El titulo es:Las metáforas de la corrupción

Últimas noticias

11:26

La institución armada ofrece hasta $50 millones por...

Pizarro saludando a sus excompañeros del Bayern en medio de un partido.
11:04

El partido se disputará este miércoles a partir de las 1:45...

Familiares de algunas de las víctimas encienden velas en Lahore honor de las víctimas de los atentados terroristas en Sri Lanka.
10:59

Los dos ataques suicidas en hoteles de lujo e iglesias...

10:42

En la columna de hoy, Amrop Top Management quiere que...

Familiares de las víctimas a su llegada a Medicina Legal.
10:26

Los sepelios de Fabio Navarro y su esposa Candy Maestre y...

El exjugador y entrenador Julio César Toresani.
10:09

Según informaron fuentes policiales citadas por la agencia...

10:08

El siniestro se presentó en la carretera norte de La Paz,...

Notre Dame.
09:54

El debate sobre cómo hay que reconstruir la aguja de la...

El tenista serbio Novak Djokovic.
09:39

El serbio, eliminado en cuartos de final de la primera cita...

09:13

Las labores serán retomadas este lunes después de mediodía.

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 años

Las metáforas de la corrupción

Esta columna se escribe los viernes, así que desconozco el resultado de la Consulta. Sin embargo, así se hayan logrado los doce millones de votos el ejercicio fue en parte un fracaso, en cuanto se perdió la oportunidad de adelantar un debate serio sobre la corrupción: los colombianos ni siquiera sabemos exactamente de qué hablamos cuando hablamos de corrupción. Cada quien tiene su propia idea al respecto.

Dijo esta semana Angélica Lozano, a quien aprecio y respeto: “El problema ético es individual, es de cada ser humano y una ley no lo puede modificar. Pero con la ley sí se pueden hacer ajustes institucionales sobre la contratación, los salarios de los congresistas y las rendiciones de cuentas”. Las leyes ayudan, es claro, pero de nada sirven si  sabemos que tan pronto se decretan se les encuentra la trampa. Hay que taladrar más en lo profundo: es cierto que el trabajo de los congresistas son las leyes, pero si de veras queremos cambios sociales hay que generar debates que ayuden en la pedagogía y creen conciencia.  

Una consulta no es un debate. Desafortunadamente, por el afán de ser contados los políticos todo lo politizan, esto es: lo convierten en un asunto de votos y de negociaciones de poder. ¡Urge despolitizar este país! Los problemas no son un mero asunto de contestar sí o no. De hecho, cuando enfrentamos un dilema ético solemos reaccionar diferente a la ética que creemos tener. Así está sustentado en investigaciones sólidamente argumentadas, como la de Bazerman, la de Bistrong o la de Morrison, por mencionar solo tres.

En El crisantemo y la espada, Benedict contrapone la cultura de la vergüenza japonesa a la cultura de la culpa judeocristiana. En aquella, la gente a veces siente que hace cosas malas; en ésta, la exclusión social hace sentir a la gente que es mala. En Colombia ni siquiera hay sanción social para el corrupto. Incluso, muchos pagan cárcel y al salir siguen ladroneando porque se hacen a la falsa ilusión de que es un crimen sin víctimas.

La discusión se hace más importante y compleja porque el problema maneja un lenguaje que impide llamar las cosas por su nombre. Se habla, por ejemplo, de “comisión” cuando lo que hay es un soborno. Se habla de lobby como algo normal, cuando es un soborno. Este lobby se da de muchas formas: intermediando pagos entre los “grupos de interés”, otra metáfora, y los políticos; o entre estos y las empresas; o haciendo campaña a favor de una “causa” o de una persona: un candidato a equis cargo, por ejemplo; o pagando “estudios” a científicos que confirmen lo que un político necesita que digan. En fin. Unas veces media una coima; otras, un favor del que se deriva un beneficio.

Buscando evadir el tema penal, el lenguaje distorsiona la realidad con términos como “costos de venta”, “costos de promoción” o “decisiones gerenciales”. Psicológicamente esto genera un efecto secundario: los involucrados, es decir los corruptos, se convencen a sí mismos de esas palabras. Le dicen a su consciencia: “No estoy robando al Estado, ni tampoco hago parte del engranaje de la mafia de la corrupción. Tan solo hago lobby”. El autoengaño, ese otro rasgo nacional.

PD. Así funciona la "meritocracia" en Colombia (y el discurso en “contra” de los corruptos): a quien destituyen por corrupción lo premian con la Embajada ante la OEA. 

@sanchezbaute

Imagen de jesika.millano

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1
Compra combo home cut WAHL a precio de locura con EL HERALDO