Columnas de opinión
Actualizado hace 1 años

De Louise Brown a Lula y Nana

Los papás solían decir que nos había traído la cigüeña. En su libro Un mundo feliz, el filósofo Aldous Huxley especulaba, en 1932, sobre la probabilidad de que el nacimiento de un niño podría ser incubado en probetas. Aunque se imaginó que eso ocurriría 600 años después, solo bastaron 46 para que se cumpliera su predicción, produciéndose el primer nacimiento por fertilización in vitro fuera del cuerpo de la madre.

Louise Brown fue la primera bebé de probeta documentada en el mundo, en Inglaterra en 1978. Aunque no fue concebida precisamente en una probeta, sino colocando un óvulo maduro de su madre en un plato de cristal, con un líquido que contenía el esperma del padre. Pasados dos días, durante los cuales las células que se unieron se multiplicaron, el embrión resultante se implantó en el vientre de la madre y el proceso culminó con el nacimiento de Louise. 

La recién nacida, rubia de ojos azules, nació llorando vigorosamente sin que existiera diferencia entre ella y los otros niños concebidos de manera tradicional. Para concluir la historia, Louise tiene una vida común, se casó con un guardia de seguridad y a los 28 años tuvo su primer hijo, concebido normalmente. 

Este hecho fue un avance extraordinario para la medicina y creó una nueva rama conocida como tecnología de reproducción asistida; pero los diarios y la TV generaron un gran debate sobre las implicaciones morales de manipular la naturaleza. Hoy es indudable que este avance científico, y su posterior desarrollo, ha permitido a cientos de miles de parejas concebir el anhelado hijo. 

El recuerdo que evoco de Louise Brown es producto de la polémica generada en estos días por un científico chino que “afirma haber procedido a una fecundación in vitro con genes modificados que dio nacimiento a gemelas resistentes al virus del sida, un experimento considerado ‘peligroso e irresponsable’” (EL HERALDO). Según el investigador, logró reemplazar las partes no deseadas del genoma de un padre seropositivo, dando nacimiento a Lula y Nana por fecundación in vitro de un embrión modificado antes de ser implantado en el vientre de la madre.

Si bien la información no ha sido ratificada, este tipo de intervención genera cuestionamientos éticos. Modificar el genoma humano, sin control científico, puede llevarnos a cualquier locura. Cuando nació Louise, el hecho generó grandes cuestionamientos éticos, pero hoy la fecundación in vitro ha permitido el nacimiento de miles de niños y ha convertido en padres a muchos que sin este método nunca hubieran podido serlo.

Cuando nace un hijo sentimos una gran felicidad. Pero lo único seguro es que hemos ganado intranquilidad para el resto de nuestra vida: la preocupación constante por su salud y bienestar nos acompañará siempre. Y son los descubrimientos científicos en el área de la salud los que han permitido que ellos puedan tener más seguridad sanitaria, y puedan vivir sanos y por más años que nosotros.

joseamaramar@yahoo.com

Imagen de deniro_guete

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1