El titulo es:Los escándalos de la academia

Últimas noticias

El HUS afronta una de las peores crisis financieras en su historia.
11:19

Según los quejosos, la tercerización se evidencia con...

11:09

El Jefe de Estado se reunirá con su homólogo chileno,...

Esta es la situación que se vive a diario en los corresgimientos de Sincelejo, arrear agua a lomo de burros.
11:09

De acuerdo con la Oficina de Gestión del Riesgo de...

Rosalía Solórzano, funcionaria del Ministerio de Vivienda, lidería en Sucre una reunión con miembros de la Mesa Departamental de Viviendas Gratuitas.
11:03

En Sincelejo están documentados 70 casos y solo 5 han...

10:47

La manifestación se cumple en el colegio Francisco José de...

10:40

La superintendente de Servicios Públicos dijo que la...

Momento de la captura del exfutbolista.
09:49

El exjugador de la Selección Colombia y del Junior era el...

El empresario cartagenero Rafael Del Castillo.
09:30

Indicó que los empresarios no están de acuerdo con nuevas...

09:28

Grandes figuras del balompié nacional, como René Higuita,...

El excandidato presidencial y senador cordobés Gustavo Petro.
09:16

“La Constitución exige que para conservar la personería se...

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 años

Los escándalos de la academia

Bochornosas polémicas que salieron del estricto ámbito administrativo y entraron en lo penal rodean hace tiempo a dos universidades de Barranquilla. Ambas instituciones, respetables en el sentido del desarrollo de la educación y de las alternativas brindadas a muchos colombianos, han logrado impulsar a miles de jóvenes dispuestos a superar la generación familiar que les antecedía, logrando así un título profesional y la superación personal.

Las dos, Autónoma del Caribe y Metropolitana, fueron creadas para apoyar la educación superior en una ciudad y una región que tenía profundas falencias en este campo. Fue así como la Autónoma abrió sus puertas en 1967 con el liderazgo del abogado samario Mario Ceballos y de una pléyade de importantes hombres de la región. La Metropolitana lo hizo en 1973 con Eduardo Acosta Bendek a la cabeza institucional, un eminente médico ginecólogo al que se le recuerda como un rector respetable y respetado, impecablemente vestido de blanco. Con él, sus hermanos Gabriel y Jacobo, y distinguidos señores locales.

La Autónoma, como se simplificaba con afecto su nombre, tuvo desde el comienzo programas diferentes a los que tenían las universidades ya existentes en el Caribe. Comunicación Social y Periodismo –la cual fue un hit en cuanto a convocatoria y vanguardismo–, Diseño de Interiores, Sociología y Hotelería y Turismo. Esa era la oferta distinta, porque había nacido con Administración de Empresas y Contaduría, un poco más comunes.

La Metro, apócope con el que la bautizaron cariñosamente sus estudiantes, tenía la bandera de la salud. Medicina, odontología, bacteriología y otras afines fueron y son exitosas y apetecidas por los bachilleres que querían pasar su vida profesional sanando al prójimo. Cientos de médicos jóvenes y maduros de la región ejercen gracias a los conocimientos recibidos en esa institución.

Pasaron los años y comenzaron las luchas internas de poder y de territorio en esas universidades, como ocurre en muchas empresas o instituciones que no han establecido límites claros y menos un protocolo familiar, porque en muchos casos las fundaciones que rigen las universidades están conformadas por personas que vienen de un mismo núcleo paterno y luego se multiplican con cónyugues, hijos y nietos.

El mundo no se libra de esas batallas de poder en las universidades, pero no tan álgidas y vergonzosas como las que vivimos en Barranquilla. La prestigiosa Harvard, por ejemplo, tiene sobre sus hombros el petite escándalo de darles cabida por la puerta de atrás a estudiantes que no cumplen con los requisitos académicos de ley, pero son blancos y bien conectados. Un indicador racista y clasista que excluye a buenos aspirantes afros o latinos.

Pero aquí el asunto es de otra dimensión. Ahora, lo que debe ser ejemplo de la educación superior, termina siendo un teatro bochornoso de pugnas legales; denuncias por corrupción; malversación de fondos y extensos procesos penales con condenas incluidas. ¿Modelos imperfectos? ¿Ambición desmedida? ¿Errático control del Estado sobre un servicio público imprescindible y base del desarrollo? Todo a la vez.

¡La cátedra de la vergüenza!

mendietahumberto@gmail.com

Imagen de deniro_guete

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1