¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

¿Por qué Barranquilla y Atlántico?

Era claro que también nosotros nos íbamos a infectar. 

Lo que no estaba en la cabeza de quienes gobiernan el departamento, el distrito y los municipios, y de los ciudadanos, era que nos convirtiéramos en uno de los mayores focos de la pandemia en Colombia. 

De hecho, a mediados de marzo la sensación general era que saldríamos rápido de esto. Y a partir de esa errónea lectura comenzamos a perder la guerra con el virus, porque en una guerra si subestimas al enemigo  te destrozará con seguridad.

Un trino gubernamental de mitad de marzo decía que los dos primeros casos llegaron de España. Eran unos jóvenes barranquilleros que se sometieron a la cuarentena, según se informó. Sin embargo, el virus se fue propalando. Esto significaría que a la narrativa territorial del COVID-19 le faltan algunos pedazos para tener muy claro en qué momento empezó a crecer. Pues es imposible que estos dos muchachos lo hayan transmitido si se aislaron y si asumimos que el contagio solo se da a través de la interacción social. 

Una hipótesis obvia sería que por el Cortissoz ingresaron más infectados no detectados, procedentes de Estados Unidos y Europa, que regaron la peste. 

La otra variable hipotética sería que el Carnaval habría contribuido a repartir la molécula contagiosa. Me baso en que a finales de febrero el coronavirus ya estaba paseándose homicidamente por el mundo y en China había hecho estragos. Y aquí nos visitaron gentes de varias nacionalidades que en los espacios masivos de la fiesta interactuaron con múltiples personas. En esos días nadie usaba tapabocas y la tos y el estornudo no  causaban el temor actual. Tampoco había ninguna prevención frente a las aventuras de cama que surgen en medio de la festiva ebriedad. 

Nadie habló en ese instante de la tormenta sanitaria que se avecinaba y hacerlo no hubiese merecido atención. El tema habría sonado desafinado y obviamente impertinente para los hacedores del Carnaval. Más descabellada habría resultado la sugerencia de posponer la fiesta. Hubiera desatado una sublevación de marimondas, congos, garabatos, monocucos, cumbiamberos, etcétera, y la resistencia de los beneficiarios de la economía del Carnaval. 

Pero subestimar el virus no fue nuestro único error estratégico. Lo otro que explica lo que estamos sufriendo es la desarticulación institucional. Era esencial desde el primer día de la crisis un mando central unificado y su conexión con la ciudadanía. El virus se encontró con una institucionalidad que no vislumbró  su poder de devastación. Disgregada, además, en una guerra difícil que nos está causando muchas bajas. De ese contexto de caótica desarticulación hacen parte las EPS que funcionan como irresponsables ruedas sueltas de un sistema de salud colapsado. Terminamos, por eso, en un aterrador sálvese quien pueda colocando en el país el 40% de los muertos diarios de COVID-19.          

@HoracioBrieva

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Javier Castell Lopez

Carmelo Valencia

Por mi tarea de comentarista en Blu Radio, tengo la oportunidad de ver a todos los equipos del fútbol profesional colombiano muchas veces, no solo cuando enfrentan al Junior. Esto, quizá,  me ayuda a formarme una idea más cercana al verdad

Leer
Enrique Dávila

Nasobuco, esguañañao

¿Por qué la palabra nasobuco solo se maneja en Cuba y en Colombia desapareció? Rodolfo Gómez Peralta, B/quilla

No pude comprobar que nasobuco, sinónimo de tapaboca o mascarilla, se use o se haya usado en Colombia. Se trata de un neo

Leer
Indalecio Dangond

¿Qué harías con $2.2 billones?

Después de varios debates, esta semana las comisiones económicas conjuntas de Senado y Cámara de Representantes aprobaron el Presupuesto General de la Nación para la vigencia del año 2021 por un monto de $ 313,9 billones, de los cuales el 59%

Leer
Marcela Garcia Caballero

90 años de verdadero amor

De vez en mes escribo columnas que se alejan de la dolorosa realidad nacional. De vez en mes me gusta escribir sobre historias que reflejan las carencias que hay en nuestra sociedad. De vez en mes me gusta escribir sobre el amor. Ese que tanto bus

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web