El titulo es:Palestra deportiva | El enano que ridiculizó todo
    ¿Quieres recibir notificaciones?
    Si
    No
    5/10 INGRESAR Explora tu perfil

    Tienes 5 artículos gratis restantes

    Regístrate a EL HERALDO y disfruta de contenido ilimitado y muchos beneficios.

  • SUSCRÍBETE

Últimas noticias

El tenista español Rafael Nadal junto al suizo Roger Federer.
10:07

El español se había quejado el lunes del sistema único que...

10:05

Así lo indica el informe Forensis de Medicina Legal. 5.713...

09:59

Las unidades habitacionales tienen 46,25 M2 en un área de...

Duván Zapata y James Rodríguez en el partido ante Paraguay de la Copa América.
09:56

La Selección Colombia disputará el partido de cuartos de...

Edder Farías y Luis ‘Cariaco’ González pasando del camerino a la cancha en la sede Adelita de Char.
09:46

Los dos jugadores venezolanos hicieron parte de la práctica...

09:29

“Como modelo mi siguiente objetivo es llegar a nueva york...

09:24

La comisionada Lucía González explicó que el objetivo...

Pedro Gabriel Padilla Aguirre, alias Popo.
09:21

La semana anterior la Policía alertó sobre su salida de la...

09:17

La Alcaldía Distrital explicó los establecimientos de venta...

El toletero Aaron Judge de los Yanquis de Nueva York.
09:03

Los ‘Mulos de Manhattan’ batieron el registro en la Gran...

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 años

Palestra deportiva | El enano que ridiculizó todo

En el béisbol de las Grandes Ligas, con todo el estilo y la magnanimidad que ese espectáculo se manda, hubo un hecho allá por los años 40 del siglo pasado que quiso ser de una originalidad indiscutible y terminó en un breve ensayo de enorme y aplastante ridiculez, que le costó al gran evento beisbolero una serie de ataques de parte de la opinión pública norteamericana.

Se trata del ensayo que un pequeño grupo de manejadores beisboleros quiso ejecutar para hacerse a unos pocos juegos por la originalidad de la medida, cuando se buscó y se logró unos cuantos seres humanos de poquísima altura física para aprovecharla en favor de los ejecutantes. Se buscó, repetimos, una serie de enanos que nunca han faltado en países de gran población.

Se les adoctrinó en el manejo ofensivo del béisbol relacionado con su pequeñísima estatura ¿Qué se buscaba con ellos? Hombre, sencillamente aprovechar su baja estatura para buscar en determinados momentos del juego del béisbol obtener una carrera forzada que resultaría decisiva para ganar un encuentro en el estado avanzado de la temporada.

Y manos a la obra: tres equipos contrataron a sendos enanos y los inscribieron en las Grandes Ligas como peloteros normales ¿Para qué? Para llamarlos en un juego avanzado (digamos un octavo o noveno inning y juego empatado) para que ese juego y ese enano, pudieran lograr una carrera forzada por las bases llenas que había en el juego y así fue como tres equipos -que ya por los años de ocurrencia del episodio no podemos dar los nombres- pusieron en ejecución la original pero cómica jugada.

En el juego de la referencia se llamó a bateo a un enano de 80 centímetros de alto, imposible que un pitcher americano de 1.80 de estatura para arriba pudiera meterle tres strikes al enano. Éste recibió tajantemente la orden de su mánager de no hacerle swing a ningún lanzamiento para provocar una carrera forzada.

El enano inclusive tuvo un bate recortado para él, lo cual de paso lo ayudó a creer que él podía batear un hit para ganar el juego, el pitcher le consultó a su mánager la situación y éste le pregunto si alguna vez había jugado sóftbol. “Bueno, lánzale como si estuvieras pitcheando en un juego de sóftbol”. El enano recibió dos bolas malas del pitcher, pero en la tercera ocasión -¡quien lo creyera!- se produjo un strike. El enano como que vio que lo podían ponchar y el próximo lanzamiento, vaya testarudez le metió el bate a la bola y saco una roleta al pitcher que provocó un doble play.

La jugada que provocó aquel desastre, derrumbando todas las intenciones de anotar una carrera decisiva, cayeron al suelo. El maldito enano parece que no entendió plenamente la jugada y la indignación de sus compañeros, bateando lo que no tenía que batear, casi provocó un linchamiento de sus compañeros.

El mánager ordenó que se le quitara el uniforme al enano en el mismo terreno de juego y se le sacará del estadio. Es así como finalizó un episodio que pudo haber tenido un resultado feliz pero cayó en la mayor ridiculez.

Imagen de sandra.carrillo
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

Estimado lector,

Lector de noticias
Acceso ilimitado
Rincón Juniorista
¿Ya tienes una cuenta?
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
Copa america Brasil 2019 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
Vea aquí todas las noticias de la selección Colombia