El titulo es:La tal dosis mínima…

Últimas noticias

Adriana Noreña, vicepresidenta de Google para Hispanoamérica durante el evento de ‘ThinkSearch’.
01:06

Tras dos décadas de operación, el gigante del internet, que...

Fachada del Centro Regional de Víctimas, ubicado en el corregimiento de Juan Mina.
00:20

Obras complementarias retrasaron la entrega de la sede, que...

Más de 15 impactos de bala recibió el vehículo en el que se movilizaban Chávez Padua y Mendoza Mendoza.
00:20

El jefe de la Mebar y el alcalde Char dejaron entrever,...

La escritora Marvel Moreno (Barranquilla, 1939 - París, 1995).
00:15

Plinio Apuleyo Mendoza, exesposo de la escritora...

00:10

Joven denunció discriminación debido a que no la dejaron...

Un campesino realiza labores de inspección de cultivo en Manatí
00:05

Campesinos del sur del departamento, en carta enviada al...

Aspecto de las viviendas del proyecto habitacional ‘Candelaria Real I’ que aún no han sido entregadas.
00:05

Personas del municipio denunciaron que habrían “colados” en...

La poeta y novelista colombiana Piedad Bonnett.
00:01

La escritora conversó sobre el duelo.

El colombiano Eléider Álvarez estuvo en Cartagena en una charla con niños.
00:00

El boxeador colombiano, campeón de los semipesados, se...

Iván Rivas (d) y Castañeda (i) no han tenido acción.
00:00

Poco o nada le han aportado al equipo en lo que va del...

Columnas de opinión
Actualizado hace 5 meses

La tal dosis mínima…

Los narcos colombianos se iniciaron en la exportación de la cocaína aprovechando la ventaja comparativa logística y cierta atávica habilidad comercial; incursionaron luego en el  procesamiento industrial y avanzaron con la agricultura hasta completar la integración vertical del negocio, como cualquier multinacional que se respete. En los últimos años hubo incentivos a los cultivadores resultantes en 100 mil hectáreas adicionales plantadas haciendo escalar la molestia del gobierno de EEUU. En alguna asamblea de bandas criminales se había anticipado la estrategia de fortalecer el mercado interno, para mitigar el efecto tenaza de sobreproducción y “obstáculos para arancelarios” a la exportación. Dentro del nuevo modelo de negocio se implementó primero una fuerte campaña de marketing basada en muestras gratis para conquistar jóvenes en colegios y universidades, seguida de la distribución y venta al detal o ‘narcomenudeo’. Y en una última evolución, como lo muestra “La cocina que descubrieron en la Ciudadela de Paz” en Barranquilla (EL HERALDO, 27 de marzo) se está desplazando parte de la capacidad de procesamiento de la selva a las ciudades.

La semana pasada, los alcaldes de las 32 ciudades capitales de Colombia, agobiados por la violencia local, hicieron un llamado a “una discusión seria y profunda” sobre los puntos críticos que obstaculizan la captura de los que se dedican al ‘narcomenudeo’. Reclaman que la operatividad de las autoridades se ve diezmada por las libertades excusadas en el argumento de la dosis mínima. Hay que señalar que esas ciudades albergan el 70% de los habitantes y aportan el 80% de la economía del país. Y recordar que esos mandatarios fueron elegidos democráticamente. Su frustración radica en que la dosis mínima, establecida para proteger derechos de los consumidores, es una ficción en el marco de la jurisprudencia actual. Según esta, cuando se detiene a alguien con una cantidad que excede con mucho dicha dosis, es necesario demostrar que la intención del poseedor era vender el producto para poderlo judicializar. Los alcaldes, cuya representatividad es indudable, consideran eso una trágica ingenuidad, porque la principal causa de homicidios en la Colombia urbana de hoy es la disputa entre bandas dedicadas al microtráfico. Y si acaso hay una constante en la historia del país es la incapacidad del Estado para dirimir disputas entre facciones locales violentas, sean estas partidistas, subversivas o delincuenciales. En palabras del propio Fiscal General de la Nación “si se captura al malandrín de la droga con 20 papeletas dice que son las de su consumo de la semana, si son 40, dice que son las de la quincena, si son 80 dice que son las del mes”. En la práctica la tal dosis mínima no existe. Quedó convertida en una mampara para la exitosa gestión del nuevo modelo de negocio del narcotráfico, motor de la ya larga oleada de violencia y corrupción que no deja de azotar el país.

rsilver2@aol.com

Imagen de jesika.millano

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1