El titulo es:La Guaripa
    ¿Quieres recibir notificaciones?
    Si
    No
    5/10 INGRESAR Explora tu perfil

    Amigo lector,

    Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

    Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

  • SUSCRÍBETE

Últimas noticias

00:04

Desde el fin de semana, la polémica ha ido creciendo en...

Alejandro Toledo.
00:03

El Ministerio Público de Perú inform...

00:03

Los tratamientos antirretrovirales, que permiten no...

Quintana y Egan Bernal en la etapa del domingo.
00:02

El colombiano sabe que la contrarreloj no es su fuerte.

00:02

Los delegados del gobierno y de la oposición arribaron este...

El equipo de Barranquilleros FS ante el Atlético Santander, en Bucaramanga.
23:50

Los criollos, en condición de visitante, igualaron 8-8 ante...

Un  punto de inscripción de cédula en Atlántico.
23:01

El Atlántico fue el cuarto departamento con más registros...

20:19

Una delegación encabezada por la vicepresidenta Marta Lucía...

19:21

“El senador Uribe no participó en la discusión del proyecto...

Giovanny Urshela realizando una gran jugada defensiva.
19:13

El jardinero de los Yanquis de Nueva York, exaltó la gran...

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 meses

La Guaripa

Humberto Escobar Mercado tenía 68 años el 25 de enero de 2018. Sus asesinos se ocuparon de que no cumpliera un año más. Estaba en compañía de sus hermanos poniendo una cerca en los linderos de la finca La Concepción, cuando fueron sorprendidos por unos encapuchados que les llenaron la humanidad de balas. Eso es Sucre, Sucre, en el corregimiento conocido como La Guaripa. Humberto estaba con Prisciliano y Manuel trazando los linderos de su propiedad, con una orden policial en sus manos que demostraba que actuaban en derecho. A los sicarios no les importó el documento ni nada. Los tres hermanos estaban luchando por su tierra, unas 690 hectáreas de las 1.300 en total que tiene la finca. Las otras 608 las compró William Martínez. Allí estaba la razón de la pugna por la tierra. La Concepción, así se llamaba la finca que el anterior propietario le vendió hace seis años a una nuera de uno de los hermanos. William Martínez también compró. Dicen que Martínez quería a los tres hermanos fuera, para el quedarse con toda la propiedad.

Primero empezaron las amenazas. Las denunciaron con poco entusiasmo, igual no pasó nada. Desde entonces hay un pleito que no parece concluirse, ni siquiera con la muerte de los hermanos. Los encapuchados venían de Martínez, eran parte de su equipo de seguridad, gente a su servicio. Muy pronto se pudo establecer quién era el presunto autor intelectual del crimen. Según uno de los jueces que atendió el proceso, Martínez dio las órdenes y entregó el armamento para cometer el crimen. Pero si eso es así, ¿de quién estamos hablando?. William Martínez fue director de Comfasucre, la Caja de Compensación de Sucre. Es un hombre reconocido en su región, influyente ganadero y bien relacionado. 

Año y medio después, las víctimas de esta masacre –las mujeres y familiares sobrevivientes–, están siendo amenazados en la víspera de una nueva audiencia. El mensaje es claro, desistir de participar del proceso, evitar presentarse en la audiencia, porque de lo contrario “serían asesinados y desmembrados todos, hasta los escoltas”. Los tres hermanos murieron y esto no parece acabarse. Es obvio que la amenaza tiene como objetivo intimidar a las víctimas para que no se hagan presentes en el juicio. ¿Quién gana con esto?.

La tierra en disputa no es una analogía que pretende recoger una atmósfera en el título, es lo que está ocurriendo. Es lo que sigue ocurriendo en algunos lugares a pesar de la desmovilización de las Farc y la firma del Acuerdo de Paz. Que haya pasto y agua para el ganado es la prioridad para unos, sin importar que el país esté lleno de historias de campesinos sin tierra. Estos desequilibrios y estas brechas siempre nos devolverán a los escenarios más precarios, llenos de sufrimiento y sangre. 

El gobierno colombiano está llamado a ofrecer todas las garantías en materia de seguridad para que el proceso judicial se desarrolle debidamente y se pueda condenar a los culpables. Estas lógicas, sin embargo, de gamonales enfurecidos, dispuestos a bajarse todo cuanto se les atraviese en sus planes, va a requerir una transformación cultural muy profunda. 

javierortizcass@yahoo.com

Imagen de jesika.millano
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un dígito

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

Estimado lector,

Acceso ilimitado
¿Ya tienes una cuenta?
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
Copa america Brasil 2019 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí