El titulo es:Los inexistentes

Últimas noticias

Vista interna del colegio situado en el barrio Simón Bolívar.
12:50

Las menores, estudiantes de séptimo grado, salieron el...

12:30

Comisión Europea impuso 4.342 millones de euros de multa...

El alcalde Alejandro Char y la ex Miss Universo Paulina Vega.
12:11

El alcalde de Barranquilla, Alejandro Char, y la exmiss...

12:10

El departamento médico del Junior informó sobre la lesión...

Christian Krüger Sarmiento, director de Migración Colombia.
12:05

De los 870.093 ciudadanos venezolanos en el país, 251.471...

11:59

El alto tribunal negó de esta manera una tutela que...

Una ciudadana solicita el servicio de taxis en Barranquilla, donde circulan 17 mil de estos vehículos de servicio público, incluyendo el área metropolitana.
11:25

La medida permite realizar carreras entre Barranquilla,...

Geraint Thomas, ciclista británico.
11:10

El ciclista británico ganó la undécima etapa. Nairo...

Alejandro Char, alcalde de Barranquilla.
10:45

El evento se lleva a cabo en el Centro de ...

Cuco Valoy recibió el Congo de Oro del Pueblo de manos del secretario de Cultura, Juan José Jaramillo, y de la directora de Carnaval, Carla Celia.
10:41

El merenguero dominicano anticipó que en el show inaugural...

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 años

Los inexistentes

Comenzó la preparación del sancocho que nos darán a beber para las elecciones presidenciales de 2018. Se adoban los elementos que darán color, textura y sabor al platillo que devoramos –ajenos a que se trata de un manjar minuciosamente ideado y con propósitos concretos– cada vez que hay votaciones. A la fecha ya se cuece en la sopa el tema de los costeños acusados de corruptos, material que fue arrojado previamente al agua hirviendo para hacer el caldo básico. Poco a poco espumarán a fuego lento las disputas religiosas, la ideología de género, el matrimonio homosexual y la inseguridad, ingredientes que tendrán que despertar la gula que es necesaria para que el pueblo se zampe el sancocho de un jalón, es decir, que trague entero. Para entonces, esa ingesta desmedida de odio, polarización e incertidumbre, por poco nos habrá llevado al limbo de la inconsciencia; estaremos bajo efectos de esa especie de burundanga preelectoral que hace perder la voluntad y nubla el juicio, un estado de aturdimiento en el que somos semejantes a borregos a merced de las maquinarias electorales. Y, comoquiera que el acuerdo de paz firmado entre el Gobierno y la guerrilla ha conseguido que combatir a las Farc –la sustancia del sancocho que hemos estado apurando por más de cincuenta años– no pueda ser más un tema de campaña, hay que tirar a la olla los escándalos de corrupción, el escenario perfecto de confusión en que cada cuatro años se elige al presidente de Colombia.    

En efecto, la corrupción que crecía soterradamente mientras el país era movido a creer que la madre de los males eran los movimientos guerrilleros, hoy en día sale a la luz como si fuera una novedad, haciendo parte del libreto con que se juega el futuro de los corruptos tradicionales y su combo de aprendices. Se multiplican las denuncias en torno a los casos de Reficar, Odebrecht o los desfalcos de La Guajira; se acusan unos a otros en estas épocas de campaña. Se examinan contratos y contratistas, “los corruptos buenos y los corruptos malos”, según señalara un conocedor del gremio en 2011 a la revista Semana, separándolos entre los que lavan activos, pero hacen obras, y los que piden anticipos y no las acaban. “Es decir, los malos, que son los que mueven plata del narcotráfico, son los buenos en el fondo”. 

Es el sancocho que el pueblo se bebe raudo, sazonado por una estirpe de bribones que podría presumirse que encabezan los políticos con su ambición desaforada. Pero la cosa no es tan cierta. En el país, como sucede en el mundo, los funcionarios públicos son títeres de un poder aún más perverso: los inexistentes. Los intocables. Los innombrables industriales y banqueros que gobiernan al Gobierno, evaden impuestos, lavan activos, y, cada vez que hay elecciones, se inventan una receta de sancocho embrutecedor. Una burundanga electoral que, usted lector, decide si se toma nuevamente. 

berthicaramos@gmail.com

Imagen de said.sarquis

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1