El titulo es:La cárcel en que vivimos

Últimas noticias

Adriana Noreña, vicepresidenta de Google para Hispanoamérica durante el evento de ‘ThinkSearch’.
01:06

Tras dos décadas de operación, el gigante del internet, que...

Fachada del Centro Regional de Víctimas, ubicado en el corregimiento de Juan Mina.
00:20

Obras complementarias retrasaron la entrega de la sede, que...

Más de 15 impactos de bala recibió el vehículo en el que se movilizaban Chávez Padua y Mendoza Mendoza.
00:20

El jefe de la Mebar y el alcalde Char dejaron entrever,...

La escritora Marvel Moreno (Barranquilla, 1939 - París, 1995).
00:15

Plinio Apuleyo Mendoza, exesposo de la escritora...

00:10

Joven denunció discriminación debido a que no la dejaron...

Un campesino realiza labores de inspección de cultivo en Manatí
00:05

Campesinos del sur del departamento, en carta enviada al...

Aspecto de las viviendas del proyecto habitacional ‘Candelaria Real I’ que aún no han sido entregadas.
00:05

Personas del municipio denunciaron que habrían “colados” en...

La poeta y novelista colombiana Piedad Bonnett.
00:01

La escritora conversó sobre el duelo.

El colombiano Eléider Álvarez estuvo en Cartagena en una charla con niños.
00:00

El boxeador colombiano, campeón de los semipesados, se...

Iván Rivas (d) y Castañeda (i) no han tenido acción.
00:00

Poco o nada le han aportado al equipo en lo que va del...

Columnas de opinión
Actualizado hace 2 meses

La cárcel en que vivimos

El panóptico es un tipo de arquitectura carcelaria ideada por el padre del utilitarismo, Jeremy Bentham (1780-1832). Su diseño consiste en un conjunto de celdas dispuestas en torno a una torre de control. Cada celda estaba estructuralmente aislada de las otras para que los presos no pudieran comunicarse entre sí. El vigilante podía captar cualquier rincón del calabozo mientras él permanecía invisible para los vigilados. Ver, sin ser visto, fue la mira del diseño del panóptico del filósofo inglés.

El mundo entero está expuesto hoy a un panóptico digital. Todo el día somos vigilados hasta en lo más privado de nuestras vidas. La exhibición de sus nalgas por el senador Mockus no debería ser tan criticada. Porque las de usted probablemente han estado muchas veces expuestas y captadas por una cámara de vigilancia en el baño de un centro comercial, en el cuarto de un hotel y en muchas otras partes. Y, si son atractivas, podrían haber sido vendidas a una agencia de publicidad.

Sin darnos cuenta, hemos permitido que vulneren nuestro derecho a una vida privada. El alma humana necesita espacios donde pueda estar en sí misma, sin la mirada del otro.

Paradójicamente, en un mundo que se define como liberal, nunca habíamos tenido tanto control social, donde el poder se concentra en el que ve o el que escucha mediante medios digitales. Podríamos decir que andamos por la vida más desnudos que Adán y Eva en el Paraíso, expuestos al capricho de estos “vigilantes”.

Mark Zuckerberg es uno de esos “vigilantes”. El fundador de Facebook, con su panóptico digital, se dedica a vender nuestros datos, que ingenua y voluntariamente millones de personas le entregamos para que nos manipule hasta con nuestras preferencias electorales. Y, después de embolsillado el dinero por la venta fraudulenta, pide perdón y no pasa nada. Porque, como dice Ortega y Gasset, desde que se inventó el perdón, todo el mundo vive conforme.

Mucha gente está feliz con esta “sociedad de la transparencia” que acaba con la vida privada. Podemos escuchar al propio presidente de Estados Unidos haciendo un importante acuerdo comercial con una prostituta. Los periodistas más leídos son los que desnudan los secretos de los otros. El novio resentido se siente con derecho a publicar fotos y videos mostrando desnudos de su exnovia. O se puede destruir la reputación de cualquiera expandiendo una mentira a través de las redes. Y no entendemos la locura de Mockus exhibiendo su lituano trasero, cuando en cualquier momento podríamos ver las voluptuosas hermanas Kardashian.

Estos nuevos panópticos digitales sin darnos cuenta nos van quitando la libertad, uniformándonos. Ya no somos personas, somos sospechosos para los organismos de control del Estado, o somos consumidores para el poder económico. Mientras aplaudimos el uso de estos artefactos, llámense celular, cámara o relojes inteligentes como el que tiene enredado al expresidente Uribe, los seres humanos nos sentimos cada vez más solos –como el prisionero del panóptico de Bentham–, y nos hallamos cada vez más desnudos y vulnerables ante los aparatos que nos vigilan.

joseamaramar@yahoo.com

Imagen de jesika.millano

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1