito, lo acordado entre Santos y las Farc no hace parte por sí mismo del ordenamiento jurídico. Fue un pacto de gobierno que por sí mismo nunca generó obligaciones jurídicas y que en el momento en que ganó el NO dejó de ser obligatorio incluso para los firmantes. 

Algunos aspectos de ese pacto sí fueron introducidos después en el ordenamiento jurídico a través de reformas constitucionales o de leyes. Ahora, en derecho las cosas se deshacen como se hacen. A pesar de las voces que dicen que es intocable, un absurdo constitucional y político de corte dictatorial, se pueden hacer reformas constitucionales o leyes para eliminar o modificar lo introducido. O se puede volver a someter el pacto, en todo o en parte, a otro proceso de refrendación popular. 

La prudencia, la oportunidad, la conveniencia de abordar esos cambios es cuestión distinta. Dependerá del nuevo gobierno y de si tendrá o no mayorías en el Congreso y en la ciudadanía.  
Sin duda sería insensato devolver al monte a la guerrillerada desmovilizada y hay que darle garantías de seguridad y oportunidades de subsistencia. No dudo tampoco de que es indispensable revisar lo pactado, sin prevenciones, con base solo en los resultados reales de lo que se ha puesto en práctica, por ejemplo en materia de narcotráfico, que nos inundó de cocaína y ha incrementado la violencia homicida, o el uso de la JEP como instrumento de venganza contra aquellos que persiguieron a las Farc. O sus costos económicos, hoy impagables. Y que, en todo caso, hay que exigirle sin dilación y con firmeza a las Farc el cumplimiento de lo que pactaron.

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
José Félix Lafaurie

La Colombia de Petro

Tuve una pesadilla. Amanece el 8 de agosto de 2022 y Petro se levanta adormilado, se tercia la banda presidencial, se mira al espejo, se empina, saca pecho y se regala su mejor sonrisa socarrona. Se siente el Bolívar -no Gustavo sino Simón- del

Leer
El Heraldo
Flavia Santoro

B/quilla la saca del estadio

En Colombia la industria de reuniones ya muestra signos de recuperación, lo que nos motiva a seguir trabajando por este segmento que antes de la pandemia registraba el 23 por ciento de la totalidad de la contribución económica que dejaba el tur

Leer
El Heraldo
Remberto Burgos

Encarnizamiento

Define la RAE “encarnizar” como: “mostrarse cruel y despiadado con alguien, especialmente al cebarse en la crítica o en la recriminación”. Cuando ocurre en la medicina, yo prefiero llamarlo “obstinación” en la insistencia de seguir

Leer
El Heraldo
Catalina Rojano

Ser luz

Llegó diciembre. Y, con él, el olor de la Navidad, la nostalgia de un año que se ha ido y la luz, con sus múltiples caras. «Claridad, fulgor y resplandor. Propiamente se llama así la que difunde el Sol para ilustrar el mundo». Esta era la d

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.