El titulo es:La plata pública de los pilos privados

Últimas noticias

El ministro español de Educación, Cultura y Deportes y portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, durante una rueda de prensa sobre la situación en Cataluña.
06:44

El gobierno español está negociando con los socialistas la...

06:27

El mandatario anunció que el gobierno enfrentará con “toda...

El presidente de Acoset, Miguel Pérez García, interviene en el congreso del gremio.
02:36

Atlántico es el cuarto departamento del país con mayor...

El defensa central del Junior, Jhonatan Ávila, luchando el balón con Caicedo.
02:35

Julio Avelino Comesaña, técnico del Junior, mantiene la...

Presentación del telefilme restaurado en la Cinemateca del Caribe sede Boston.
02:31

La idea original de Gabriel García Márquez, escrita y...

Un grupo de pilotos de Avianca, en una de las protestas realizadas en Bogotá.
02:12

Miembros del sindicato de Acdac ratifican que no levantarán...

Así funcionaba la organización delincuencial ‘los Discretos’, que se dedicaba al fleteo.
01:54

Policía y Fiscalía informaron que a la banda ‘los Discretos...

En el Polideportivo de Malambo las brisas desprendieron el techo del corredor.
01:35

Durante la emergencia, decenas de deportistas entrenaban en...

Autoridades visitan a la comunidad de Morroa.
01:17

Subirector de la FAO para AL destacó las ganas de progreso...

Jarlan Barrera celebrando en el Atanasio Girardot.
01:02

El samario volvió a marcar un gol clave en este escenario....

Columnas de opinión
Actualizado hace 7 dias

La plata pública de los pilos privados

X

Te leo

Es un servicio exclusivo para usuarios registrados en nuestro portal.Te invitamos a crear una cuenta. Si ya la tienes, por favor inicia sesión para comenzar a usar este servicio.
Iniciar sesión

Que miles de muchachos de bajos recursos, pero con charreteras académicas, accedan a la educación superior por cuenta de recursos públicos es un programa que nadie discute, como lo es Ser Pilo Paga (SPP). El programa tiene un nombre sonoro y pegajoso. Es atractivo para los ‘pelaos’ que tienen sueños y han demostrado sus cualidades con las mejores notas en las pruebas de Estado. Es una forma de darle equidad a un sector clave para el progreso y desarrollo de un país como es la juventud.  

Pero es inexplicable cómo la plata pública, que auspicia el SPP, es destinada solo a universidades privadas para que muchachos de estratos 1 y 2 estudien en instituciones a las que no podrían ingresar por sus propios medios económicos. Si bien es un estímulo educativo, también parece un impulso al arribismo, porque descarta la educación pública, que es la de la nación, para darle cabida a la privada. Las cifras son bien dicientes: en 2015, 98% de los recursos fueron directos a las privadas. En los dos últimos años el gobierno hizo “un equilibrado ajuste” y fue de 85%.

Con este método el gobierno trata con desdén a las universidades estatales. Como si el premio apetecido para los buenos estudiantes del bachillerato no pudiese ser el de las instituciones a las que el Estado está en la obligación de proteger. ¿Son mejores las privadas que las públicas? ¿Y la Nacional, la del Valle, la de Antioquia, la del Magdalena, la de Cartagena y la del Atlántico? Esta última es la que más alberga población estudiantil en la Costa Caribe. Son 22 mil, y de esa alma mater han egresado en más de 70 años miles de profesionales de gran nivel que se destacan en el mercado laboral sin los beneficios y relaciones públicas que ofrecen otras instituciones. A puro pulso.

Ahora el gobierno pretende convertir el programa SPP en una política de Estado. Y esto no suena mal. Lo que suena mal es que más de $800.000 millones transferidos por esta oferta académica lleguen solo a las tesorerías de universidades privadas. Mientras tanto crece el saldo en rojo de las públicas. Suena absurdo, pero una política educativa de beneficio social se ha vuelto un asunto de debate. Por eso están marchando miles de estudiantes y docentes, como los que participaron en la marcha de la Uniatlántico.

Si tanta plata del bonito programa Ser Pilo Paga hubiese sido destinada a la universidad pública para su mejoramiento en investigación e innovación, más muchachos de esos sectores 1 y 2 de Sisbén podrían tener mejor futuro. Nadie discute que hay buenas universidades privadas, pero el dinero de lo público debe tener una destinación más social en ese sentido. Que no se vuelva un problema lo que sonaba muy bueno. Ahora se oye un estribillo estudiantil, de esos que riman: “Ser pilo no paga si la pública se acaba”.

mendietahumberto@gmail.com

Imagen de cheyenn.lujan

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
Continuar al sitio

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
Ya soy suscriptor web