¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

De virus y desvaríos

Nadie sabe bien, pero al parecer el virus que se propaga por el mundo de manera desgarradora, saltó a los humanos en un lejano mercado de Oriente, o al menos esa fue la fábula que nos contaron. Muchos se resisten a creer la que consideran una patraña del imperialismo. Les resulta inaceptable que un estofado de pangolines pueda desencadenar semejante devastación. 

No falta quien sostiene que detrás de todo está la industria farmacéutica, en un siniestro intento por reactivar el lucrativo negocio de las vacunas. Sin embargo, dicen otros, por aquí lo único que se ha reactivado ha sido la venta de papel higiénico.

Los jerarcas de la Iglesia, a través de eucaristías virtuales, sostienen que este cataclismo a gran escala era tan previsible como necesario, para que de una buena vez la peste de los impíos vuelva sus ojos al Señor. Los pastores, así mismo, pontifican que el milagro de la cura está en el diezmo. Antes de caer fulminado en la nueva Aleta del Tiburón, un hincha furibundo aseguró que el virus era un invento para convertir los estadios de fútbol en hospitales de campaña y los moteles en unidades de cuidados intensivos. Los mandatarios de derecha, altamente preocupados por la salud económica de la patria, propalaron la especie según la cual la virulenta infección no era más que una inocua gripecilla, y que aun si no lo fuera, los veteranos del mundo debían inmolarse con orgullo por el bienestar financiero de Wall Street. Los líderes de izquierda, con su habitual devoción, acuñaron el término «gerontocidio», y acusaron al capitalismo salvaje de ser el responsable de una nueva y brutal matanza de inocentes, cuyo propósito consistía en reformar a las malas el sistema pensional.

Así, mientras los unos acusan a los otros —y los otros a los unos—, la pestilencia se toma nuestras calles, los corruptos nuestro presupuesto y los autócratas nuestra libertad. ¿Pero por qué en el Decamerón medieval los jóvenes se confinaron voluntariamente para huir de la peste y los viejos de hoy en día deben hacerlo por decreto? ¿Cómo fue que llegamos a este nuevo orden imaginado, como diría Harari? Algunos dicen que acudiendo al viejo y muy eficaz recurso de esparcir el miedo.  

Sea como fuere, cuando la prensa internacional comenzó a registrar en China los primeros casos de infectados, nadie pareció tomar en serio la noticia. En la víspera del Año de la Rata no hubo petardos ni fuegos artificiales para ahuyentar al terrible «Nian». Aun así, nadie pudo vislumbrar que pronto los cadáveres comenzarían a apilarse en fosas comunes, pistas de hielo y morgues improvisadas.

Hoy, mientras la Casa Blanca se encomienda al desinfectante y la Casa de Nariño a la virgen de Chiquinquirá, ni siquiera hay consenso en la comunidad científica acerca de la eficacia del confinamiento. Lo único cierto, en todo caso, es que el microscópico mutante ha cobrado a la fecha más de 350.000 vidas en el mundo, y en Colombia ha convertido a los médicos en villanos, liberado por las malas a los pillos y encarcelado a los abuelos dizque por su bien.

oaraujo@uninorte.edu.co

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Weildler Guerra C.

Ciudadano del mundo

La primera vez que vi a Manuel Zapata Olivella fue hacia 1980 cuando él desarrollaba investigaciones etnográficas en La Guajira. Hacer un compendio de su trayectoria vital y académica requeriría de varios tomos para plasmarla en toda su plenit

Leer
Roberto Zabarain

Keep great

La andanada mediática contra Trump hace recordar la satanización que en el plebiscito montaron aquí contra el NO, tal, que al encuestado le daba pena reconocerlo, y las encuestas, entonces, daban 70 -20 por el sí. Pasará igual en USA. Es que

Leer
Haroldo Martinez

Septuagésimo aniversario

El pasado 4 de octubre mi Facultad de Medicina en la Universidad del Cauca cumplió 70 años de refundada en el siglo XX, ya que tiene una historia en el siglo XIX en un período que va de 1835 a 1890, año en que debió cerrarse por las guerras,

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web