¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Falso dilema

Entre confundido y aterrado, el mundo enfrenta un enemigo no muy letal pero sin fronteras, y aunque morirán menos que en anteriores epidemias, el ambiente es de zozobra, atizada en el país por la izquierda y otros sectores, a contrapelo del equilibrio presidencial, compartiendo sus decisiones con los ciudadanos, con serenidad, sin altisonancia y asesorado por expertos.

La alcaldesa de Bogotá, por su parte, le echa leña a esa candela con sus advertencias de prorrogar el aislamiento y “apagar la economía”. López, que comparte con la izquierda esa miope posición de identificar “economía”, con “oligarcas” protegidos del Gobierno, introduce el falso dilema entre “salud o economía”, generando una discusión pública con mucho de populismo y poco de ética.

No. Todo lo que hacemos es “económico”: comer, vestirse, divertirse. No creo en videos sensibleros de volver a “la vida sencilla”, cuando somos 7.000 millones.  Podemos comer un año en casa, pero los meseros y cocineros pasarán hambre; vivir un año con dos mudas, como muchos colombianos pobres a quienes, paradójicamente, les negaríamos la oportunidad de trabajar en una tienda de ropa. Podemos dejar de divertirnos, pero los que nos divertían pasarán hambre.

No se trata de un dilema ético entre la salud de muchos y la riqueza de unos pocos, con un perverso factor de juzgamiento contra el presidente, quien ha reiterado que no abrirá toda la economía el 14 de abril, pero si no sigue la “recomendación” de López, le endilgarán los muertos del coronavirus.

Si apaga la economía y enciende la imprenta de billetes, como algunos recomiendan para financiar subsidios directos, importantes pero insostenibles, habrá hiperinflación a lo “Venezuela”, con secuelas de desempleo y pobreza, y le endilgarán los muertos del hambre.

Este no es un problema de ricos; es de pequeñas y medianas empresas que mueven la economía, invisibles en la informalidad, aunque sus empleados hacen parte de las estadísticas, al lado de los informales de calle: la señora de las arepas, el del carro de perros, el del agache... Un problema social tan grave como la enfermedad, que exige una economía, a media marcha quizás…, pero funcionando.    

Frente a las escalofriantes cifras de otros países, debemos reconocer que el país lo está haciendo bien.  A un mes del primer contagio, contamos 1.000 infectados, una veintena de muertes, el sistema de salud se prepara con apoyo del gobierno y los privados; y lo más importante: lo seguimos haciendo bien, porque las pruebas masivas, que ya comienzan, permitirán aislar a los asintomáticos que, pareciendo sanos, son propagadores ambulantes.

No dudo que el presidente seguirá atendiendo con serenidad el consejo de los expertos, incluido el apoyo del gobierno de Corea del Sur, país agradecido con Colombia desde la guerra del siglo pasado. Ayer por ti, hoy por mí.

Más Columnas de Opinión

José Consuegra

¿La vacuna salvadora?

La vacuna contra el ébola tiene hasta ahora el récord del menor tiempo en demostración de eficacia: un año, lo que es considerado un hito en la historia de estas investigaciones. Comúnmente, la elaboración de estos biológicos tarda entre 4

Leer
José Félix Lafaurie

La plata del campo V

Concluyo este ciclo con un tema que, a pesar de su importancia, ha sido relegado por la política pública agropecuaria, dejándoselo, cuando mucho, a la cooperación internacional. Me refiero a La Asociatividad.

La política pública de

Leer
Fernando Giraldo

Ambigüedades

Hagamos un recorrido de lo ocurrido al primero de junio. Teníamos dos alternativas: la primera consistía en no cerrar la vida social para preservar la economía y atender la emergencia con los recursos que se tenían; este escenario nos era dif

Leer
Ricardo Plata Cepeda

Novilidad ¿ahora sí?

El símil se me ocurrió leyendo “La revolución del nega-vatio”, del físico Amory Lovins, quien en 1989 acuñó ese término como el vatio que no se consume, el que se evita gracias al cambio de actitud guiado por la racionalidad y que se lo

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web