El titulo es:La espalda de Juan

Últimas noticias

De acuerdo la unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía, los desmovilizados de las AUC han anunciado la confesión de más de once mil homicidios.
00:23

De los 2.378 postulados activos, 83% pertenecen a las...

Niños piloneritos, danza tradicional de las fiestas vallenatas.
00:20

Los niños y niñas prendieron este domingo el Festival de la...

Fachada del Hospital Nelson Restrepo de Guayabal, Tolima.
00:15

Teniendo en cuenta las características de este caso, las...

Dorian Almarino, uno de los capturados por la Policía.
00:06

Las personas capturadas por la comisión de diferentes...

Rafael Nadal tras victoria del Masters 1000
00:04

Tras recoger el trofeo de campeón, el balear recordó su...

Calle 84A con carrera 21C, lugar donde sucedió el homicidio.
00:04

El homicidio ocurrió ayer en la mañana en el...

Deivis Valencia Contreras, subintendente.
00:02

Por el mismo hecho ya hay otro policía asegurado.

00:00

Esta es la segunda vez en en la que el colombiano pierde la...

Columnas de opinión
23 Marzo 2017

La espalda de Juan

Según investigaciones de la Universidad de Texas, publicadas por la revista Evolution and Human Behavior, la atracción de los varones por la espalda femenina obedece a “un grado óptimo de curvatura lumbar” relacionado con la capacidad para sobrellevar numerosos embarazos que, desde la prehistoria, hizo de ella un punto de irresistible favoritismo masculino, como lo registra el arte. Por el contrario, la espalda de los hombres ha sido tratada con notable indiferencia, excepto como el sutil indicador que nos advierte a las mujeres de la carga que pudiera soportar. Ahora su suerte ha cambiado.

Mientras el estilo de vida fitness –que ha comenzado a reivindicar incluso el centímetro más insignificante del cuerpo– y las industrias de la imagen reclaman la espalda masculina como elemento primordial en el desarrollo de nuevos nichos de mercado, los políticos descubrieron que, además, es el lugar en el que pueden colocar sus múltiples bribonadas, sin consecuencias. Como un antro de impunidad, desde aquella primera vez que un presidente eludió la acción de la justicia afirmando que todo había ocurrido a sus espaldas, en esa parte del cuerpo humano que abarca desde los hombros a la cintura parecen caber todos los desmanes presidenciales.

Con la misma desvergüenza con que Samper dijera “fue a mis espaldas” cuando se denunciara la entrada de recursos del Cartel de Cali a su campaña, o con que Uribe declarara frente a las interceptaciones ilegales “no tengo nada que ver con las chuzadas”, y negara saber de lo ocurrido con el Agro Ingreso Seguro y con los falsos positivos, frente al escándalo de Odebrecht, y consecuente con el ejemplo de sus colegas, Santos también ha aseverado que nunca supo de los pesitos que costearon los afiches de la sórdida campaña de 2010. No olvidamos los idealistas mockusianos que el Mockus que en su austero ejercicio preelectoral repitiera “Recursos públicos, recursos sagrados”, “No todo vale” y “El fin no justifica los medios”, fue derrotado por un Santos respaldado por Uribe y una falaz estrategia publicitaria que consiguió que la Ola Verde reventara antes de tiempo, dejándonos boquiabiertos y atragantados.

Sin embargo, este país desmemoriado que hoy catequiza ante el andamiaje de corrupción que se descubre es el mismo que entonces rechazara la ética de Antanas Mockus y celebrara la metáfora perversa utilizada por Uribe al referirse a “un esfuercito de caballo discapacitado”; es el mismo país desmemoriado que el 1º de abril se apresta a protestar contra el Gobierno bajo el lema “un coscorrón en defensa de la democracia” y pide la renuncia del presidente. Ya se sabe que las espaldas presidenciales son más extensas que la desembocadura del Río de la Plata, tan anchurosas que es improbable que la justicia llegue a ellas; entretanto, la campaña distractiva está circulando, y los enemigos de la paz se frotan las manos con entusiasmo. 

berthicaramos@gmail.com

Imagen de cheyenn.lujan