El titulo es:Las niñas perdidas

Últimas noticias

En el salón Luis Rodríguez Valera de la Gobernación del Cesar, el ministro de Agricultura, Andrés Valencia, lideró una reunión con ganaderos y autoridades.
00:00

Ganaderos y autoridades evaluaron avances de medidas contra...

00:00

Mientras los parlamentarios lanzaban críticas al Ejecutivo...

00:00

En una ceremonia en Las Vegas previa a la entrega de los...

00:00

Arrancó en las Comisiones Económicas Conjuntas el primer...

Operarios de la empresa durante sus labores.
00:00

Se requieren con urgencia recursos del Conpes: Verano.

Los Titanes de Barranquilla celebran su clasificación a la final luego de vencer anoche a Fastbreak de Cali.
23:09

El quinteto barranquillero derrotó la noche de este...

El director de EL HERALDO, Marco Schwartz, y el escritor Darío Vargas durante la presentación de la obra “Seis imposibles” en La Cueva.
22:29

El autor lanzó esta noche su primera obra literaria en...

El periodista de CNN Jim Acosta sale este miércoles del tribunal de Washington.
22:23

Jim Acosta acudió este miércoles a la audiencia ante el...

22:10

Los equipos de rescate realizaron labores de rastrillo en...

Andrés Felipe Arias, exministro de Agricultura.
22:02

Para el abogado penalista Víctor Mosquera con la decisión...

Columnas de opinión
Actualizado hace 3 meses

Las niñas perdidas

La primera vez que vi el rostro de Karina fue en un cartel que estaba pegado en un poste frente a la Universidad de Cartagena. Estuve largo tiempo viendo su imagen dibujada con tinta negra borrosa. Me grabé su cara hasta el punto de sentir que la conocía, de imaginar su manera de hablar y de sonreír. Esta obsesión por las niñas y mujeres desaparecidas me empezó mucho antes, mucho antes de la desaparición de Karina. Fue quizá hace más de veinte años cuando estaba frente al televisor viendo uno de esos programas regulares de uno de los canales privados de la televisión nacional. Entrevistaban a una mujer a la que le habían robado a su niña. Había desaparecido de su calle, de la calle donde estaba su casa, de su propia cuadra, cuando jugaba con unos niños vecinos. Nunca más la volvió a ver y al momento del programa habían pasado varios años, cinco o seis, quizá. 

Mucho tiempo después de la desaparición de su hija, contaba la desconsolada señora, recibió una llamada. Sonó el teléfono de la casa y ella, desprevenida, contestó. La voz del otro lado de la bocina le pedía ayuda. “Ven a buscarme, mamá”, le dijo. “¿Dónde estás?”, preguntó la angustiada madre. “En una finca, no sé dónde, hay hombres armados…” y la llamada se cortó. Contaba la señora que esperó por meses –que se convirtieron en años– nuevamente la llamada de su hija, pero eso nunca pasó. Me atrevería a decir que es una de las historias más crueles que he escuchado. El relato permitía comprender la dimensión de la tragedia.

La Semana Santa de 2016, cuando desapareció Seiry Palencia de Maicao, volví a pensar en la mujer del programa de televisión. Seiry tenía 11 años y también la desaparecieron de su vecindario. Han pasado dos años y de Seiry tampoco se sabe nada.

Cinco años después de la desaparición de Karina, conocí a su familia. Si van a la casa de una desaparecida, se darán cuenta de que por mucho que se acomoden los muebles, crezcan los niños y pinten las paredes, siempre serán familias marcadas por la ausencia, por la incertidumbre y la esperanza. Esa esperanza que duele, que aparece con las fantasías de reencuentro en los sueños, que ata cabos todo el tiempo, que busca a su desaparecida en todas las ingenuas señales del universo.

Me contaron que pocos días después de la desaparición de Karina recibieron una llamada que los condujo hasta uno de los bares del sector Bomba del Amparo, en Cartagena. El mismo sector donde la Fiscalía acaba de vincular a algunos establecimientos a una poderosa red de trata de mujeres. Quizá no sea una coincidencia. En aquel momento, cuando la familia se dirigió hasta el lugar, encontraron a un vendedor de café que aseguró haberla visto salir con un hombre mayor. Según aquel testigo, parecía enajenada, como bajo efectos de alguna sustancia. 

Karina Cabarcas salió de su casa el 20 de junio de 2011, hace 7 años. Tenía 19 años, hoy, en algún lugar, debe tener 26.

@ayolaclaudia
ayolaclaudia1@gmail.com

Imagen de jesika.millano

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1