El titulo es:A mover al elefante

Últimas noticias

Los autores de esta investigación correlacionaron registros de observaciones de 1971 a 2017 de nueve indicadores.
00:41

En el Día de la Tierra, EL HERALDO habló con un...

Imagen de las clases brindadas en las instalaciones de esta casa editorial.
00:35

Las clases se dictarán en las instalaciones de EL HERALDO.

Turistas buscan el mejor ángulo para lograr una fotografía en la salina.
00:30

La restricción se debe al inicio del proceso de producción...

Para el artista, este álbum cuenta una historia a través de sus doce canciones.
00:30

El joven artista habla de cómo las letras pueden...

La soberana estuvo acompañada de su familia en un servicio religioso en la capilla de San Jorge.
00:30

Aunque la celebración oficial es el segundo sábado de junio...

00:30

La cifra de denuncias por hurto a personas subió un 31,61...

Trabajadora doméstica  hace labores en una cocina.
00:25

Según el informe del Banco de la República en la lista...

El vendaval destechó la vivienda de Sonia Martínez, ubicada en la calle 16 con carrera 10 en Palmar.
00:25

En Palmar de Varela fueron 34 las casas afectadas por las...

Galán y Lemus en un homenaje a Gaitán.
00:20

Un sector de la dirigencia local le apuesta a una alianza...

Aspecto del Congreso durante una de las sesiones donde se discutió el Plan Nacional de Desarrollo.
00:20

Esta semana será decisiva para la discusión de dos...

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 años

A mover al elefante

La democracia está en declive, y una de las razones es la ineficiencia del Estado para incluir y satisfacer las necesidades de quien supuestamente representa. Es común escuchar en las calles que el Estado es como un elefante blanco con artritis. Nos reímos y asumimos con folclor ese comentario, y aceptamos la situación porque pensamos que así debe ser en todos lados. ¿Pero no será que de pronto aquí es peor?

Más allá del tema de la corrupción, que parece ser un elemento común de las democracias modernas, me refiero a la ineficiencia del Estado en Colombia y de cómo este se convierte en parte del problema. Hoy en el país, todos los niveles del Estado son responsables de todo, y como me decía mi papá: “Cuando todos son responsables, nadie es responsable”. La ley de regiones que se encuentra debatiéndose en el Congreso es la oportunidad para debatir la eficiencia del Estado y definir responsabilidades claras.

No es criticar por criticar, es aceptar las debilidades y las fortalezas del sistema para iniciar una conversación que nos lleve a coordinarnos mejor. Desde el centro del poder existe una desconexión total con el ciudadano, porque el centro está lejos de las calles, lo que le resta la capacidad de escuchar. Desde el centro se generalizan los problemas y sus causas, lo que dificulta aterrizar esas soluciones a la problemática local. Desde el centro existe una distancia emocional que hace más difícil tener empatía con zonas desconocidas o buscar soluciones cuando los números no cuadran.

La ley de regiones busca modificar la forma en que se hacen estas cosas y demanda que el Estado escuche los problemas, entienda las soluciones y sienta empatía con quienes representa. Pero no es como dicen algunos, el primer paso hacia una independencia o, peor aún, un derroche innecesario de recursos. Una política de descentralización bien diseñada puede coordinar la capacidad técnica del nivel central con los conocimientos locales del nivel regional, e inclusive dividir las funciones de manera más efectiva y eficiente para que el Estado deje de ser ese elefante y pueda convertirse en un animal que recupere la confianza de sus ciudadanos.

Lo que está muy claro es que no podemos esperar que las cosas mejoren o cambien si seguimos haciendo lo mismo que hace 200 años. Debemos dejar a un lado las prevenciones y los paradigmas para poder avanzar hacia un Estado eficiente que genere desarrollo, y la descentralización administrativa es un requisito indispensable para lograr este objetivo.

La autonomía y el empoderamiento regional no son el capricho excepcional de unas élites por buscar la independencia o más recursos, es el grito desesperado de una sociedad que no se ve representada y que no encuentra un Estado que la escuche. Es la búsqueda constante del ser humano de hacerse responsable de su futuro. ¡Movamos el elefante!

Imagen de cheyenn.lujan

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1