El Heraldo
Opinión

Haití para Dummies

Haití es el país más pobre de la región. Punto. Es de paso un Estado sumamente inestable en términos políticos, profundamente fragmentado desde sus orígenes institucionales. Y ahora, el asesinato de Jovenel Möise los pone una vez más en el foco mundial, todos miramos hacia allá tratando de entender qué fue lo que ocurrió.

¿Qué pasó en Haití? es lo que muchos se preguntan hoy. Si bien es posible que no se acordasen del territorio desde que la naturaleza se ensañó con él durante aquel fatídico terremoto en 2010, lo cierto es que el vecino pobre de República Dominicana (tampoco que Quisqueya sea rico, pero ustedes me entienden), vuelve a estar en graves problemas. O mejor dicho, nunca ha dejado de ser un conflicto permanente, una olla de presión hirviendo. Abunda la miseria, y este es un nuevo golpe a su realidad.

Haití es el país más pobre de la región. Punto. Es de paso un Estado sumamente inestable en términos políticos, profundamente fragmentado desde sus orígenes institucionales. Y ahora, el asesinato de Jovenel Möise los pone una vez más en el foco mundial, todos miramos hacia allá tratando de entender qué fue lo que ocurrió. Cómo es que hay un presidente muerto, una primera dama herida y una tierra en llamas.

Möise en un momento representó la vaga posibilidad de un horizonte más estable y próspero para los haitianos, pero como ocurre con la mayoría de hombres que tocan poder, el asesinado cambió, se desfiguró y a pesar de llegar por medios democráticos se sostuvo con medidas marcadas por un tufo autoritario. Venía de ser un empresario exitoso, y había cosechado un sinfín de enemigos, no solo en la oposición.

Por todo ello, Haití está viviendo unos días caóticos, no solo en materia política. El magnicidio deja a la población sintiéndose vulnerable en extremo, y a lo anterior se suma un escenario social ya muy deteriorado que dejaba la pandemia. “estoy viva, gracias a Dios estoy viva. Pero perdí a mi esposo”; era el mensaje que publicaba la primera dama en Twitter, quien sufrió también el atentado. Abundan los sospechosos, se encuentran por doquier entre sus reconocidos enemigos públicos, y también en los que estaban en sus entrañas, en su círculo más cercano.

La conmoción es tal, que incluso pareciera que este país, que lo ha resistido todo, no va poder con esto. Lo triste es que sí podrá, y en contados meses nos habremos vuelto a olvidar de él. Hasta que otra tragedia los golpee, y se nos dé por volver a mirar hacia isla La Española.

Para nuestra desdicha, Colombia hace parte de la noticia mundial. Los mercenarios capturados son oriundos de nuestro país. Y es que somos una tierra que ha parido animales para el combate, personajes que van por nuestras calles y que para lo único que han sido entrenados en la vida es para matar, de un bando y del otro. Vaya desasosiego nos debería causar todo lo que ocurre en nuestro continente, en plena crisis de salud mundial, y nosotros nos llenamos aún de más argumentos para pensar que somos países macondianos que no tendremos una segunda oportunidad en la tierra.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Francisco Cuello Duarte

¿El barco se está hundiendo?

Cada día que pasa Colombia se parece más a Venezuela, en cuanto a su pobreza, sin que se haya producido un cambio en la dirección política del Estado, pues todo sigue en manos de quienes han manejado el poder en estos 200 años de independenci

Leer
El Heraldo
Cecilia López Montano

Cuando todo es histórico

Cuando todo lo que se hace es histórico la simple lógica demuestra que nada es histórico. Es tan elemental esta afirmación que debería ser innecesario recordarla, pero las circunstancias obligan. Esto es exactamente lo que le está sucediendo

Leer
El Heraldo
Nicolás Renowitzky R.

Salvar a Monómeros

La de Monómeros Colombo Venezolanos S.A. es una de esas historias que son bellísimas en sus comienzos, cuando de pronto se atraviesa una desgracia y acaba con el encanto para terminar en desastre.

Desastre que tiene nombre propio. Empr

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.