El titulo es:La huelga de los ‘aviones’

Últimas noticias

Escritores que harán parte de Libraq 2018.
00:09

Además de una docena de autores extranjeros, la I Feria...

James en la práctica de ayer del Bayern Munich.
00:07

Ahora solo le reclama 4 millones de euros al volante...

Ayer se jugó el primer partido del campeonato entre los Marlins de San Andrés y Efodiscov Coveña.
00:06

Ayer empezó en el estadio Édgar Rentería la Copa de...

“Hay que darle vuelta, hay que salir a buscar el partido”: Sebastián Viera.
00:05

Golpeado por los malos arbitrajes, Junior recibe hoy la...

Aspecto de una de las diligencias de los políticos.
00:05

Audiencia continuó en la sala 13 del Centro de Servicios....

El ciclista Nelson Soto.
00:05

La elección se hizo a través de una convocatoria.

Collar Malibú de 800 años de antigüedad elaborado en concha marina.
00:02

El Museo Arqueológico de los Pueblos Karib de la...

Parte del elenco, escritores y productores de ‘Juego de tronos’ cuando recibían uno de los galardones.
00:00

La serie se quedó con nueve estatuillas, incluida la de...

Falcao cae en medio de la lucha por la pelota en el partido Mónaco-Atlético.
00:00

El Mónaco pegó primero con una jugada que inició el samario...

Fred Ocasio, mánager de los Caimanes.
00:00

El roster del equipo barranquillero está definido en un 95...

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 años

La huelga de los ‘aviones’

Nadie puede negar la capacidad que tiene la Asociación Colombiana de Aviadores Civiles (Acdac) de hacerle daño al país. Esto lo ha demostrado con el paro que inició hace poco más de un mes con parte de los pilotos de Avianca y que les ha ocasionado a los colombianos perjuicios enormes. Los damnificados más obvios son los pasajeros. Cerca de 400.000 no pudieron viajar en los más de 8.000 vuelos cancelados hasta ahora, además de los que no viajaron o tuvieron que pagar precios exorbitantes ante la reducción de la oferta. 

Por el otro lado están las consecuencias económicas para los hoteles y el turismo, así como las sufridas por las demás empresas industriales y comerciales, que han visto afectado el curso normal de sus negocios al restringirse los desplazamientos de sus funcionarios y aun de sus mercancías. Hay ya estimado que el costo para el país en lo que va corrido del paro excede el medio billón de pesos.

Como primer responsable de esta situación surge claramente el Estado. Lejos de propiciar la competencia en el servicio aéreo, por muchos años y a través de distintos gobiernos ha sostenido políticas que han conducido a mantener la concentración del mercado en poder de Avianca. Particularmente, importante entre ellas ha sido la de asignación de rutas, que, en general, no han sido propicias para desarrollar la competencia en las más rentables. Por eso, en 2016 Avianca movilizó casi el 60% del mercado doméstico en pasajeros, más del triple de la participación de la siguiente aerolínea.

La vulnerabilidad del país ante cualquier problema que afecte a Avianca es evidente y explica en buena medida el daño ocasionado por este paro. Es obvio que disminuirla debiera ser objetivo fundamental de cualquier política de transporte aéreo futura. En Estados Unidos, país que se considera de alta concentración en el mercado aéreo, la aerolínea más grande tiene el 21% del mercado.

Los dirigentes de Acdac emergen como los otros grandes responsables de este daño. Independientemente de la validez de sus reclamos, el modo de sacar adelante sus aspiraciones no era este. Las huelgas son un mecanismo de presión aceptado en las negociaciones sindicales, pero deben afectar solamente a los interesados, es decir el sindicato y la empresa, y no a terceros, como ha sucedido de forma tan grave en este caso. Y es absurdo que se pretenda ignorar el fallo de ilegalidad de esta huelga alegando que el servicio no es esencial, a pesar de que no solo así ha sido definido por las normas y las cortes colombianas, sino que la misma magnitud del daño causado lo demuestra. 

Además de los pasajeros y la economía, el otro gran damnificado ha sido el movimiento sindical. No les queda fácil a los colombianos solidarizarse con la huelga de un sindicato conformado por trabajadores cuyos ingresos pueden ser 20, 30 y hasta más de 40 veces el salario mínimo, y menos cuando les ocasiona daño. Y cuando ese sindicato prefiere paralizar al tráfico aéreo del país a someterse a un tribunal de arbitramento, la sensación que trasmite es que no tiene un deseo sincero de llegar a un acuerdo. Es hora de que recuperen la cordura y abandonen una estrategia de negociación que parece más propia del dictador de Corea del Norte que de un sindicato moderno. Sus directivos no pueden parecer más aviones que aviadores.

Imagen de sandra.carrillo

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1