El titulo es:No revivir esta historia

Últimas noticias

Comisión séptima senado: senadores Gabriel Velasco y Álvaro Uribe del Centro Democrático; Nadia Blel, conservadora.
14:41

El proyecto, de la autoría del senador Álvaro Uribe, del...

El presidente Duque destaca la entrada en funcionamiento de la nueva sede del Sena.
13:30

El director general del Sena, Carlos Mario Estrada, aseguró...

Extranjero ahogado en cabañas de Buritaca.
13:24

El cadáver fue localizado en una empalizada de las Cabañas...

El alcalde de Malambo, Efraín Bello, durante el consejo de seguridad.
13:23

Destacó que por la rápida reacción de la fuerza...

13:18

También se presentó avance de otras instituciones que...

12:44

El subastador estima en 7.500 euros el precio de salida de...

Entrada de la Escuela de Policía Antonio Nariño, ubicada en el municipio de Soledad.
12:43

El joven que se prepara en la institución de Soledad fue...

El menor herido es atendido en la Clínica Campbell de la calle 30.
12:39

Los hechos ocurrieron a las 6:00 de la mañana de este...

El presidente Iván Dque en la apertura de la carrera 38.
12:35

Una apretada agenda cumple a esta hora el presidente de la...

Ministra de Transporte, junto al gerente de Transmetro Ricardo Restrepo.
11:59

Propuesta del Gobierno Nacional es que la vía pase por...

Columnas de opinión
Actualizado hace 5 meses

No revivir esta historia

En la columna que escribo para El Tiempo este domingo recordé, después de haberlo leído en el nuevo libro de Jorge Orlando Melo (Historia Mínima de Colombia, Turner y Colegio de México, 2018), que la propuesta de reforma agraria que ofrece Gustavo Petro es muy parecida a la que trató de llevar a cabo Carlos Lleras en 1966. En el mismo libro encontré que el proyecto de Iván Duque de crear un tribunal superior único para el cual todos los magistrados serian designados por el presidente y no por el Congreso es una idea que ya fue ensayada durante el gobierno de Gustavo Rojas Pinilla en 1954. Este general se apoyó en la Asamblea Nacional Constituyente (Anac) que había sido convocada en el gobierno de Laureano Gómez y Roberto Urdaneta para darle un toque de legitimidad a su gobierno. Esta asamblea nombró a varios diputados y entre ellos a más de 20 liberales “lentejos” que se posesionaron sin autorización de su partido. Posteriormente otros liberales, dice Melo en su libro, “le dieron su apoyo político y aceptaron en noviembre de 1954 el nombramiento, para responder a la renuncia de la Corte Suprema de Justicia, de una Corte Paritaria, en la cual estuvieron dirigentes liberales notables como Darío Echandía.” 

Melo anota que “nadie pareció incomodarse porque el nombramiento lo hiciera el presidente” y no el Congreso. Tampoco se opusieron “que la Corte fuera nombrada en adelante por el Presidente, para que no fuera nombrada con criterios políticos, como los que dominaban en el Congreso”, como lo propuso Rojas.

Corremos el riesgo de que Duque haga la reforma que desea hacer contando con el consenso de los partidos políticos que lo acompañan. En 1954 el consenso que existía entre los dos partidos tradicionales le sirvió a Rojas para nombrar una corte de bolsillo y para prorrogar por otros 4 años hasta 1958 su mandato presidencial. El partido comunista, que no participaba en este consenso fue declarado ilegal por esa asamblea casi al mismo tiempo. Preocupa entonces que Duque anuncie que va a hacer la reforma a la justicia “buscando que sea consensuada entre las fuerzas políticas y las altas cortes” porque dichas fuerzas políticas ya son suyas y quién sabe con qué presiones someterá a las altas cortes.  

Se necesita una reforma de la justicia porque impera la inseguridad jurídica y la venalidad y, quizás, sea necesario darle a la Corte Constitucional mayor jerarquía que a las demás para evitar choques de trenes y tutelas cruzadas, y para que haya un solo Tribunal Superior, pero sin concederle al Presidente la atribución de nombrar a todos sus miembros,  porque con ello se podrían sentar las bases para concentrar los tres poderes en uno solo, al estilo Maduro o Fujimori. 

Los liberales sueltos, los que militan en el centro y la izquierda deben ser conscientes de las consecuencias de su voto, tendrán que organizarse y estar alerta para defender a la democracia si se emprende una reforma “consensuada” que ponga en peligro las libertades civiles y concentre excesivamente el poder.   

 

Imagen de sandra.carrillo

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1