El titulo es:La insultomanía

Últimas noticias

08:29

La jefa de gobierno logró el miércoles un proyecto de...

08:10

El hecho ocurrió la noche de este viernes, en la vía...

07:37

Según el Washington Post, con el que colaboraba ...

El príncipe heredero de la corona saudita, Mohammed bin Salman.
07:27

De acuerdo con el Washington Post, la agencia de...

Un joven transita frente a una de las sedes de Electricaribe en el norte de la ciudad.
00:20

La Superintendencia de Servicios señala que la prórroga...

María Poulisse recibe la medalla Barrancas de San Nicolás, de parte del concejal Juan Carlos Zamora.
00:05

Directora recibió medalla Barrancas de San Nicolás....

Foto referencia.
00:01

El último contacto con el submarino ocurrió el 15 de...

Migrantes de varios países intentan atravesar la frontera de Estados Unidos con México.
00:00

En las redes sociales rechazan a los  centroamericanos.

Comercio en Barranquilla.
00:00

En Barranquilla, el ICC se situó en 2,4% para octubre.

Grupo de galardonados en la novena edición del Premio Mérito Empresarial de la Unisimón.
00:00

Fueron reconocidos por el Premio Mérito Empresarial.

Columnas de opinión
Actualizado hace 2 años

La insultomanía

Temas tan trascendentales como lo son el plebiscito y la educación deberían estar sujetos a debates profundos y rigurosos, pero se ven opacados por el cruce de insultos en la arena política. Por eso me lamento de que cada día nos hundimos más en el agujero negro de la polarización dentro de nuestra sociedad, donde diferentes  bandos satanizan a la contraparte sin ningún interés por encontrar un punto medio. Vemos entonces al expresidente Gaviria acusando al Centro Democrático de usar “prácticas fascistas”; al expresidente Uribe acusando al presidente Santos de castrochavista, aliado del terrorismo y un sinfín de exageraciones; a la ministra Parody tildando al procurador de mentiroso, y al procurador devolviéndole la misma ofensa. 

No me interesa discutir si estos insultos son justificados o no, ni quién tiene la razón. Lo que es digno de resaltar aquí es el uso desproporcionado de ofensas e improperios donde se deberían estar dando debates del más alto nivel. Los desacuerdos son naturales en una democracia y se deberían reconocer como tal, pero eso no es lo que estamos viendo en la Colombia política. Por lo contrario, se recurre a insultos y acusaciones sin fundamento para deslegitimar a la contraparte, relegando el respeto, la tolerancia, y el debate moderado a un segundo plano.

Decía Winston Churchill que “la democracia es la necesidad de inclinarse de cuando en cuando ante la opinión de los demás”. Lo bello – y frustrante– de la democracia es ese proceso permanente de discusión y debate en el que estamos obligados a considerar la opinión de los demás, ponernos en su posición y tratar de balancear los diferentes puntos de vista para, conjuntamente, lograr objetivos. Y si verdaderamente queremos convencer a los demás de que nuestro punto de vista es el correcto, debe ser a través de debates y argumentos contundentes. Sí, es un sistema imperfecto, pero es lo mejor que tenemos. El mismo Churchill describió la democracia como “la peor forma de gobierno, excepto por todas las otras formas que se han intentado en su momento.” 

Es por eso que la degradación de los discursos políticos –aquello que estamos viviendo en Colombia ahora mismo– es preocupante. Las implicaciones de la terquedad y de la soberbia de nuestros dirigentes son profundas, pues desatan una reacción en cadena; el constante flujo de insultos e improperios aumenta considerablemente la polarización dentro de nuestra sociedad. Una polarización así de profunda obstaculiza la posibilidad de llegar a algún tipo de acuerdo, pacto o consenso. La falta de consenso dificulta la implementación de políticas públicas efectivas y la falta de efectividad en las políticas mina la confianza ciudadana en sus dirigentes y, más ampliamente, en la democracia. Es así como se le abren las puertas a los totalitarios y a los intolerantes, como le ha pasado a Estados Unidos con Trump.

Y esto no es un asunto de poca monta. No es coherente que, al mismo tiempo que la sociedad clama por la paz, los políticos que elegimos se la pasen en una confrontación permanente. En un momento tan trascendental como lo es el plebiscito, hagamos un llamado al respeto y a la tolerancia, pero más importantemente, a la bacanería, definida como “un actuar elegante, ético y decente”. Una paz duradera no se construye solamente en el monte y en los rincones alejados del país. ¡Sí a la paz en los pasillos del Congreso y en el Palacio de Nariño!

juanfelipecelia@gmail.com

Imagen de Anónimo

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1