El titulo es:La comisión de guerra

Últimas noticias

Embarcación fondeada en uno de los muelles de la zona portuaria de Barranquilla.
00:45

El gremio realizó un convenio con Cormagdalena para...

Momento en el que Yenis Pacheco y Daniela Ramírez dialogan con Luis Alberto García.
00:35

Yenis Pacheco y Daniela Ramírez, tía y prima del joven...

La animalista Leidy Iregui asistió a la actividad con su gata Negrita. Al fondo se aprecia la patrulla animal.
00:30

El Distrito puso al servicio de la comunidad las unidades...

Una caja de luz permite la captura precisa de la imagen para ser subida a la base de datos web del Herbario UNO, en la Universidad del Norte.
00:30

Varias carpetas del Herbario UNO, de la Universidad del...

El político y militar Benito Mussolini, durante el acontecimiento conocido como ‘Marcha sobre Roma’, que lo llevó al poder en 1922.
00:30

Hace cien años, Benito Mussolini creaba las primeras...

Las objeciones a la Ley Estatutaria de la JEP deberán ser estudiadas en el Congreso de la República.
00:30

Constitucionalistas analizan lo bueno y lo malo de la...

Jon Bilbao, actual gerente de Monómeros.
00:30

Participará en la reconstrucción de la empresa petrolera,...

El ejemplar conserva su agilidad a la hora de correr con la dirección del patrullero Eduardo Rebollo.
00:30

Los días de patrullaje del ejemplar equino cesaron en el...

Presentación de Alondra De la Parra en México.
00:30

La experiencia humana ayudó en el proceso creativo.

El ciclista barranquillero Nelson Soto, de 24 años, es uno de los mejores esprínter del Caja Rural.
00:30

El ciclista barranquillero, de 24 años, integra la nómina...

Columnas de opinión
Actualizado hace 11 dias

La comisión de guerra

Hace un par de días vimos cómo los miembros de la Comisión de paz del Senado se insultaban unos a otros con tonos y maneras propias de la más primitiva plaza de mercado.

¡Narcoterrorista! ¡Paraco! ¡Asesino! ¡Su madre! ¡La suya! Los rostros enrojecidos. Las venas brotadas. Las manos temblorosas. Los corazones latiendo de prisa. Las voces convertidas en alaridos. Los ceños y los dientes apretados en gesto de guerra. 

‘Comisión de guerra’ debería ser el nombre de ese grupo de energúmenos que deshonran su misión de trabajar para implementar la paz, para protegerla, para consolidarla, en lugar de mancillarla con sus incontrolables pulsiones de camorreros sin escrúpulos.

Las señoras y los señores que elegimos como nuestros representantes, en lugar de darle ejemplo a un país que se debate entre su hartazgo de guerra y sus deseos de venganza, optan por exhibir sin pudores sus bajezas, sus talantes de cuchilleros, sus insoportables alharacas.

Desmoralizante, por decir lo menos, resulta el presenciar los reiterados espectáculos de esta gente impresentable que, en nombre de unos supuestos principios que nunca pueden estar por encima del interés supremo de la paz, entorpecen la realización del más importante de nuestros anhelos. 

Y lo más sombrío, lo más desesperanzador, es que, lejos de disculparse con el país por su comportamiento incivil y malvado, lo justifican de todas las formas posibles: en sus redes sociales, en los micrófonos de los medios, en los corrillos que conforman con sus amigos para cotillear sus conspiraciones, como si debiéramos premiarles su indolencia y su medianía.

Colombia no es un país conformado por la minoría que eligió a esta minoría que se insulta sin reatos, ni por la recua que los adula como dioses o libertadores. Colombia, la verdadera, está integrada por gente pobre que ha sufrido por décadas las miserias de la guerra; por viudas, huérfanos, desplazados y mutilados que no conocen de incisos ni de parágrafos, que necesitan con urgencia que sus líderes les garanticen que habrá oportunidades, esperanza, futuro, y que, sobre todas las cosas, les enseñen cómo es que se perdona, cómo es que se sale del círculo perverso de la retaliación y la violencia. 

Es claro que los senadores y senadoras de la mal llamada Comisión de paz no le prestan ningún servicio a nadie, salvo a ellos mismos. Sería decente que pidieran que los muden a otra comisión para darle paso a otros que sí quieran hacer su trabajo con mesura, sensatez y respeto por los demás. Aunque, si lo pensamos bien, la decencia es, en este caso, un valor que yace adormecido bajo los rostros enrojecidos, las manos temblorosas y los dientes apretados. 

¡Narcoterrorista! ¡Paraco! ¡Asesino!, se espetaban a gritos hace un par de días los padres de la patria. Vergüenza les debía dar, pero no les da. 

@desdeelfrio

 

Imagen de sandra.carrillo
Ya soy suscriptor web