El titulo es:Naipaul

Últimas noticias

Toma aérea de un tramo de la Segunda Circunvalar.
00:00

La propuesta fue realizada por el gobernador Verano.Mañana...

Kilómetro 19 de la vía Barranquilla-Ciénaga, uno de los puntos más críticos.
00:00

Gobernación del Magdalena ve con buenos ojos el proyecto...

Un trabajador ultima detalles de los andenes.
00:00

Invías y Distrito invirtieron $125 mil millones en la...

La Bancada Caribe en reciente reunión con la Superintendente de Servicios Públicos, Natasha Avendaño.
00:00

La Superinten-dencia de Servicios Públicos presentó a la...

‘Toto’ Rubio (centro) explica el ejercicio a los jugadores en la popular cancha de arena de Nueva Granada.
00:00

Este barrio, ubicado en la localidad Suroccidente de B/...

La toma al Palacio de Justicia, el 6 de noviembre de 1985, dejó 98 muertos entre ellos Nurys Gutiérrez.
00:00

Treinta y tres años han pasado desde que la familia...

Vista aérea de los cuerpos sin vida a causa del envenenamiento con zumo de uva mezclado con cianuro.
00:00

Ayer se cumplieron cuatro décadas del suicidio masivo más...

Jugadores de Titanes viajan hoy a San Andrés con la motivación de poder conseguir dos victorias en la isla.
00:00

El quinteto barranquillero viajará hoy a San Andrés para...

Joao Herrera.
00:00

El alcalde del municipio aseguró que han avanzado en...

Jorge Enrique Pizano en un evento de Triple A en Barranquilla, efectuado el 20 de noviembre de 2003. Allí daban a conocer  detalles del concurso de pesebres reciclados. Lo acompañan en la foto María Leticia Rueda, de Coolechera, y Yesenía Díaz, subgerente de comunicaciones de la época.
00:00

El testigo clave del escándalo Odebrecht vivió con su...

Columnas de opinión
Actualizado hace 3 meses

Naipaul

Una noche de comienzos del año 2000, mi amigo el escritor John Jairo Junieles, apareció en el apartamento que compartíamos en Lo Amador, ese barrio añejo y popular biografiado en los cuentos de Roberto Burgos Cantor, con un libro de segunda mano. –Léete esta vaina –me dijo con la teatralidad que lo caracteriza–. Se trataba de Un camino en el mundo del trinitario de origen indio, V.S. Naipaul. Unos meses después de aquella ‘presentación’, en La resistencia –su penúltimo libro–, Ernesto Sabato decía que el destino no se manifestaba en las cosas abstractas, sino que se presentaba en los signos e indicios aparentemente pueriles, anodinos, insignificantes. Decía, que “ni el amor, ni los encuentros verdaderos, ni siquiera los profundos desencuentros, son obra de casualidades sino que nos están misteriosamente reservados”. 

Quizá, si le creo a Sabato, el destino me tenía reservado a Naipaul. Para los tiempos en que John Jairo me lo ‘presentó’, yo andaba encandilado –nunca he dejado de estarlo– con la fascinante y compleja historia del Caribe y su infinita capacidad de desacralizar todo aquello que llega a sus dominios líquidos. Un camino en el mundo era una visión descarnada o quizá demasiado encarnada de la confluencia del imperio español y británico en el Caribe y la enmarañada presencia de africanos, indios y aventureros de todas las pelambres. Allí estaban la historia imperial y el presente confuso de un aspirante a escritor que quería domar sus demonios con la escritura. 

En Naipaul, encontraba mucho de ese Caribe purgatorial del que hablara Héctor Rojas Herazo, y debo confesar –con el perdón de la ortodoxia historiográfica–, que la mejor visión de la epopeya libertaria de Francisco de Miranda, la leí en las páginas de Un camino en el mundo. Esa misma noche, insomne, lo devoré. Después leería, con devoción de cofrade, Miguel Street, Una casa para Mr. Biswas, El curandero místico, La pérdida de El Dorado, En un estado libre, mientras V.S. Naipaul, luego de una larga espera, de acuerdo con los que desde hacía rato conocían su obra, ganaba el premio Nobel de literatura en el 2001. Yo en cambio, apenas me estaba enterando que lo merecía, y me sentía privilegiado de saber de su talento en la intimidad de mis lecturas, justo en el momento en que el mundo se lo reconocía de manera pública y oficial. 

Los escritores no tienen ni idea de todas las complicidades que patrocinan. Mientras leemos, vivimos nuestra propia vida vis a vis con la que ellos crean en sus libros. Cuando transcurre el tiempo el recuerdo de los mundos que crearon los autores que leíamos, nos sirven para evocar nuestro propio pasado. Para mi el escritor V.S. Naipaul siempre será un pequeño y caluroso apartamento en Lo Amador, John Jairo Junieles escuchando la canción El oso de Mauricio Birabent en medio de alcoholes baratos, las ganas indisciplinadas de escribir, la cofradía de amigos caprichosos, las escasez y la parranda y el nacimiento de mi hija Camila. 

Buen viaje, querido y aborrecible Vidia, que encuentres tu camino para otros mundos. Yo sigo transitando, a veces, el que tú dejaste. 

javierortizcass@yahoo.com

Imagen de cheyenn.lujan

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1