El titulo es:La buena costumbre

Últimas noticias

Draga Lelystad durante labores en el canal de acceso.
00:04

Cormagdalena indicó que se removieron 215 mil m3 de...

Miembros de la comisión quinta del Senado en un reciente debate de control político.
00:16

El propósito es que los ministros de Hacienda y Minas...

La pintura de los torreones de la iglesia de San José luce desgastada, igual que gran parte de la fachada.
00:10

Tras su clausura por daños en la estructura del techo en...

Luis Díaz remata de volea frente al Deportivo Pasto.
00:09

Los rojiblancos son el decimosexto equipo con más remates a...

Accidente registrado en Ciénaga, Magdalena.
00:08

En el registro hubo cuatro siniestros que causaron...

Familiares de Leonardo Navarro Mendoza y Candy Maestre en Valledupar.
00:08

EL HERALDO recogió las primeras impresiones de los...

Este año en la Feria del Libro de Bogotá participarán unos 170 autores de 24 países. También se conmemorarán los 200 años de Colombia como república.
00:07

Como lo informó el evento, la inauguración se adelantó para...

00:07

La institución armada ofrece hasta $50 millones por...

00:07

En el Mundial de Polonia, que se disputará entre mayo y...

La puesta en escena de Neelo Allawala fue una de las más aplaudidas.
00:06

La ciudad de Karachi brilló con las propuestas presentadas...

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 años

La buena costumbre

Mientras escribo, Colombia confirma su clasificación a la segunda fase de la copa del mundo, luego de su estrecha victoria ante la selección de Senegal, un triunfo sufrido en una competición donde la angustia ha estado por encima del fútbol.

Salvo las escandalosas transmisiones pospartido de los canales locales, con sus grupos de hinchas “espontáneos”, las entrevistas a los familiares de jugadores, y las decenas de repeticiones del gol de Yerry Mina con el fondo musical del repetido estribillo de Francisco Zumaqué, la celebración del paso a octavos es más bien parca, sin caravanas de automóviles haciendo sonar sus bocinas, sin caras manchadas con maizena, sin borrachos correteándose por las calles. Y la razón es clara: nos estamos acostumbrando a ganar.

Atrás quedaron las épocas en las que íbamos a las más importantes competencias mundiales a participar, a aprender y a hacer el ridículo. Hoy es normal pelear las carreras más importantes del ciclismo, ganar medallas en los Juegos Olímpicos, tener representantes exitosos en el béisbol de grandes ligas y, por supuesto, ser quintos en la Copa del Mundo.

El quinto, era un puesto impensado hace poco, pero conseguirlo hace cuatro años en Brasil nos ha dejado la sensación de que pasar de la primera ronda es una obligación, no una hazaña. Y eso está bien, porque demuestra que la satisfacción de los simples participantes eliminados es para mediocres, y también porque nuestros deportistas demuestran que ya no son cenicientas de metro y medio que se mueren por la camiseta del crack a quien enfrentan, sino estrellas para quienes la victoria es un asunto cotidiano.

Por supuesto, eso no quiere decir que vamos a ser campeones del mundo –tal vez yo mismo no viva lo suficiente para ver algo así–, pero con solo ese cambio de actitud, con la conciencia de que no somos mucho menos que los más poderosos, con la certeza de que no vamos a recibir goleadas monumentales, no importa a quién tengamos delante, es suficiente para interceder con éxito a favor de nosotros mismos frente al espejo.

La selección enfrentará el próximo martes a Inglaterra. Ambos rivales pueden ser derrotados si el equipo de Pékerman asume su responsabilidad sin triunfalismos ni miedos, consciente de su lugar en el panorama futbolístico mundial, haciendo su trabajo como atletas y como hombres. Si esa victoria llega, podremos enfrentar los cuartos de final con la tranquilidad de haber igualado nuestra mejor participación en el máximo certamen del deporte mundial.

De ahí en adelante, quién sabe. A lo mejor, con la suerte de los predestinados de nuestro lado, se cae por los suelos mi pronóstico personal de no estar vivo cuando uno de los nuestros levante hacia el cielo el más anhelado de los trofeos. Pero si eso no ocurre, y tan solo sobrevivimos, una vez más, hasta el quinto partido, nadie celebrará, no habrá desfiles de carros de bomberos, ni comparsas, ni caras empolvadas, ni estribillos trasnochados. Y será lo normal, porque ya somos grandes, y los grandes solo están felices cuando superan sus logros más importantes.

@desdeelfrio

Imagen de jesika.millano

Accede a EL HERALDO

Bienvenido, por favor ingresa con tu correo electrónico y contraseña registrada Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales
Conéctate con tu cuenta de Facebook o Google
¿Tienes problemas para ingresar? Escribenos a soporteweb@elheraldo.co
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1