El Heraldo
Opinión

¿Exportar a Venezuela?

Un domingo de cada mes, salía de mi casa a las 6 AM, llegando a Caracas a las 9 PM, hora colombiana, 10 de la noche hora venezolana. Lunes y martes visitaba los clientes en la capital y sus alrededores, Los Teques,  Las Tejerías, La Victoria, Maracay, etc., el miércoles Valencia, ciudad industrial por excelencia, jueves Acarigua y Barquisimeto, y el viernes las refinerías Maraven, Pequiven y Corpoven en el complejo petrolero de Punto Fijo. Ya el sábado atendía los clientes de Maracaibo, para llegar rendido esa noche a mi casa en Quilla. ¡Tirando timón!

Por estos días el nuevo gobierno reanudó relaciones diplomáticas con Venezuela y está promoviendo también el reinicio de las relaciones comerciales con nuestro vecino país. Hasta hace más de 25 años tuve interesantes experiencias con Venezuela en varios campos, y aunque hoy las condiciones son totalmente opuestas, creo que relatar lo sucedido en ese entonces, en uno solo de esos frentes, puede orientar a quienes estén planeando aprovechar esta ocasión que se presenta más como una incógnita que como un reto.

Tan pronto el entonces presidente César Gaviria anunció su recordada Apertura Económica, aproveché lo que ya conocía de Venezuela y preparé un viaje por carretera. Mi propósito era el de investigar con la industria venezolana para conocer productos ideales para importar a Colombia. Visité las industrias más representativas de ese país, pero en ese análisis incluí también la siguiente pregunta: ¿Qué le interesaría que yo les ofreciera desde Colombia? La reiterada respuesta fue: Cajas de cartón corrugado para nuestros productos. Resulta que había solo dos empresas productoras: Venepal y Smurfit de Venezuela, y sus clientes no estaban conformes con esos proveedores. Si yo podía ofrecerles cajas de buena calidad, buenos precios y entregas oportunas, estarían dispuestos a combinar cajas venezolanas con colombianas. Así que había que conseguir un proveedor confiable, ojalá en Barranquilla, y no podría ser Cartón Colombia S.A., porque era de la misma filial extranjera que la venezolana. 

Diagonal al aeropuerto, en Soledad, funcionaba Empaques Industriales Colombianos, EIC, constaté que no exportaban sus productos. Para esa época, por los lados de San Andresito, en el centro y en diferentes puntos de la ciudad, se ofrecían productos venezolanos de contrabando, mantequilla Mavesa, aceite comestible Coposa, cerveza Polar, aceites lubricantes Maraven y Lagoven, y muchos más. Recogí cajas usadas y las llevé como muestras a EIC para que me las cotizaran en dólares, y con Transportes Sánchez Polo, averigüé los valores de fletes en tracto mula a Maracaibo, Barquisimeto, Valencia, Caracas, etc. Ya con valores en dólares y cajas de muestra producidas por EIC, visité esas industrias y la acogida fue inmediata. Excelente calidad y precios competitivos abrieron ese mercado que se mantuvo hasta que comenzaron las dificultades para cobrar.

Un domingo de cada mes, salía de mi casa a las 6 AM, llegando a Caracas a las 9 PM, hora colombiana, 10 de la noche hora venezolana. Lunes y martes visitaba los clientes en la capital y sus alrededores, Los Teques,  Las Tejerías, La Victoria, Maracay, etc., el miércoles Valencia, ciudad industrial por excelencia, jueves Acarigua y Barquisimeto, y el viernes las refinerías Maraven, Pequiven y Corpoven en el complejo petrolero de Punto Fijo. Ya el sábado atendía los clientes de Maracaibo, para llegar rendido esa noche a mi casa en Quilla. ¡Tirando timón!

Logramos un importante porcentaje de ese mercado, con un tráfico de tracto mulas que superaba a cualquier otro exportador. Fue una época dorada del comercio binacional, hasta que comenzaron los inconvenientes con los cobros porque el gobierno vecino no le facilitaba a los industriales las divisas para cumplir sus pagos.

Eso afectó una cartera muy abultada, que solo lograron solventar productores de origen extranjero, Cargil, Pepsi, Plum Rose, etc., y obligó a EIC a suspender exportaciones a Venezuela. Ahora habrá que vender de contado.

nicoreno@ambbio.com.co 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Hugo Illera Jiménez

Junior y los jugadores fantasmas

Es bien extraño lo que está pasando. Llegó la Navidad, los arbolitos y pesebres ya destellan con sus luces de colores, mañana será la Noche de las Velitas en homenaje a la Virgen Inmaculada, escucharemos las Cuatro Fiestas, extrañamente Juni

Leer
El Heraldo
Alfredo Sabbagh

Pasar de la fachada

Convocados por la Fundación Foro Costa Atlántica, el sábado 3 de diciembre un grupo de gestores culturales se reunió con la intención de compartir conceptos y propuestas sobre el sector, a la luz del estado de su desarrollo y la gestión de l

Leer
El Heraldo
Horacio Brieva

La importancia de la justicia penal

El  principal problema que afecta la operatividad del Sistema Penal Acusatorio en Colombia es la congestión. Pero en el Distrito Judicial de Barranquilla (que incluye a todo el Atlántico) la congestión es más agravada. Eso explica los mal

Leer
El Heraldo
Álvaro De la Espriella

Reparcheo y andenes

Este miércoles me permito entregarles a mis amables lectores una columna dedicada a temas locales que por cierto, muchos amigos de ellas, me solicitan permanentemente en las calles aun cuando son personas que desconocemos hasta ese instante. Porq

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.