¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Muertos sin sepultar

No podemos acostumbrarnos a la muerte de tantos muertos. Podríamos quedarnos sin compasión.

La historia de la tragedia de Antígona se quedó corta. Creo que todo lo fantástico que sucede en el Macondo de García Márquez no alcanza a agotar esta otra realidad de las cifras que saltan a diario, mientras la pandemia del coronavirus sigue su curso. El trágico griego puso a su protagonista Antígona a enfrentar al rey de su pueblo, que había prohibido enterrar el cadáver de su hermano Polinices, presa de los cuervos en las afueras de la ciudad. Ella tenía que sepultar a su hermano con los ritos debidos, porque su conciencia le decía que la ley moral está por encima de las ley humana. Eterno conflicto que arrastramos.

Aquí y ahora están pasando cosas peores. A una familia, una clínica le entregó el muerto equivocado. Cuando vieron el cadáver, se dieron cuenta de que éste correspondía al de un adulto mayor. No era el ser querido más joven que habían llevado por una enfermedad distinta al COVID-19. La tristeza fue tan grande, y el duelo tan intenso,  que no tuvieron ánimos para ponerle una demanda a la clínica.

Por estos días en que uno tiene tiempo, o lo dejan a uno tenerlo, he estado hilvanando  retazos de la memoria que creía perdidos. Uno de ellos es la historia que me contó mi madre sobre un hermanito mío que murió en sus brazos a los pocas semanas de nacer. No pudo recobrarse de ese dolor. Llegó a alucinar en su momento, bajo el peso de la culpa, que la hacía pensar que había sido por un descuido suyo en los días en que lo amamantaba. El bebé se había resfriado con el abanico de techo, y ella no se había dado cuenta de que no lo tenía bien cubierto con la manta, me contó años después. Lloraba inconsolable. Por eso entiendo a tantos parientes que no salen de su pena por las muertes que se suceden en sus familias, pues no es solamente uno, sino hasta dos y tres, el abuelo, la madre, un hermano, que caen en las tumbas que ahora están faltando. Muchos cementerios de poblaciones pequeñas cierran sus puertas porque se acabaron las fosas. El Campo Santo no tiene más espacio para tantos féretros. Sus muertos serán como los “Muertos sin sepultura”, nombre que el filósofo Jean-Paul Sartre le puso a una de sus obras de teatro.

Pero los disparates que uno lee en las noticias sobre equivocaciones, –si es que no son cambalaches-, con los cuerpos que se entierran, y que no son los muertos de uno, rayan ya no en la ficción sino en el cinismo.  Es cierto que existe la ley que prohíbe que uno vaya a enterrar a sus muertos. Y toca cumplirla. Pero que le digan a uno que la muerte de un hijo de ocho años, hospitalizado días antes por el accidente de la bicicleta en que montaba, fue causada por el COVID- 19, como le acaba de pasar al padre de un menor en Ibagué, el jueves pasado, es inadmisible. ¿Por qué querían pasarlo como víctima del virus?, se pregunta destrozada la madre. Y con razón.

No podemos acostumbrarnos a la muerte de tantos muertos. Podríamos quedarnos sin compasión. Y sin la piedad, que la historia más humana nos dejó muy adentro, como a Antígona. 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

María Isabel Ferro

“Entrar” al colegio

La pandemia se volvió un desafío para el sistema educativo. Cerca de 1.500 millones de niños y jóvenes de 191 países han sido afectados. Un resultado inmediato es que dependeremos de la tecnología para continuar con los estudios. El pasado l

Leer
Hernando Baquero Latorre

Ley de residentes

Tal vez una de las preguntas que más genera angustia en un estudiante de Medicina que cursa sus últimos semestres es la que le formulan amigos y familiares acerca de si ya sabe en qué se va a especializar. Para dar respuesta a la inquietante pr

Leer
Kelina Puche

Dos años de Duque

Han pasado dos años desde que el actual gobierno nacional, en cabeza de Iván Duque tomó posesión de la Casa de Nariño, tras ocho años de mandato de Juan Manuel Santos. Dos años que han pasado sin mucho ruido en lo que refiere a los logros a

Leer
Néstor Rosanía

#21AñosdeImpunidad - Jaime Garzón

Ayer conmemoramos 21 años del vil asesinato de uno de los hombres más brillantes que ha tenido Colombia: Jaime Garzón. Uno podría escribir libros enteros sobre Jaime, pero en esta breve columna me limitaré a plantear 4 reflexiones.

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web