El titulo es:Pelotas y letras | Luis Fernando Suárez

Últimas noticias

Imagen para ilustrar la nota.
08:09

El subversivo era buscado por las autoridades ecuatorianas...

07:53

La activación del artefacto sucedió hacia las 6:30 de...

07:44

Esta estimación incluye los importantes destrozos en París...

Imagen para ilustrar la nota.
07:44

Gremio de transporte de carga pide que se grave con...

Patrice Evra.
07:24

Al término de la clasificación del United, el pasado 18 de...

Donald Trump.
07:12

El mandatario estadounidense asegura que las conclusiones...

07:03

“Estoy más que contento”, afirmó el joven de 20 años de...

06:48

Pese a que el servicio se restableció en la capital y...

06:47

Esta retirada ha sido tomada con escepticismo por los...

05:32

El combinado patrio puso contra las cuerdas al local, pero...

Columnas de opinión
Actualizado hace 2 meses

Pelotas y letras | Luis Fernando Suárez

A Luis Fernando Suárez lo recuerdo como hombre de fútbol desde los 80 cuando comenzó su carrera como jugador. Este año cumplirá 60. Es un personaje algo atípico para el fútbol. Perfil bajo por su elección, cara de palo en público y mamador de gallo en privado. A la par de jugar al fútbol se fue formando en la academia y en el conocimiento en universidad y en institutos especializados. Lo recuerdo como jugador en una época en que el fútbol colombiano comenzó a impresionar al mundo con la táctica de la escuela Maturana. Supo capear una etapa en que Perea, Escobar y Mendoza ocuparon el lugar de zagueros centrales en la Selección y, justamente ellos, no le permitieron llegar a jugar en ella teniendo todos los méritos. Es posible que la apretada de dientes de esa brillante época le hubiera terminado de formar su carácter. 

El año anterior nos deleitamos mucho con Equidad y con su aporte a la Liga. En los programas Kick Off y Conexión de Win Sports lo estuvimos incentivando a seguir adelante y regularmente era nuestro invitado junto a ‘Piripi’ Osma, su Sancho Panza de siempre. Cuando volvió, a la par de Maturana en Caldas y Peláez en Medellín, éste último habló que los dinosaurios volvían a dirigir. Suárez señaló, jocosamente, que él sólo alcanzaba a “dinosaurito”. Creo, con seguridad, que el gran reencauchado del año anterior fue Suárez. Demostró estar vigente a pesar de que estuvo un año, o un poco más, sin dirigir después de la experiencia en el fútbol mexicano. 

Por eso entendí la desazón de Carlos Mario Zuluaga, el presidente de Equidad, de perder a Suárez cuando ya se había planificado todo para la presente temporada. Él confió en Suárez y lo volvió a meter en el circuito de los técnicos. Lo de Suárez fue tan bueno que hasta se pensó en él como técnico de la selección en reemplazo de Pékerman, después vinieron a buscarlo de Panamá y Costa Rica. Es que después de haber clasificado a Ecuador y Honduras a campeonatos mundiales y tener la fama de ser un hombre recto, “sin llegar a jodido”, es un técnico por encima del mercado común. Justamente la dinámica del mercado, la lucha entre las chequeras gordas y otras no tanto, fue la que le determinó su próximo paso a seguir: ser el DT del amado Junior. 

Suárez es un buen técnico y un gran ser humano. En Junior eso lo va a ayudar mucho, pero lo que más le ayudará es entender el medio y la idiosincrasia nuestra. Va a ser un cambio monumental. De la falta de presión en el Estadio de Techo en Bogotá a la súper presión en el Metropolitano de Barranquilla. 

Para él, Equidad es una linda historia. Ahora tiene el reto de escribir, con buena letra, su mejor versión en el Junior...

Imagen de jesika.millano
Ya soy suscriptor web
Obtén la tarifa preferencial de EMI renovando o suscribiéndote al periódico EL HERALDO en los planes