El titulo es:Juan José Nieto, 151 años de espera

Últimas noticias

El británico Anthony Joshua frente al ruso Povetkin.
23:55

La transmisión de la cartelera es por Space desde las 2:30...

El Distrito entró a la oficina de M&S para recuperar la base de datos.
00:30

El alcalde Alejandro Char explica que fue un proceso...

Fabio Hernández Sierra, edil suroriente, capturado por el delito de ejercicio ilícito de actividad monopolística de arbitrio rentístico y concierto para delinquir.
00:20

Asesinatos, extorsiones, estafas, y el robo de más de 13...

Maquinaria trabajando en labores de relleno en el proyecto de actuación urbanística. El proyecto no se ha visto afectado, dice firma.
00:15

Son 9 las solicitudes de conciliación extrajudicial por la...

El grupo de personas espera para subirse al articulado en la estación Joe Arroyo.
00:15

Durante el recorrido de una de las rutas más usadas, desde...

Tuberías y equipos que conforman la infraestructura de un gasoducto ubicado en la Costa Caribe.
00:00

Son varias las apuestas de gremios y expertos del sector...

Vladimir Flórez o ‘Vladdo’, en su intervención.
00:00

Cada uno con su estilo trató el tema de las relaciones...

Javier Franco y Juan Gossaín en el evento de Libraq.
00:00

El escritor habló de las particularidades de la lengua...

Las comisiones económicas en una de las sesiones realizadas esta semana para discutir el presupuesto.
00:00

EL HERALDO consultó al DNP y a economistas sobre los...

Panorámica del Tribunal Superior de Barranquilla ubicado en el centro de la capital del Atlántico.
00:00

EL HERALDO conoció la denuncia que interponen el ente de...

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 meses

Juan José Nieto, 151 años de espera

Negro fue, para referirse al color de la piel, una agresión para algunos. Para otros una palabra representativa de la raza más fuerte y luchadora; marginada y explotada por “civilizaciones” más desarrolladas. Y como la historia del mundo lo cuenta, un grupo humano esclavizado y robado desde su África natal, para crear grandes fortunas. A los negros les ha tocado ganarse palmo a palmo cada centímetro de sus éxitos a punta de sudor y sangre. Literalmente, de sudor y sangre.

Desde hace unos años, la palabra técnica y determinada para la gente de tez negra es la de afro, la cual proviene del término inglés afro-american y referencia el primer prefijo de la palabra que se relaciona con lo africano.

Han dado los afros a Colombia alegrías en todos los campos. Si antes se les vinculaba solo a algunas actividades de carácter lúdico y deportivo, desde hace tiempo se desempeñan con las mejores competencias en todos los frentes de la vida profesional. No fue fácil alcanzar los espacios de la academia, la política y el éxito laboral.

Por todo esto, ayer, el presidente Juan Manuel Santos lideró uno de los actos de mayor reivindicación con alguien de raza negra en Colombia: en una emotiva ceremonia develó el óleo de Juan José Nieto Gil, el único mandatario afro que ha tenido Colombia, nacido en Cibarco, corregimiento de Baranoa, en ese entonces provincia de Cartagena y hoy ubicado en el departamento del Atlántico.

La de Juan José Nieto Gil es una historia de racismo aplicado por la rancia oligarquía bogotana de la época. Darle el sitial que merece entre los expresidentes del país demoró 151 años porque al morir en 1866, su retrato fue enviado a Francia para blanquear su rostro y así ocultar su origen afro y costeño. Cuánto clasismo pensamos ahora, pero en ese momento era lo políticamente correcto.

Liberal, masón y santanderista, Juan José Nieto Gil tuvo una vida política comprometida con ideales progresistas. Fue diputado de la Cámara Provincial de Cartagena, gobernador, periodista y militar activo. En 1859 la Asamblea Constituyente lo eligió presidente del Estado y en ese cargo sancionó la segunda Constitución Política del Estado de Bolívar en 1860. Era un hombre multifacético, que se desempeñaba cómodamente entre las aguas de la política, la literatura y los militares. Es considerado el primer novelista colombiano con obras como Ingermina, o La hija de Calamar, una novela histórica, editada en 1844.

Siglo y medio después de su muerte ocurrida en Cartagena, un presidente bogotano lo reconoce, lo destaca y le da un merecido espacio en la Casa de Nariño, no porque le haga falta al buen nombre de Juan José, sino porque se trata de una lección de historia, de memoria y de reivindicación de millones de negros, y por supuesto, de Nieto Gil.

mendietahumberto@gmail.com

Imagen de sandra.carrillo

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1