¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Una mirada esperanzadora al campo

Cuando están en riesgo las libertades, las sociedades acuden al soldado como “héroe patrio”. Hoy, frente al coronavirus, así calificamos a médicos y enfermeras, y cuando se suma la amenaza del hambre, graduamos de héroes a los campesinos, como hizo el presidente en una de sus alocuciones.

Nada más justo. Aunque transparente para el “ciudadano”, solo los ganaderos producimos 900.000 toneladas de carne y 7.000 millones de litros de leche, los paperos 2,8 millones de toneladas y los arroceros 1,7 millones, hablando solo del PAC (papas, arroz y carne) de nuestro “corrientazo”; sin contar la diversidad de productos del campo que no apreciamos.

Vuelvo a la palabra “ciudadano”, que se refiere, como sustantivo, a quien pertenece a un país, pero como adjetivo al sentido de lo “citadino”, marcando la dicotomía urbano - rural, que es sinónimo de inequidad y aislamiento rural.

Por ello, aunque el aislamiento forzoso para combatir la pandemia es para todos “los ciudadanos”, es más citadino que rural, porque el campo ha estado en aislamiento forzoso desde siempre. Para su fortuna, en este caso, el campesino abre la puerta de su casa y está aislado; su vecino, el puesto de salud y la escuela están lejos; ir al pueblo es paseo dominguero por malas vías  y la señal de celular es deficiente o inexistente.

Y además, la paz no llega a regiones azotadas por el narcotráfico que alimenta ese “aislamiento forzoso” y que, además, no es solo territorial, institucional y económico, sino social y estigmatizador. El campo, cuando no es asociado a “veraneadero” citadino, lo es a la Colombia lejana y peligrosa, con guerrilleros, narcotraficantes y mafiosos; como la oveja negra de y el campesino como el hermano pobre, que se mira con conmiseración y distancia “social”.

Ser “gran empresario” urbano amerita medallas; serlo en el campo, gracias a las narrativas de la izquierda, es sinónimo de terrateniente, paramilitar, despojador y un largo etcétera de ignominias.

La denuncia de este aislamiento rural forzoso, estructural y discriminatorio, hace parte del discurso gremial ganadero. Por eso reclamamos que el reconocimiento del campesino y del sector rural por su aporte a la seguridad alimentaria, no sea flor de un día ni se limite a la gratitud por su heroísmo anónimo.

El campesino que sigue madrugando al ordeño es un microempresario que necesita crédito, porque los insumos se encarecen y su esfuerzo se queda en los intermediarios; y el mediano y gran empresario rural también necesita preservar el empleo. Las ayudas deben cobijar al sector agropecuario, a través del ministro Zea, de Finagro y Banagrario, irrigando liquidez y esperanza a esa Colombia aislada, con el apoyo de los alcaldes para facilitar el trabajo campesino.

Como la salud y la seguridad, el esfuerzo rural es asunto de subsistencia “ciudadana”. 

Columna de opinión - Columnista - opinión -

Más Columnas de Opinión

José Consuegra

¿La vacuna salvadora?

La vacuna contra el ébola tiene hasta ahora el récord del menor tiempo en demostración de eficacia: un año, lo que es considerado un hito en la historia de estas investigaciones. Comúnmente, la elaboración de estos biológicos tarda entre 4

Leer
José Félix Lafaurie

La plata del campo V

Concluyo este ciclo con un tema que, a pesar de su importancia, ha sido relegado por la política pública agropecuaria, dejándoselo, cuando mucho, a la cooperación internacional. Me refiero a La Asociatividad.

La política pública de

Leer
Fernando Giraldo

Ambigüedades

Hagamos un recorrido de lo ocurrido al primero de junio. Teníamos dos alternativas: la primera consistía en no cerrar la vida social para preservar la economía y atender la emergencia con los recursos que se tenían; este escenario nos era dif

Leer
Ricardo Plata Cepeda

Novilidad ¿ahora sí?

El símil se me ocurrió leyendo “La revolución del nega-vatio”, del físico Amory Lovins, quien en 1989 acuñó ese término como el vatio que no se consume, el que se evita gracias al cambio de actitud guiado por la racionalidad y que se lo

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web