El Heraldo
Opinión

¿Por qué se juega al fútbol?

El fin de semana pasado me encontré con Gerd Zewe en la gran feria anual de Düsseldorf a orillas del Rin y nos tomamos una cerveza. Gerd es más que un viejo conocido del barrio que me vio crecer, es la leyenda viva del Fortuna Düsseldorf, el club de fútbol de mis amores. Entre 1972 y 1986 jugó 440 partidos con el equipo en la primera división alemana –la Bundesliga–, récord total hasta hoy en el club. Fue capitán, ganó dos copas de Alemania, perdió una final europea contra el FC Barcelona y llegó a jugar en la selección. Un futbolista con semejante carrera, incluso con menos talento que Zewe, hoy sería multimillonario. Mi ídolo sin embargo, después de su tiempo en activo, trabajaba de entrenador de equipos menores y de instructor en escuelas de fútbol. Por lo que me consta, lleva una vida acomodada pero sin lujos. A menudo se le ve en los bares de Düsseldorf y en el campo del Fortuna.

Cuento todo esto para recordar un pasado no tan remoto en el que el fútbol seguramente no era un mundo idílico, pero estaba lejos del nivel de corrupción real y ética al que ha llegado hoy en día. No se confundan, soy muy futbolero y hasta sigo la marcha del Junior a través de este diario. No es nuevo ni original denunciar la degeneración que ha sufrido el deporte en los tiempos recientes de comercialización y globalización, pero me parece que la deriva está alcanzando nuevos extremos.

El último escándalo afecta a Ángel María Villar, el poderoso presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) durante casi tres décadas. Fue detenido el martes bajo acusación de malversación de fondos y corrupción.

Supuestamente, logró vender los partidos amistosos de la selección española, campeona del mundo de 2010, cobrando sobornos a través de la empresa de su hijo Gorka, ex directivo de la Conmebol, cargo que abandonó en medio de otro caso farragoso. Villar, por supuesto, no es el primer dirigente del fútbol mundial bajo sospecha. Ahí quedan los ejemplos del suizo Sepp Blatter en la FIFA o del francés Michel Platini en la UEFA.

El daño para el fútbol español es grave, después de que en los últimos años varias estrellas, como Cristiano Ronaldo, Messi o Falcao fueran acusados –en el caso del astro argentino incluso condenados– por evasión fiscal. No entiendo por qué una persona que ya gana ocho o diez millones de euros al año se arriesga a defraudar para ganar todavía algo más. Obviamente, la avaricia de los representantes –a veces los propios padres de los jugadores– tiene mucho con ver con esto. En la misma línea –aunque no se trate de prácticas criminales– tampoco me explico que un futbolista con gran talento se deje guiar solamente por el interés económico. Como Aubameyang, el gran delantero del Borussia Dortmund, que estaba loco por marcharse a China, donde mejoraban su salario ya millonario, renunciando al escaparate de la Champions League.

¿Es el dinero la prioridad? Se me olvidó preguntárselo a Gerd Zewe, pero lo haré la próxima vez que le vea.

@thiloschafer

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Fernando Giraldo

Estamos a tiempo

Según el reciente informe del Proyecto Latinobarómetro, en América Latina, menos de la mitad de los encuestados apoya la democracia. Desde 2010, la democracia ha perdido más de 14% de apoyo; el 52% de los ciudadanos percibe que la democracia t

Leer
El Heraldo
Tatiana Dangond

Educación como propuesta

Si los precandidatos presidenciales quieren proponer algo serio para el Caribe colombiano, deberían hacerlo planteando un tema fundamental como lo es mejorar el sistema de educación pública en los niveles básica y media. Cuando el país entra

Leer
El Heraldo
Javier Castell Lopez

Clasificada con poco juego

“La Eliminatoria es el arte de sumar puntos”, expresó Carlos Queiroz en su presentación como técnico de la Selección Colombia. Con cierto aire filosófico del fútbol, no se dio cuenta que estaba diciendo una obviedad. Claro, hay que sumar

Leer
El Heraldo
José Félix Lafaurie

La NAMA bovina

Pocas personas sabrán lo que es una NAMA, porque hay gran desinformación sobre el tema ambiental, en parte porque, como todas “las causas justas”, ha sido “secuestrado” por la izquierda, que se autoproclama su abanderada, cuando lo que h

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.