El titulo es:Más nos valdría
    ¿Quieres recibir notificaciones?
    Si
    No
    5/10 INGRESAR Explora tu perfil

    Tienes 5 artículos gratis restantes

    Regístrate a EL HERALDO y disfruta de contenido ilimitado y muchos beneficios.

  • SUSCRÍBETE

Últimas noticias

Edder Farías.
19:17

El jugador venezolano habló sobre sobre su situación actual...

19:02

En su solicitud de medida de aseguramiento el Fiscal sexto...

18:36

En las víctimas hay niños, un líder social y colaboradores...

18:28

Los partidos se disputarán en septiembre en los Estados...

18:27

Y en el Magdalena, la gobernadora rindió homenaje a los...

18:22

En la década de 2008 hasta 2017, se registró un aumento del...

18:03

Los reptiles fueron recuperados por expertos del...

Sector del barrio La Sierrita donde fue atacado a bala el adolescente de 17 años.
18:02

Según las autoridades, la víctima cometió un hurto en el...

Los hermanos Uribe Noguera.
17:31

Catalina y Francisco Uribe Noguera son señalados de haber...

17:13

El canciller resaltó el papel de la Misión de Apoyo al...

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 años

Más nos valdría

Pensar en la violencia como el rasgo que más nos define como sociedad no pasa solo por registrar los asesinatos, las desapariciones, los linchamientos, los despojos de tierras, las amenazas, los secuestros, las palizas, las riñas, las noticias falsas, los robos de funcionarios. Tampoco son la política, el dinero o el poder las únicas motivaciones de nuestro desvergonzado deseo de joderle la vida a los demás.

La generosidad no es nuestro asunto. Sálvese quien pueda, siempre y cuando sea yo quien se salva, es la consigna –nunca confesada para no subvertir nuestra imagen de santas palomas– que sustenta todas nuestras actuaciones privadas y públicas. Y es precisamente en lo privado donde se gestan las tragedias que luego salen en los titulares de prensa. La trampa, los celos, el chisme, la venganza, el alarde, la antipatía, la envidia, son conductas que alimentan, querámoslo o no, al hampón, al corrupto, al homicida. 

A lo mejor no ha sido afortunado nuestro contexto, nuestra sangre, nuestro camino desprovisto de certezas. Quizás somos lo que debemos ser y habrá que acostumbrarse sin tanta queja, sin tanto escrúpulo, sin tanta corrección postiza. 

¿De qué otra manera podríamos actuar si somos tan humanos como la violencia que esgrimimos para sobrevivir? ¿Por qué vamos a ser distintos de Ruanda, de Afganistán, de Irak, lugares en donde a los niños se les entregan fusiles y donde las mujeres carecen de derechos? ¿Por qué vamos a ser diferentes de Estados Unidos, un país que sustenta su grandeza en el dinero que se posee y en lo que se puede comprar con él? ¿Por qué vamos a ser ajenos a la vieja Europa que nos parió, un continente en el que por siglos la gente se destajó las entrañas con espadas, cañones y bombas en nombre de un Dios terrible y de la tierra que querían tener? ¿Por qué no nos vamos a parecer a quienes estaban aquí antes de las carabelas, que también nos parieron, pueblos que abrían el pecho de sus enemigos aún vivos para complacer a otros dioses igualmente terribles?

Más nos valdría no acusar a nadie de corrupto, mientras cometemos toda clase de pequeñas fechorías y nos sentimos orgullosos de nuestra viveza. Más nos valdría no rasgarnos las vestiduras cuando nos enteramos de algún crimen, si los correazos son nuestra principal herramienta de educación. Más nos valdría cerrar la boca frente a la injusticia, si desdeñamos las íntimas carencias de quienes decimos querer tanto. Más nos valdría no hablar mal de los políticos ladrones y homicidas, si persistimos en volver a elegirlos cada cuatro años. Más nos valdría no hablar tanto de adoptar animales abandonados, si miramos para otro lado cuando vemos a un hombre durmiendo en la calle como un animal abandonado. 

Sí, aquí nos matamos. Sí, aquí nos robamos. Sí, aquí nos despojamos. Sí, aquí nos destruimos. Sí, aquí nos vengamos. Si, aquí nos importamos un pito los unos a los otros. Pero somos todos los responsables, no solo algunos. Dejemos de una vez el descaro impresentable de echarle la culpa de esto tan poco que somos a Uribe, a Petro, a Martínez, a Cepeda, a De la Espriella, a Timochenko, a Mancuso, a Gurisatti, a Coronell, al vecino, al compañero, al jefe, a la moza o al marido. Porque si hay algo más terrible que ser un criminal, es ser un cínico irredimible. 

@desdeelfrio

Imagen de jesika.millano
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

Estimado lector,

Lector de noticias
Acceso ilimitado
Rincón Juniorista
¿Ya tienes una cuenta?
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
Copa america Brasil 2019 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí