¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Un subsidio perverso

Ayer por la mañana me llamaron unos productores de arroz del Casanare para ponerme en conocimiento sobre el sistema engañoso de seguros agrarios que administra Finagro. Un par de semanas atrás, recibí la misma queja de unos productores de maíz del Tolima.

Para ponerlos en contexto, en Colombia, como en la mayoría de los países del mundo, el seguro agrario (por ser muy costoso) es subsidiado por el Estado. La ventaja de este esquema, es que el Gobierno se coloca en una posición favorable para establecer “a priori” el presupuesto necesario para ayudar al desarrollo de su política de distribuir ayudas para hacer frente al cambio climático o catástrofes que pueden abatirse sobre la actividad agraria.

A partir de ese momento debería dejar de pagar ayudas “extraordinarias” a los agricultores si éstos han tenido la posibilidad de “comprar un seguro subsidiado”. Quien debe poner la cara a partir de ese momento es el sector asegurador.

Otra de las grandes ventajas de los sistemas de seguros agrarios, es que el Gobierno, reduce automáticamente su contribución económica. Pues, sólo paga los subsidios al costo de la prima y no el resto de ayudas “extraordinarias” que pagaba antes sin control, con criterio político de manera injusta. No tenía en cuenta, por ejemplo, la buena gestión de unos, frente a la mala gestión de los otros: igualaba a todos por abajo.

Estos sistemas de seguros agrarios también tienen unas enormes ventajas para los agricultores. La solvencia mejora frente a los bancos que saben que en caso de un siniestro climático el agricultor podrá obtener recursos para hacer frente a sus deudas. Además, reciben la indemnización en un plazo mucho menor si fuera el Estado, quien tuviera que tramitar las ayudas. En España o Estados Unidos, por ejemplo, pagan a los 30 días de finalizada la cosecha -que es cuando se puede fijar el daño definitivo en la caída de la producción-.

Se preguntaran ustedes, ¿y dónde está el problema?. En que en este país “todo lo perratean” me dijo el arrocero. En lenguaje costeño, “perratear” es, hacerle trampa a las normas para ganarse un billetico.

Todos los años Finagro, entrega un subsidio que va entre el 50% y el 90% sobre el valor de cada póliza que expidan las compañías aseguradoras a los agricultores en unas zonas y cultivos determinados por ellos. Como no existen criterios técnicos y control en campo, no faltan los avispados que determinan un precio más alto de la póliza al inicio de las siembras, basado en un cálculo actuarial y unos mapas de riesgos que nadie conoce. Adicionalmente, imponen un deducible sobre el margen de perdida totalmente subjetivo y desventajoso para el agricultor.

En el caso de los arroceros del Casanare, el productor debe tener una afectación del cultivo por debajo de los 47 bultos por hectárea, de 80 bultos que normalmente recogen por hectárea. Algo totalmente absurdo. En los demás cultivos ocurre lo mismo.

Bajo este esquema de seguro agrario, nuestros agricultores no tendrán nunca como recuperar parte de los ingresos de sus cosechas cuando son afectadas por riesgos climáticos o fitosanitarios. Ojalá corrijan rápido este perverso esquema de subsidio.

*Experto en financiamiento agropecuario.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Yamid Amat Serna

Las otras voces

Él llevaba en sus tenazas y en sus ojos, y ella en su cola y su mirada, la delicadeza de las fibras más íntimas, las que componen el mágico tejido de una conversación. Recordaron en mí, la palabra y su poder, la inquietud y su atención, la

Leer
Horacio Brieva

Los contralores de Cambio Radical

Jesús María Acevedo Magaldi, un mocetón de exuberantes títulos universitarios pero de ética precaria, fue escogido en una sesión del Concejo llena de dulzones ditirambos para él. Por su hoja de vida votaron hasta los concejales de la “opo

Leer
Álvaro De la Espriella

La improvisación

El significado más acertado puede decirse de su aparición de pronto, sin avisar, cuando no hay manera de prepararse para recibir lo que lo que llega.

La historia humana está llena en cada quien, de estos fenómenos que por lo general

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web