El titulo es:Para no olvidarlo

Últimas noticias

Kofi Annan y Fidel Castro durante la visita que el entonces secretario general de la ONU realizó a La Habana el 11 de abril del 2000.
07:15

El secretario general del organismo expresó su tristeza...

Kofi Annan.
06:55

El considerado estrella de la diplomacia mundial murió a...

La ministra María Fernanda Suárez Londoño en diálogo con el director de EL HERALDO, Marco Schwartz. También aparece Bernardo Vargas, presidente de ISA.
00:40

La ministra de Minas, María Fernanda Suárez, afirma que el...

00:26

La suspensión se hace necesaria por la instalación de...

Al fondo, los dos magistrados de la JEP que estuvieron ayer en Barranquilla.
00:26

Reacción se da luego de que la Corte Constitucional...

El ministro de Salud, Juan Pablo Uribe, toma nota de la situación del hospital Cari durante una reunión con el gobernador Eduardo Verano.
00:17

El gobernador del Atlántico, Eduardo Verano, se reunió este...

Beto Zabaleta y Poncho Zuleta cantaron juntos la canción ‘Tardes de Verano’.
00:15

Los dos juglares de la música vallenata unieron sus voces,...

00:13

En paralelo, habrá varios debates sobre diversidad sexual o...

Un uniformado custodia el carbón que iba a ser exportado por barco al Caribe.
00:09

La carga, según las autoridades, iba a ser sacada en barco...

Carlos Vives y Claudia Elena Vásquez.
00:08

La ceremonia se cumplirá en la capilla del antiguo Hospital...

Columnas de opinión
Actualizado hace 3 meses

Para no olvidarlo

Lectura para recordar la valentía de los líderes sociales.

De 2016 a esta parte, han sido asesinados en Colombia más de 200 líderes sociales y defensores de derechos humanos. Ensayen una composición de lugar en la que todos estos homicidios ocurran en un solo día y verán con claridad la atrocidad del fenómeno, que parece sin embargo no alterar para nada la agenda pública ni cotidiana del país.

El asunto resulta todavía más doloroso cuando uno trata de imaginar a cada una de esas personas que, llevadas por el altruismo, o por el alto sentido del servicio público, o por el sentimiento de la justicia, o por la simple defensa de los derechos que les han sido usurpados, emprenden una actividad sostenida para que su comunidad disfrute del bienestar y los beneficios que le corresponden por el simple hecho de ser humanos y de hacer parte de una sociedad democrática y moderna, y que sea eso razón para que les arrebaten la vida.

Ello, imaginar a estos mártires de la buena voluntad, se me ha facilitado por estos días gracias a la relectura de El olvido que seremos, el gran relato de Héctor Abad Faciolince que no ha sido fácil encasillar en un género determinado: ¿novela, biografía, memorias, testimonio, autobiografía intelectual? En efecto, la semblanza íntima que este libro nos ofrece del médico Héctor Abad Gómez –quien fue, desde que era estudiante de Medicina a mediados de los años 1940 hasta el mismo día de su asesinato en 1987, un firme activista del trabajo social y, luego, de los derechos humanos– permite conocer de cerca la sensibilidad, el ideal de vida, la magnanimidad, la abnegación y la valentía de esta clase de hombres y mujeres.

Desde luego, nadie es exactamente igual a otro, y con seguridad no todos los que han seguido su mismo camino han tenido ni tienen el mismo perfil intelectual y moral de Abad Gómez. Uno de los indiscutibles méritos de El olvido que seremos radica justamente en salvar para la memoria histórica de la sociedad (y no sólo la colombiana) este modo ejemplar de ser y de actuar en el mundo, esta personalidad fascinante que fue el médico y profesor oriundo de Jericó, Antioquia.

No puede uno menos de admirar su talante jovial y risueño, su mentalidad abierta y liberal, su agnosticismo, su “generosidad sin filtros”, su lucha por asegurar a toda la población el acceso al agua potable y a otros bienes básicos, su compasión por el sufrimiento humano y dos atributos más que, en particular, quiero resaltar: por un lado, su concepción social o preventiva de la medicina, que lo llevó a sacar su enseñanza de las aulas y a impartirla en los barrios pobres, en los pueblecitos atrasados, en el campo, en las cárceles; y por otro, su concepción de la educación de sus hijos, nada sujeta a la hegemonía de la educación formal y, por el contrario, abierta a la autodidaxia (“Y si no te puedo llevar, ese día no vas al colegio, y te quedas en la casa. Tampoco importa; te pones a leer, y aprendes más”, le dice un día a su hijo, el narrador del libro). 

Es natural, por ello, que el lector se conmueva al llegar a ese momento en que Abad Gómez, jubilado ya pero más empeñado que nunca en su lucha social –que combina con su dedicación “a cultivar rosas y amigos”–, es acribillado a balas por los miserables que, en este país, cuando no logran que sus ideas e intereses se impongan legalmente sobre otros, eligen la opción más fácil y bárbara: matar a sus contradictores. Los mismos miserables que impunemente siguen derramando la sangre de los líderes sociales en la actualidad.

 

 

Imagen de jesika.millano

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1