El titulo es:La ambivalencia de los espejos

Últimas noticias

17:37

Con el acto simbólico de entrega de medallas, el mandatario...

Universidad San Martín sede Puerto Colombia.
17:32

El Ministerio resolvió favorablemente el recurso de...

El general Óscar Naranjo, nuevo vicepresidente de la República.
16:50

​El exdirector de la Policía Nacional y exnegociador en los...

Durante este mes se están realizando jornadas de conciliación en las sedes de la Fiscalía.
16:12

Estos organismos intermediadores buscan ayudar con la...

Jiang Zhipeng, jugador de la selección de China y del Guangzhou R&F.
15:57

En una dramática carta dirigida al presidente de la...

Christian Daes recalcó que no tenía ningún interés en comprar las acciones de Junior.
15:56

Aseguró que aprecia a los Char y que sabe perfectamente que...

La primera dama de Estados Unidos, Melania Trump, y la colombiana Natalia Ponce, galardonada este martes en Washington.
15:46

La colombiana, víctima de ataque con ácido hace tres años,...

El delantero Cristiano Ronaldo es homenajeado en el partido que disputó Portugal y Suecia en su ciudad natal, Funchal.
15:39

El delantero del Real Madrid mantiene aún contacto con su...

Imagen de una de las sesiones del Concejo de Cartagena.
15:33

La medida no tiene sustento técnico, aseguraron este...

Columnas de opinión
29 Septiembre 2016

La ambivalencia de los espejos

Escarbando en la cartelera de Netflix encontré una película cuyos diálogos se nutren de lo obvio, lo que está ante nuestros ojos que, por obvio, cuesta verlo, y casi siempre es revelador. En el clímax de una escena dramática la protagonista decía que “algunas cosas jamás pueden sentirse aunque uno trate de explicarlas”; sus cavilaciones, elementales en apariencia, aludían a la imposibilidad que tenemos los humanos de sentir lo que otro siente, de penetrar la percepción que tiene el otro de las cosas, considerando que cada cual está llevado a hacer su interpretación movido por los fantasmas del inconsciente, la estructura del individuo, la imposición de la cultura y los múltiples factores que configuran la individualidad.

Los hechos ocurren en una de esas historias orientales ideadas para el disfrute sensual en las que el rigor de la iluminación, y la mesura del sonido entretejen delicada y brutalmente un argumento que, mediante diálogos sencillos, ofrece la posibilidad de internarse en los resquicios abisales de la condición humana y sorprendernos. Por cuanto el asombro es la chispa que enciende el mecanismo fisiológico de mis emociones, una frase me atrapó; la protagonista, refiriéndose a la limitación de un ingeniero para describir literariamente momentos de experiencia por poco mística, dijo escuetamente “un ingeniero… que cree que todos los espejos son iguales”. Y bien, quizá un ingeniero, un médico, un político o un contador puedan concebir los espejos como iguales sin que aquello signifique su descrédito, como tampoco debería redundar en ovación la comprensión que tienen otros de su ambivalencia simbólica. Somos una constelación diversa, seres de la experiencia y la percepción individual cuya subjetividad exige aunar fuerzas con miras a conciliar las diferencias. 

Si algo positivo nos dejaron los cuatro años de negociaciones de paz que felizmente concluyeron el lunes en Cartagena, ha sido que más allá de sujetos sintientes comenzamos a reconocernos como sujetos pensantes en posición de someterse a ciertos límites que impone el reconocimiento del otro. Hubo concesiones de ambas partes, aprendemos a pactar –que es el fundamento de una sociedad que aspira a la convivencia pacífica–, aunque también fue patente que para un sector de la población, la negociación solo es posible si ella parte de la inobjetable aceptación de sus premisas.

De manera que, en el largo y espinoso proceso de reconstrucción que requiere el país, constituye un gran reto disponerse a respetar a quienes una desmesurada subjetividad lleva a considerar que todos los espejos son iguales pero, además, deben reflejar su narcisismo rampante. Quizá otra de las lecciones que quedan de este proceso perturbador sea que muchos colombianos aprendimos a avistar lo que ocurre en los resquicios abisales de la condición humana, donde el caos aún persiste.

berthicaramos@gmail.com

Imagen de estefaniafajardo