El Heraldo

Junior, con el mismo cuento chino

Nacional y Junior se fueron de la gramilla con un empate a tres goles. Sí, muy cierto; dramáticamente cierto, pero también dolorosamente cierto, cuando el equipo de casa fue total y absolutamente incapaz de mantener una victoria por 3 a 2, cuando solo faltaban tres minutos para el cese de todo.

¿No hay derecho, verdad? Y es que esos tres minutos, de una corta perspectiva de victoria, termina convirtiéndose en una tremenda decepción, porque mientras en las toldas del equipo antioqueño esa situación y otras que han sido más angustiosas, se convierten en un clamoroso empate. Que de ‘ñapa’ hay que agradecerle al  cielo que solo hubiesen sido tres minutos, porque si son cinco, entonces habría habido un perdedor y ese perdedor se llamaba Junior.  

46 mil espectadores, eso dicen, pero todos los que vimos el partido por televisión sabemos que allí, en el estadio Roberto Meléndez (así se llama el estadio, bribones de micrófonos que se niegan una y otra vez a llamarlo como se llama, Roberto Meléndez, el más grande goleador de Colombia en todos los tiempos, 508 goles, para que hagas unas gárgaras) para regodearse como copiones de un ‘metropolitanismo chancletero’ y traído del exterior, y todo para un triste consuelo de no haber perdido, sino empatado.

El gran responsable de ese decepcionante empate se llama Alexis Mendoza. Mientras todos los directores técnicos del mundo se desgañitan a gritos en esos tres minutos, Mendoza es una estatua de sal, de pura vaina se ‘descruza’ los brazos, porque de resto tiene más movimiento la estatua de Joe Arroyo que él. ¿Y del capitán de campo, qué? ¡Ah muy bien, muchas gracias! Este como que tampoco habla cuando hay que gritar. Los que gritan son los de Nacional, hablando, pateando logrando el empate a tres  goles.

Se le escamoteó una victoria a Junior por no saber conservar, por tres  minutos una ventaja, por solo 3 minutos, que era todo lo que faltaba para cantarla ¡No hay derecho, eh!

Sabrá Dios si andando las fechas de este torneo, al ‘final de los finales’ al Junior no le hagan falta estos dos puntos que no supo mantener en su carpeta. Como nos dijo un vecino que vino a pedir una opinión sobre lo que arrojó la pantalla de TV: “Esas son viejas ‘mañas’ de este mismo Junior, en los últimos años”.

Sí, ciertamente, este Junior es viejo, viejísimo, en frustraciones de última hora (perdón, de últimos minutos) En eso está cargado de medallas, eso quiso Junior, que le vamos a hacer.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Javier Castell Lopez

El momento de Junior

Nunca he podido interpretar con alguna certeza el sismógrafo ambiental alrededor de los momentos menos favorables de Junior. Mi nivel de sicología de masas es verdaderamente muy bajo. Además, porque el vaivén de las emociones van desde los cua

Leer
El Heraldo
Julio César Henríquez

Dudas simuladas

Dudar es un ejercicio intelectual provocador, incisivo, contundente y temerario. En ocasiones es un síntoma del carácter desconfiado, ególatra, narcisista o asocial. El prólogo de la sospecha es la presentación en la narrativa descriptora de

Leer
Ver más Columnas de Opinión
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.