¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
El Heraldo
Opinión

Se fue Ramón

En estos días que la muerte está tan próxima, se nos fue uno de los más destacados novelistas colombianos de la época, y una de las mejores personas que se pueden conocer: Ramón Bacca era genio y figura.

Siempre he admirado a las personas que dedican su vida al arte y a las humanidades, por su talento para construir belleza. A partir de una realidad o de un sentimiento, pueden transformarlos en imágenes, sonidos, palabras y generar emociones placenteras; pero también su creatividad les permite transmitir pensamiento social, político y moral. Ramón Bacca era de ese mundo, donde la creatividad, la imaginación y la fantasía no tienen límites.

Quiero evocarlo, más que por su obra, por su calidad humana y su genial humor que nos alegraba la vida.

Cada semestre, cuando iniciaba su primera clase, se presentaba a los alumnos y les decía: “Mi nombre es Ramón Bacca, me pueden decir Ramón, Ramoncito o Moncho, pero no me pueden decir Baca”.

Recuerdo que en los inicios de la Universidad del Norte a un decano le molestaba la informalidad de Ramón, y no le hizo el reajuste anual a su salario. Aprovechando una reunión de profesores le preguntó al decano cuál era el motivo de esa decisión. El decano le contestó: “Es que usted es muy folclórico”. “Mire, señor decano —le respondió Ramón—, yo no me disfrazo para carnavales ni bailo cumbia; no soy folclórico, soy excéntrico. Y le rogaría use mejor el lenguaje porque le puede pasar lo de la señora que descubrió a su marido con otra y exclamó: ‘¡Estoy sorprendida!’, y el marido le contestó: ‘No, mi amor, el sorprendido soy yo: tú estás estupefacta’”.

Todas sus respuestas eran originales. En una oportunidad estaba dictando una conferencia en el Teatro Amira de la Rosa; al terminar alguien del numeroso público le hizo una pregunta. Él se levantó de la silla y le dijo: “No le contesto y no le contesto”, tomó sus apuntes y se fue dejando desconcertado al auditorio. Al otro día le pregunté por qué había hecho esto y me contestó: “Porque necesitaba ir urgente al baño”.

Cuando fui decano, les solicité a los profesores me escribieran cuáles eran sus metas para los próximos cinco años. Todos contestaron que escribirían libros, artículos, que harían innovaciones en sus clases. La respuesta de Ramón fue: “Mi meta para los próximos cinco años es estar vivo”. Tiempo después, al iniciar una conferencia, comentó al público lo que me había contestado y miró desafiante diciendo: “Y el decano no puede argumentar que no le he cumplido”.

Barranquilla, según los historiadores, en sus inicios fue una ciudad de comerciantes, y hasta hoy el prestigio está muy asociado con la obtención de riqueza. El mundo de las artes y las humanidades es muy marginal; sin embargo, en su realidad profunda, la ciudad está llena de narradores, de músicos, artistas plásticos, gente extraordinaria capaces de mezclar la realidad con la fantasía y la imaginación.

Quienes tuvimos el privilegio de conocerte, Ramón, echaremos de menos tu caminar cansino, tu saludo amable, tus ideas geniales y tu mirada bizca con la que advertías a los alumnos que no podían copiarse en los exámenes, porque no sabrían para dónde estabas mirando.

joseamaramar@yahoo.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Iván Cancino G.

#MaloEs

#MaloEs interceptar las conversaciones abogado-cliente sin el permiso o autorización requerida.

#MaloEs interceptar el teléfono de alguien cuando pertenece a otro y se sabe que es así.

#MaloEs no permitir contrainterrogar te

Leer
El Heraldo
Indalecio Dangond

Una deuda pendiente

En el año 2014, el DANE contrató unos miles de jóvenes para que fueran a todas las zonas rurales del país –con tableta en mano– a encuestar a los productores del campo para saber el estado de salud en que se encontraba el sector agropecuar

Leer
El Heraldo
Marcela Garcia Caballero

Escribo desde Texas

Exactamente hace un año, nuestras vidas estaban a punto de cambiar por completo, y yo aún sigo sin creer que realmente esto haya sucedido. Han pasado casi 365 días, y yo todavía sigo incrédula ante lo que nos tocó vivir: durante meses estuvi

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web