¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Carnaval

Lo mejor que le pudo pasar a algunos políticos de la ciudad de Barranquilla es que las explosivas declaraciones de Aida Merlano llegaran en plenos carnavales. En realidad, desde antes, todo estaba armado. La fuga, la ridícula captura de la hija y su posterior empelotada para una conocida revista colombiana, eran el argumento perfecto para la realización de una ópera bufa. Las carnestolendas la tenían fácil, y la ciudad –como lo están confirmando las representaciones en el Carnaval– no podía ser inferior al momento. Barranquilla idolatra su fiesta, todo se paraliza  (o se activa), y lo que ocurre, por muy trascendente y trágico que sea, huele y sabe a carnaval. El mundo se carnavaliza.

La cuestión es que no estoy seguro de que las cosas hubiesen sido diferentes si suceden en otro tiempo. Sobre el Caribe, varios teóricos han refinado sus argumentos para explicar su capacidad desacralizadora y el performance cotidiano en el que parece vivir su gente. A eso se refería Gabriel García Márquez cuando dijo que en Barranquilla no había prestigio que durara tres días. Aquí el carnaval no es solo el espacio-tiempo en el que, desde la antigüedad, se daba licencia para vivir por fuera del orden y del control; un tiempo de desenfreno antes de volver al orden y recogerse en la devoción de la cuaresma del mundo cristiano. Aquí, la manera de afrontar, y a veces de soportar los días, pasa por vivir en una suerte de eterno carnaval, de modo que poco o nada sustantivo –más allá de los chistes– hubiera cambiado en la cotidianidad de la Arenosa, si las declaraciones de Aida Merlano, desde Venezuela, llegan antes, en o después de las fiestas.

El otro tema es que toda la nación parecer vivir en un carnaval. Una mascarada macabra. Todo ocurre, todo se deja pasar; licencia, descaro e impunidad. Y lo peor es que los máximos protagonistas de esta orgía mafiosa son los mismos que ejercen el poder y que deberían llamar al orden. En el interesante libro El poder en escena: de la representación del poder, al  poder de la representación, George Balandier anota que el poder es una constante puesta en escena, una teatralización, una representación donde se supone se expresa lo más sublime y magnificado de la sociedad. De sublime, en las representaciones del poder en los últimos tiempos en Colombia, no hay absolutamente nada. Aquí ha habido envenenamientos, campamentos bombardeados con niños, muerte de un estudiante por fuerzas del orden, fosas comunes con infantes, escándalos financieros, reformas económicas que ahogan a lo que queda de la clase media, asesinatos sistemáticos a líderes sociales, representantes oficiales de las instituciones que protegen la memoria de las víctimas que niegan el conflicto, y un coronel de las fuerzas armadas que expone su vida y la de su familia denunciando a sus colegas por seguir en la dinámica de los falsos positivos… y no pasa nada. Absolutamente nada. Somos la nación que vive en un perverso y mafioso carnaval, y no pasa nada. Solo da para el narcisismo de cierto periodismo, matoneador y vocinglero, que se cree más importante que la noticia.

javierortizcass@yahoo.com

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Ismael Cala

Reinvención y esperanza

El turismo es una de las actividades más afectadas por la pandemia. Agencias, hoteles, líneas aéreas, restaurantes y muchos otros negocios han sufrido un descenso histórico, y su recuperación no se prevé hasta 2023.

Quienes amamos

Leer
Jesús Ferro Bayona

Los niños en la pandemia

No hemos llegado aún a imaginarnos las consecuencias devastadoras que la pandemia actual tendrá en la educación infantil. Los desarreglos de comportamiento y de aprendizaje que observamos en gran cantidad de niños parecen un cuento infantil, c

Leer
Tatiana Dangond

Censura

En Colombia la moción de censura no es estrictamente un mecanismo efectivo para que funcionarios sean separados de su cargo, pero ha sido una herramienta esencial de la oposición en el ejercicio de control político. Los hechos recientes relacio

Leer
Rafael Nieto

Ojo con el referendo

Desde 1991, se ha intentado en innumerables ocasiones reformar el sistema de administración de justicia. En vano. La Constitucional ha sostenido que algunas de esas propuestas afectarían pilares estructurales de la Carta, que no pueden ser objet

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web