El titulo es:Marranos

Últimas noticias

El alcalde Alejandro Char recorre los puestos que funcionan en el Malecón.
00:45

El alcalde de Barranquilla dice que medidas como las...

Hinestroza (izquierda) y Ruiz serán titulares ante el Tolima.
00:45

Después de disputar el título de la Superliga, Junior y...

Las cocineras preparan la tradicional arepa e' huevo de Luruaco.
00:40

Los comerciantes piden a la Policía revisar el Código....

Buque fondeado en uno de los muelles de la zona portuaria de Barranquilla.
00:40

Cormagdalena indicó que avanza, junto con la Financiera de...

Fachada del Hospital Universitario Cari E.S.E.
00:35

Iván González estará hoy en la institución hospitalaria....

El último cumpleaños de Brenda Pájaro junto a su hija Gisella y sus nietos.
00:30

‘Tu cumpleaños’ era el tema infaltable en este día para la...

00:30

“El Kaiser” de la industria de la moda falleció el martes a...

Fachada de la sede administrativa de la EPS Comfacor, ubicada en la capital de Córdoba.
00:30

Según Supersalud, las cifras desviadas, también para...

00:30

Informe de Fundesarrollo y la Cámara de Comercio destaca...

Jennifer Rodríguez dice estar más fuerte.
00:25

La boxeadora le aprendió a tomar amor al boxeo, es la...

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 años

Marranos

Un dicho popular dice que al cerdo no lo capan dos veces. Pero al marrano de la nación lo han capado varias veces. Lo que se viene ya el país lo conoce. Uribe ganó, a través de Iván Duque, otra vez. En realidad Uribe y el uribismo –que en pensamiento y práctica son la misma cosa– no ha perdido ninguna de las elecciones desde el año 2002. No se nos olvide que la segunda elección de Santos –despintado de Uribe– fue sumamente apretada y es imposible no admitir que algo de ventaja sacó de su condición de candidato-presidente. Es decir, si hilamos fino, el uribismo, desde que se creó, ha ganado todas sus citas en las urnas, incluyendo el plebiscito por la paz.

Antes Duque no existía. Quien diga que votó por él consciente de su trayectoria, miente tanto o más que quien afirme haber pronosticado la eliminación de Alemania en la primera fase del Mundial. Pero ahora que pase el evento futbolístico que paraliza al mundo y deba ponerse sobre su espalda, no una pelota, sino a toda la representación del clientelismo nacional y tenga que hacer malabares con los egos y las ambiciones de los políticos tradicionales, podremos medir su grado de fidelidad a su inventor. Por ahora no ha habido tiempo para muchos indicios; un discurso, el día de su elección, lleno de lugares comunes, sobre el fin del odio, Dios, el país de todos y etcétera y etcétera. 

Quizá lo más claro es que dijo que no iba a mandar embajador a Venezuela, un referente muy fuerte hablando de lealtades políticas. Recordemos que una de las primeras declaraciones de Santos, una vez elegido presidente –con el antecedente de que Uribe se había sacado chispas con el gobierno venezolano–, fue abrir las puertas al diálogo diplomático con este país. Evidentemente, la situación actual de Venezuela no es la misma que en los tiempos en los que Santos se posesionó, pero es muy sintomático para medir qué tanta distancia tomó uno y qué tanta pretende tomar el otro de Uribe. Sin embargo, el hecho que sin duda representa la más alta fidelidad a la sinfonía uribista, es el anuncio que hizo Duque de seguir con el modelo de los Consejos Comunitarios que implementó Álvaro Uribe. En ellos, con un lenguaje paternalista y bonachón, como el patrón que aparece los domingos en la hacienda a premiar a los buenos peones y castigar a los que se han portado mal, Uribe daba cátedras de gobierno.

Aquí el problema es que Duque no es Uribe pero no tiene otra opción sino ser o hacer lo que diga Uribe. Porque sin Uribe, no existe, y ese es el Sambenito que tiene que cargar como una penitencia que le impuso su inquisidor y mentor. Tratar de quitárselo de encima, como lo hizo Santos en su momento, tal vez es una alternativa, pero entonces, quedaría desnudo. El otro problema es que el éxito del capo depende de no dejar cabos sueltos. Tengan la absoluta seguridad de que cuando Uribe se decidió por Duque contempló todos los escenarios posibles, porque con él si se cumple el adagio: “Al marrano no lo capan dos veces”.

javierortizcass@yahoo.com

Imagen de jesika.millano

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1